Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

El veredicto más demoledor para Pablo Ibar

El juez Bailey muestra el veredicto y, a la derecha, los policías llevan a Ibar a de camino a la cárcel. / GIORIGIO VIERA/EFE

El jurado le declara culpable por unanimidad de los tres asesinatos de los que estaba acusado además de otros tres delitos de robo

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBAEnviado especial a Florida

Esta vez tampoco fue posible. Fueron momentos muy duros. La lectura del veredicto en el tercer juicio contra Pablo Ibar fue un mazazo para la familia que en las últimas horas había albergado la esperanza de que por fin podrían cerrar el capítulo más amargo de sus vidas. Esperaban que el fallo hiciera justicia y sirviera para poner fin a veinticinco años de tensión, de emociones, de rabia, de dolor, de sufrimiento, de ira, de angustia, de miedo... Las emociones terminaron por estallar cuando el juez Dennis Bailey pronunció la frase que ninguno de los Ibar estaba deseando escuchar. «El jurado considera a Pablo Ibar culpable» de tres asesinatos en primer grado. Pablo encajó el golpe como mejor pudo. Aguantó sereno. Ni una lagrima brotó de sus ojos. Entre el público, a Tanya, su esposa, le fue imposible reprimir el llanto. Cándido se llevó las manos a la cara y ya fuera de la sala lloró como un niño, al igual que Michael, hermano de Pablo. Pero no todos los presentes en la sala acogieron el fallo de igual manera. En el otro extremo, familiares de una de las víctimas escucharon el fallo y abandonaron la dependencia con el mismo sigilo con el que llegaron.

 

Fotos