El jurado que se durmió y el incidente con Peñalver

J. P. SAN SEBASTIÁN.

El comienzo del juicio ha estado marcado por la presencia de una comisión de diputados y senadores españoles que viajaron a Estados Unidos para asistir a las dos primeras sesiones. Los parlamentarios pudieron conversar con Ibar, al que también visitaron en la cárcel. «Pablo se muestra esperanzado e ilusionado», manifestó a este periódico José María Cazalis de PNV. Los políticos pudieron también escuchar el informe preliminar del fiscal que fue tan extenso que incluso hizo que uno de los miembros del jurado se quedase dormido, lo que motivó que el juez Dennis Bailey le expulsase. En las últimas horas, otro miembro del tribunal ha causado baja por enfermedad, de manera que quedan dieciséis miembros: diez mujeres y seis varones.

El incidente de la semana llegó el segundo día y lo protagonizó Seth Peñalver -el otro coacusado en el caso del triple asesinato y que quedó absuelto- al personarse en la sala de vistas. El juez Bailey interrumpió la sesión, instruyó al jurado a que saliera de la sala, y conminó a Peñalver a marcharse. En aquel momento se produjo una pequeña conmoción cuando se negó inicialmente a hacerlo. No obstante, Peñalver depuso su actitud y se marchó.

En la fase previa del juicio el juez había prohibido a Peñalver que acudiera al tribunal. Se da la circunstancia de que como consecuencia de una moción planeada por la Fiscalía y aceptada por el juez, la defensa tiene prohibido mencionar al jurado que Peñalver fue absuelto el 22 de diciembre de 2012. El Tribunal Supremo de Florida había anulado su condena a muerte en 2006 y tras la repetición del juicio, el jurado le exculpó.