La semana del atletismo

La agenda de la semana está siendo brutal y habrá quien se plantee en próximos años pedir vacaciones para no perderse ninguna cita y acudir a charlas, coloquios, películas, Feria de la carrera...

Un participante en la edición del pasado año. /Arizmendi
Un participante en la edición del pasado año. / Arizmendi
Antxon Blanco
ANTXON BLANCOSan Sebastián

La semana del segundo domingo de noviembre se ha convertido en la Semana del Atletismo en Gipuzkoa. A la sobresaliente cita del running que supone la Behobia - San Sebastián, se une ahora el Festival de Cine dedicado a este deporte. Un lujo para la afición atlética que es extensible a los amantes de cualquier especialidad deportiva y de los seguidores del séptimo arte.

No es habitual que en apenas cinco días podamos compartir unos minutos con posiblemente una de las leyendas del atletismo y del deporte mundial como es Bob Beamon. Su gesta en los Juegos Olímpicos de Mexico, hace 50 años, trasciende no solo del foso de longitud, también de las ocho calles de un estadio. Ese 8,90 metros tiene algo de mágico y ni tan siquiera el hecho de que ya no sea el récord universal resta un ápice a la leyenda. Beamon ha paseado estos días por las calles de San Sebastián, como lo hicieran hace 20 años Carl Lewis, Sergei Bubka, Merlene Ottey, Michael Johnson, otros socios del Olimpo del deporte rey.

Y si es significativa la presencia de Beamon gracias a la cita del Festival de Cine, no lo es menos que un icono de la reivindicación de la mujer como es la estadounidense Kathrine Switzer comparta esta Semana con nosotros. Si lo de Beamon fue un salto y un récord, lo de Switzer fue un empujón galáctico en los años 60 que permitió que muchas mentes fueran abriéndose para que el deporte fuera paritario. Hoy en día parece una broma la prohibición de correr maratón a la mujer. Antes correrlo era un riesgo y motivo de burla. Esta mujer, y muchas otras, han conseguido que por ejemplo una carrera como la Behobia se afane en llegar a ese objetivo del 50-50-25, igualdad de participación en 2025, un hecho impensable hace dos décadas pero también parecía irrealizable el sueño de Switzer en 1967.

También la imagen de los medallistas españoles en Barcelona 92 ha marcado esta semana especial. Ha sido un lujo contar con Fermín Cacho, Dani Plaza, Antonio Peñalver y Javier García Chico. Sus gestas hicieron temblar elestadio de Montjuic y 26 años después son emblemas del atletismo.

Esos Juegos de Barcelona supusieron un antes y un después. El deporte se hizo grande en un país donde aún se miraba de reojo lo que no fuera fútbol. Los otros deportes salieron del armario, se hicieron grandes, y pidieron su espacio. Lo consiguieron.

Ha sido otro lujo contar con los amigos de Diego García, el enorme maratoniano azkoitiarra. Martín Fiz –que aprovechó para fotografiarse con Bob Beamon, un campeón del mundo y uno olímpico en la barandilla de La Concha–; con Alejandro Gómez, otro guerrero del cross y asfalto; con la legendaria Carmen Valero y con la excelente Coro Fuentes.

La agenda de la semana está siendo brutal y habrá quien se plantee en próximos años pedir vacaciones para no perderse ninguna cita y acudir a charlas, coloquios, películas, Feria de la carrera... además de atender a los amigos que viajan para disfrutar de la carrera, un peaje que debemos pagar por tener un fenómeno del running como es la B/SS.

Es evidente que la 'máquina Behobia' va más allá de lo que es el atletismo como concepto de deporte. Sus tentáculos superan el escaparate atlético y se liga a una faceta social y de salud que ha tirado de Gipuzkoa en la última época, pero también le nacen nuevos satélites, benditos satélites, alredor del sagrado segundo domingo de noviembre. De seguir así, habra que inventarse una semana con más de 7 días.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos