Atletismo

La Behobia Txiki bate hoy otro récord con 3.100 dorsales

Miles de txikis se darán cita esta tarde en el Miniestadio de Anoeta. /
Miles de txikis se darán cita esta tarde en el Miniestadio de Anoeta.

Mañana, quinta Behobia Gaztea que partirá las 9.45 horas de Herrera, una prueba muy ligada a la vida de la prometedora donostiarra Sara Alonso

M. J. SILVANO

La Behobia Txiki es ya un referente del running infantil. Desde que se pusiera en marcha esta iniciativa, dirigida por el donostiarra Dani Soliño, no ha dejado de crecer. El año pasado se llenaron las 2.500 inscripciones y la edición número XII volverá a ser de récord con 3.100 dorsales. En la Gazte (14 a 18 años) participarán un total de 248 adolescentes. A esta carrera está unida la vida de la donostiarra Sara Alonso, una prometedora fondista (19 años) Y a la Behobia... Gracias a la prueba sus padres se hicieron novios. «La ama estudiaba en Bilbao y en su cuadrilla estaba mi padre que es de Las Arenas y corredor popular. Un día le dijo a mi madre que le apuntara y le llevara, él a cambio le invitó a comer después de la carrera… y hasta hoy».

La navarra-donostiarra Coro Fuentes, triple campeona de España de 800 m (1968, 1969 y 1970) y entrenadora de la Gimnástica de Ulía, ha sido la guía de esta joven promesa del atletismo guipuzcoano. «Cuando acabó la temporada dejé el fútbol y en septiembre me apunté a la Gimnástica de Ulía con Coro Fuentes como entrenadora. De primeras me dijo, que con 16 años y empezando en el atletismo, ese primer año no iba a competir. Me quedé chafada, ya que aunque era muy tímida era muy competitiva, pero al mes, ya me dio la equipación del club y me dijo que debutaría con la Gazte Behobia y que probablemente, haría podium. ¡Yo estaba alucinada!, no me lo terminaba de creer y efectivamente, quedé tercera. Al año siguiente, en el 2016, segunda y en el 2017... pienso que podía haber ganado, pero siempre me quedará esa duda, ya que no pude correr, porque coincidía con el Cross Internacional de Atapuerca».

En el 2017 Sara se trasladó a Lleida a estudiar un grado de Inef y fisioterapia, pero no abandonó el atletismo. «Con gran pena, cambié de club y a Coro y fiché por un club de allí, la Agrupación Catalunya, pequeño y familiar, y ese es el año en el que di un vuelco y comencé a hacerme un hueco en los pódiums guipuzcoanos: segunda en la San Silvestre donostiarra, primera en el Cross Beach y segunda recientemente en el Tres Playas.

Por fin, en el 2018, al aire libre conseguí mi objetivo y mi sueño de conseguir la medalla de plata en el estatal de 3.000 obstáculos. A sus 19 años ya no puede correr la Behobia Gazte (14 a 18 años), pero no descarta dar el salto en unos años a la 'handi'. «Mi objetivo es que cuando corra la Behobia pueda estar luchando con las mejores chicas. Mi idea es poder correr en 1h10-1h15. Ahora pienso que soy muy joven para dar el salto a la distancia de 20 kilómetros ya que puede repercutir en un futuro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos