Pablo Ibar, declarado 'culpable' por unanimidad

Pablo Ibar durante la sesión en la que se ha conocido la sentencia del jurado. / EFE

La defensa de Ibar estudiará «con tiempo y tranquilidad» los pasos a seguir, una vez que se determine si la condena es de pena de muerte o de cadena perpetua, en función de la cual los recursos se deben presentar a distintas instancias judiciales

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBAEnviado especial en Florida

Pablo Ibar ha sido declarado «culpable» por unanimidad por el jurado de doce personas (ocho varones y cuatro mujeres) que debían emitir el veredicto en el juicio por el triple asesinato del que se le acusa al preso de origen guipuzcoano. En el tercer día desde que los miembros del jurado se retiraran para deliberar en un hotel cercano a la Corte de Browrad County, en Fort Lauderdale, un turística localidad situada al norte de Miami, ha llegado la decisión final. Pasadas las 10.00 de la mañana en Florida, las 16.00 horas en Gipuzkoa, ha llegado la lectura del veredicto. «Culpable».

La defensa ha reiterado durante el tercer juicio al que se somete Pablo Ibar que continúa sin haber pruebas que incriminen al acusado en la comisión de los tres asesinatos, aunque tampoco esta vez ha valido para nada. El jurado ha visionado hasta en veinte ocasiones las imágenes grabadas en el lugar de los hechos, y ha escuchado las profusas explicaciones de una experta en ADN antes de tomar su delibaración. Su conclusión ha sido que Pablo es «culpable»

Entre lágrimas ha recibido el veredicto el grupo de familiares y allegados de Pablo Ibar, encabezados por el padre, Cándido, el puntista zestoarra que un buen día cruzó el Atlántico para hacer las amáricas. Para todos ellos continúa el suplicio que empezó en 1994.

Andrés Krakenberger, portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte de Pablo Ibar, ha subrayado que las evidencias de la inocencia de Ibar «son clarísimas» y ha dejado claro que va a seguir «batallando» para que tenga la «mejor defensa letrada posible» en las siguientes fases del proceso.

En declaraciones a Efe, Krakenberger ha asegurado que mantiene la determinación de lograr la absolución de Pablo Ibar, a pesar de las dificultades que ha asegurado que han tenido en este juicio para poder presentar al jurado «evidencias» de la inocencia del joven de ascendencia guipuzcoana. «Las evidencias de la inocencia de Pablo son clarísimas, pero si no nos dejan presentar parte de ellas en un juicio estamos vendidos», ha lamentado.

Krakenberber ha afirmado que la asociación seguirá «batallando» para procurar a Ibar, «en la medida de lo posible, la mejor defensa letrada que se pueda conseguir». A partir de ahora estudiarán «con tiempo y tranquilidad» los pasos a seguir, una vez que se determine si la condena es de pena de muerte o de cadena perpetua, en función de la cual los recursos se deben presentar a distintas instancias judiciales, según ha explicado Krakenberger.

Michael Ibar, hermano de pablo, llora durante la lectura de la sentencia. Abajo, su esposa Tanya y el propio Ibar esposado para salir del juzgado. / EFE

Los hechos que le han llevado a pasar 24 años en la cárcel, dieciséis de ellos en el corredor de la muerte, tuvieron lugar en junio de 1994. Dos modelos, Sharon Anderson y Marie Rogers, ambas de 25 años, y el propietario de un local de alterne, Casimir Sucharski, conocido como 'Buth Casey', murieron tiroteados en el domicilio de este último. Los autores huyeron en el vehículo de Sucharski al extrarradio de la capital. Allí, rociaron el coche de gasolina antes de prenderle fuego. Casey era un personaje muy conocido en el estado de Florida. Los asesinatos quedaron grabados en una cámara de videovigilancia dispuesta en el salón de su casa.

El primer juicio contra los dos acusados comenzó en Fort Lauderdale el 5 de mayo de 1997. Tras meses de sesiones, el 25 de enero de 1998 fue declarado nulo. El jurado no llegó a un veredicto unánime. El segundo de los juicios dio comienzo el 17 de abril de 2000 y fue entonces cuando el jurado declaró culpable a Pablo Ibar. El tribunal, por nueve votos a favor y tres en contra, se mostró partidario de la pena capital. De esta forma, Pablo ingresó en el corredor de la muerte, donde permaneció dieciséis años, hasta febrero de 2016.

Los posteriores recursos que su defensa interpuso en instancias superiores fueron desestimados, hasta que en 2016 el Tribunal Supremo de Florida anuló la condena y ordenó la celebración de un nuevo juicio. Pese a encadenar más de dos décadas encarcelado, en los últimos dos años Ibar había vuelto a agarrarse a la esperanza de vivir en libertad algún día desde que la Corte estadounidense, por cuatro votos a favor y tres en contra, concluyera que no existían «pruebas físicas que conecten a Ibar con el triple asesinato».

El juicio que ha llegado hoy a su fin arrancó el 1 de octubre con la selección del jurado y desde entonces el entorno de Pablo Ibar ha albergado la esperanza de un veredicto que le considerara inocente. Sin embargo, todas las ilusiones han quedado hoy truncadas, con la lectura del «culpable».

Caso Pablo Ibar

 

Fotos

Vídeos