La crisis por la OPE se cobra la cabeza de Darpón, sustituido por Nekane Murga

El consejero vasco de Salud, Jon Darpón. /EFE
El consejero vasco de Salud, Jon Darpón. / EFE

El futuro político de Darpón llevaba en el alambre desde que la Fiscalía del País Vasco finalizara su investigación por la OPE de Osakidetza

Iker Marín
IKER MARÍN

La crisis por la OPE de Osakidetza se ha cobrado la cabeza de Jon Darpón. El ya exconsejero de salud del Gobierno Vasco será sustituido por Nekane Murga, actual directora de ordenación y planificación sanitaria.

«El Consejero de Salud, Jon Darpón, ha presentado su dimisión irrevocable y el Lehendakari la ha aceptado, trasladando al Consejero su agradecimiento y reconocimiento por la labor realizada durante estos seis años», reza el comunicado que el Departamento vasco de Salud ha hecho público poco antes de las 13 horas. Jon Darpón deja de ser el consejero de Salud del Gobierno Vasco tras presentar su dimisión a Iñigo Urkullu. El escándalo por la supuestas irregularidades de la OPE de Osakidetza ha podido con su carrera política y tras la alarma social y mediática que ha levantado el caso se ha visto obligado a echarse a un lado. Lo reconoce el propio ya exconsejero en su texto de despedida, «la actual coyuntura política y la confirmación de la presentación de una proposición no de ley de reprobación el próximo 21 de marzo, ha condicionado» su decisión de presentar la dimisión. En este comunicado además señala que «ha sido un honor formar parte del Gobierno Vasco durante la X y XI legislatura». Ha trasladado su agradecimiento a todos los cargos directivos del Departamento de Salud y Osakidetza y ha querido trasladar «su sentimiento de orgullo y el respaldo a la tarea que diariamente realizan».

Urkullu alaba la «honestidad» de Darpón

Por su parte, el lehendakari Urkullu, en una breve declaración, ha subrayado que la labor de Darpón al frente del Departamento ha sido «intachable» y le ha agradecido de corazón su «trabajo y dedicación». «Es difícil encontrar más honestidad en el ejercicio de una responsabilidad pública que la demostrada por Darpón», ha destacado el lehendakari, quien ha hecho públicos su «afecto, respeto y consideración» hacia él.

Ha reconocido el trabajo del Departamento y de Osakidetza bajo su mandato y ha insistido en que su «entrega» ha sido «completa», tras hacer hincapié en que los «resultados avalan su gestión» durante la cual el reconocimiento y el prestigio de este área «se han visto reforzadas». Urkullu le ha agradecido también su contribución a la organización de un relevo «ordenado» en el Departamento y ha apuntado que el nombramiento de Nekane Murga (Bilbao, 1963) garantiza la continuidad en la gestión y ejecución del programa de gobierno.

Jon Darpón es la tercera víctima política de un caso que ya hizo dimitir de sus cargos a la directora general María Jesús Múgica y al director de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto. Sin embargo, la importancia que tiene la dimisión de Jon Darpón no tiene comparación con las dos anteriores. Es un duro golpe a la línea de flotación del Gobierno Vasco cuando hay a la vuelta de la esquina dos citas con las urnas. Urkullu pierde de esta manera a uno de sus consejeros más leales y cercanos. La persona en la que había confiado desde diciembre de 2012 para dirigir la mayor empresa de Euskadi, el departamento que mayor presupuesto gestiona del Gobierno Vasco, la joya de la corona del autogobierno vasco.

A pesar de que durante las últimas semana desde el Gobierno Vasco y el PNV, también desde el PSE, han defendido a capa y espada la labor del exconsejero en la gestión de la Oferta Pública de Empleo 2016-2017, la reprobación a la que iba ser sometido Darpón el jueves 21 en el Parlamento Vasco ha podido con la resistencia jeltzale. EH Bildu, Elkarrekin Podemos y, en menor medida, Partido Popular llevaban meses reclamando a Darpón que dimitiera y a Urkullu que le cesara de su cargo.

Tras el escrito de la Fiscalía del País Vasco, que ha dinamitado este caso, el propio Jon Darpón señaló que si el Parlamento reprobada su gestión, algo que iba a suceder con seguridad el jueves 21, podría llegar a dimitir. Luego reculó y señaló que su futuro estaba en manos del lehendakari. Pero la presión de los partidos políticos de la oposición y de los sindicatos ESK, LAB y ELA ha ido en aumento en las últimas horas, hasta se ha planteado en el Parlamento presentar una moción de censura, y las reuniones celebradas entre Urkullu y Darpón en las últimas horas han precipitado la decisión de este último de dejar su cargo.

Tras meses de polémica, desde junio del pasado año, el informe de la Fiscalía del País Vasco ha supuesto un antes y un después en este caso. En su escrito, adelantado por este periódico el pasado 19 de febrero, la fiscal superior Carmen Adán apuntó que la dirección del Servicio Vasco de Salud «designaba a las personas que elaboraban las pruebas» de las especialidades médicas, las que están en el ojo del huracán. Además de imputar a tres jefes de servicio por «revelación de secretos», Adán señaló que otras trece personas deberán testificar en un caso que ya está en el Juzgado de Instrucción número 2 de Gasteiz. Entre ellas están la ex directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica; el ex director de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto; su segundo en el área, Xabier Balerdi; y Andoni Arcelay, director de Asistencia Sanitaria. Los tres últimos acudirán ante la jueza Yolanda Varona en último lugar de la vista oral, de manera que las diligencias previas determinarán en calidad de qué han de declarar.

Jon Darpón, Licenciado en Medicina por la UPV/EHU y Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, accedió a su cargo en diciembre de 2012. Antes de fue Director General IMQ Zorrozaurre (2012), Director gerente clínicas IMQ Vicente San Sebastián y Virgen Blanca (2010) y Director gerente del Hospital de Basurto (2005).

Además