Atletismo

La Behobia - San Sebastián, la carrera que cambia el mundo, o al menos Gipuzkoa

Feria Corredor Behobia
La Feria del Corredor de la Behobia se inauguró ayer. / De la Hera

La Behobia siempre se ha caracterizado por ser un escaparate avanzado de la sociedad. Ahora se plantea un ambicioso reto: 50-50-25, la igualdad en el pelotón

Antxon Blanco
ANTXON BLANCOSan Sebastián

La medalla más codiciada. La medalla que no representa un podio. La medalla que no significa récord. La medalla que se acaricia sea cual sea tu tiempo. Es un reconocimiento. Es un metal redondo que simboliza que tu esfuerzo ha merecido la pena y que tu corazón y tu cabeza han disfrutado durante los 20 kilómetros. Ese es el espíritu del campéon de la Behobia - San Sebastián sin necesidad de romper la cinta de meta. Es el campeón que ha llegado en el puesto 12.765. Es el espíritu para quien ha entrado con la sonrisa en el rostro y si ha arañado unos segundos a su marca, pues mejor, pero sin apretar los dientes. Es la Behobia. Así de sencillo.

Por eso es importante esta carrera que llega a su edición número 54 en el histórico recopilando todas sus etapas, pero alcanza un número redondo, la 40 si sumamos las disputadas desde 1979 cuando se resucitó esta preciosa y diferente pedestre. Es cierto que en la carpeta azul de la organización estaba apuntado, hace unos años, el reto de los 40.000 atletas para la edición 40. Nada descabellado tal como marchaba la progresión en la última década (34.000 en 2015), pero el fenómeno running dijo ¡Basta! y la inscripción en la mayor parte de las carreras populares ha decrecido.

Sin embargo, el club Fortuna es ingenioso a la hora de plantear objetivos, retos, alicientes. La sociedad ha cambiado mucho en estos 40 años de Behobia moderna. Las tecnologías permitieron crecer hasta cotas insospechadas en los años 80. Las distintas filosofías de la Behobia - San Sebastián le han permitido adaptarse a las demandas del mundillo popular y a las de la propia sociedad. Sus iniciativas han sido un referente.

Ahora nace un proyecto ilusionante. La igualdad en un pelotón históricamente masculino. El 50-50-25, es decir, paridad en la participación para 2025. Maýúsculo reto con siete años por delante. La integración de la mujer en una distancia como son los 20 kilómetros ha sido más lenta que en otros metrajes. El 24% de la presente edición es una cifra magnífica (hace 20 años era del 9%). Alcanzar el 50%, esto es, duplicar las 7.500 corredoras de mañana, no es tarea fácil. Pero la Behobia de la mano del Fortuna ha hecho añicos otros muros que parecían infranqueables. Estaremos atentos a los planes para que esa 'ecuación' llegue a convertirse en una realidad.

Y es que como reza el lema de este año, '...con acciones, con iniciativas cambia el mundo...' En este caso, 'corriendo la Behobia cambia el mundo'. Correr para dar presencia a la mujer, para darle visibilidad. Muy oportuna la presencia el martes en DeustoForum Gipuzkoa de Katherine Switzer protagonista de la mítica foto en el maratón de Boston en 1967 cuando en plena carrera el director de la prueba le empujó para que abandonara su actitud de correr una distancia de hombres. Todo un símbolo del cambio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos