Una chica de 15 años denuncia una violación en la playa de La Zurriola

La supuesta violación ocurrió en la playa La Zurriola, cerca del espigón. Abajo, el alcalde de Donostia junto a varios ediles./ARIZMENDI
La supuesta violación ocurrió en la playa La Zurriola, cerca del espigón. Abajo, el alcalde de Donostia junto a varios ediles. / ARIZMENDI

La joven y sus amigos pararon a una patrulla en el paseo para relatar los hechos. La investigación policial da credibilidad a la víctima | Dos menores, de 15 y 16 años, fueron arrestados ayer de madrugada en las cercanías por la Guardia Municipal. La Fiscalía prorrogó la detención hasta hoy

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

La noche de 'diskofesta' en las terrazas del Kursaal transcurría bajo aparente normalidad cuando, hacia las tres de la madrugada de ayer, varios chavales pararon a agentes de la Guardia Municipal que patrullaban por el paseo de La Zurriola, zona concurrida por adolescentes en Semana Grande. Entre ellos, la voz de una chica de 15 años, guipuzcoana, que relató a los policías que acababa de ser víctima de una agresión sexual en la playa.

La descripción física facilitada por la joven y el hecho de que lo hiciera a los pocos minutos de ocurrir la supuesta agresión permitió casi de inmediato detener al primer sospechoso, un chico de 15 años, de origen marroquí, indicaron a este periódico fuentes conocedoras del caso. En las inmediaciones de la playa, los agentes arrestaron a otro joven, un menor de 16 años vecino de Astigarraga. A lo largo de la madrugada también se practicó un tercer arresto, un joven de 20 años, pero tras prestar declaración fue puesto en libertad al quedar descartada su implicación en los hechos, precisaron las fuentes consultadas. Los agentes lo habían detenido al coincidir sus rasgos con la descripción física facilitada por la chica.

Los hechos

Dónde
En la playa de La Zurriola
Sobre las tres de la madrugada de ayer, una menor de 15 años denuncia una violación.
Junto a las terrazas
Al parecer, la chica estaba junto a sus amigos en la diskofesta de las terrazas del Kursaal, y en un momento se retiró hacia la arena junto a un chico que había conocido esa noche.
Detenciones
Descripción
La menor realizó una descripción física de los supuestos agresores a los agentes, que en las inmediaciones detuvieron primero a un menor de 15 años y luego a otro de 16.
Tercer arresto
También se practicó un tercer arresto, un joven de 20 años que quedó en libertad sin cargos tras prestar declaración y comprobarse que no guardaba ninguna relación con los hechos.

Los dos menores prestaron declaración durante la mañana en dependencias de la Guardia Municipal, acusados de los delitos de agresión sexual y robo, ya que a uno de ellos se le incautaron pertenencias de la víctima. Por la tarde, fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Menores, que prorrogó un día más su detención.

Con la investigación aún abierta, la Policía municipal centra sus pesquisas en esclarecer las circunstancias que rodearon esta presunta violación. Fuentes consultadas indicaron que los agentes dan credibilidad al relato de la víctima, si bien deben atarse todos los aspectos que rodearon los hechos para completar el atestado que será entregado al juzgado correspondiente. Según ha podido saber este periódico, la joven contó a los agentes que se encontraba junto a sus amigos en las terrazas del Kursaal disfrutando de la noche de fiesta, amenizada por dj's, cuando se retiró a la playa con un chico, al que supuestamente había conocido esa noche. Lo que ocurrió ya en la arena está siendo objeto de investigación policial.

No pasaron demasiados minutos tras los hechos cuando la chica, junto con unos amigos, interceptó a una patrulla municipal en La Zurriola y narró lo acontecido. Varios agentes trasladaron a la joven en un coche policial hasta el Hospital Universitario Donostia, para que se le practicara el control médico.

La noticia sacudió Donostia, inmersa en sus fiestas, en las que los mensajes de sensibilización contra la violencia hacia las mujeres se han redoblado, especialmente tras el caso de 'La Manada' de Pamplona, imposible de olvidar. En ese contexto de diversión y campaña contra el acoso, la respuesta institucional y social fue de absoluto rechazo e indignación. La preocupación vuelve a posarse sobre la noche y los espacios de ocio, como son las fiestas, escenarios habituales para este tipo de delitos. El lugar donde presuntamente ocurrió la agresión ayer de madrugada está lo suficientemente alejado del bullicio festivo y también en una zona oscura donde esos comportamientos delictivos pueden pasar desapercibidos, pese al refuerzo policial en las calles. Ayer mismo, el Ayuntamiento de Larrabetzu denunció el intentó de agresión de un hombre, con una máscara y vestido solo con una gabardina y medias de mujer, a dos grupos de chicas en el último día de fiestas.

Además

La noche y las zonas de ocio

La investigación científica ha demostrado que los contextos festivos «pueden ser facilitadores de este tipo de delitos», según constató en sus tesis doctoral la criminóloga Nerea Martín. En ella se concluyó que el 65% de los casos de agresión sexual sucedidos en Euskadi se cometieron las noches de los viernes, sábados y domingo. Los últimos datos publicados por el Ministerio del Interior constatan que en Gipuzkoa se han registrado en el primer semestre del año 13 violaciones, una más que durante el mismo periodo del año anterior. La mayoría de estadísticas sobre violencia sexual muestran una tendencia al alza, un incremento que los expertos y los grupos feministas asocian a la mayor conciencia de las mujeres para denunciar y a la pervivencia de un problema de raíz por la desigualdad de género y la utilización de la mujer como objeto sexual.

Hay que recordar que la denuncia por la presunta violación en plena Semana Grande se suma a otros tres casos contra la libertad de las mujeres. El domingo de madrugada, una mujer denunció haber sufrido tocamientos por parte de un varón. Al día siguiente, un hombre fue arrestado en las inmediaciones del Muelle acusado de colocar cámaras en el suelo para grabar a mujeres que iban a orinar. También se ha practicado el arresto de un hombre de 32 años, acusado de abusar sexualmente de una joven, a la que además robó el teléfono móvil, motivo por el que también fue detenido otro varón de 23 años.

El balance queda también empañado por la agresión el domingo de madrugada a un joven de Urnieta que continúa ingresado grave en el Hospital Donostia, después de haber sido golpeado por otro varón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos