Pelota

Koteto Ezkurra: «Os llevaré a todos en mi corazón»

Koteto Ezkurra sale al centro de la cancha de Galarreta tras pasar por un arco de remontes formado por sus compañeros de cuadro de ayer y de hoy. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Koteto Ezkurra sale al centro de la cancha de Galarreta tras pasar por un arco de remontes formado por sus compañeros de cuadro de ayer y de hoy. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Galarreta despide con una atronadora y merecida ovación al mejor remontista de la historia | Koteto Ezkurra cuelga el remonte después de 28 años como profesional y con un palmarés imposible de igualar

ENRIQUE ECHAVARREN SAN SEBASTIÁN.

Koteto Ezkurra dijo ayer adiós a su carrera como remontista profesional después de 28 años en activo y un palmarés impresionante -once txapelas del Individual y cinco del Parejas-. El delantero de Doneztebe colgó la cesta con 45 años. Lo hizo en Galarreta, lleno hasta la bandera, su segunda casa, con el reconocimiento general. Se va el mejor remontista de la historia, con permiso de Jesús Ábrego. Un pelotari irrepetible. El rey.

«Lo que he vivido ha sido impresionante. Pensaba que no iba a aguantar el tipo y resulta que luego no quería irme de la cancha, donde me he hecho hombre. Al principio no sabía qué decir al público, quería simplemente transmitirles mi cariño. No esperaba que mi despedida fuese a tener tanta repercusión. Soy una persona sencilla y alegre. Estoy agradecido a mucha gente y os llevaré a todos en mi corazón». Así se expresaba Koteto Ezkurra después de haber sido protagonista de un día único que nunca olvidará, plagado de emociones y de nostalgia.

El protagonista llegó a Galarreta a las 15.05 horas acompañado de su mujer, Eva, y de sus hijos Maialen, Koteto y Lukas. «He dormido perfecto, unas ocho horas». Se despertó a las 8.00. Desayunó dos pintxos -uno de jamón con tomate y otro de tortilla de jamón- y un café con leche en el bar Las Pepas de Doneztebe. Después estuvo viendo jugar a fútbol a su hijo Koteto y fue a casa a preparar la comida -almorzó vainas y pasta con setas y jamón-. Tuvo tiempo incluso de echarse media hora de siesta. «Ahora voy a tomarme un café con anís, es la previa antes de cada partido», bromeaba.

35 EZKURRA- ETXEBERRIA III

40 ZEBERIO II-ION

Tiempo de juego:
57 minutos y 39 segunos. 22:09 de juego real.
Pelotazos a buena:
417.
Tantos de saque:
Etxeberria III, 3. Ion, 7.
Faltas de saque:
Etxeberria III, 1. Ion, 1.
Tantos en juego:
Ezkurra, 17. Etxeberria III, 9. Zeberio II, 15. Ion, 9.
Tantos perdidos:
Ezkurra, 4. Etxeberria III, 4. Zeberio II, 3. Ion, 2.
Marcador:
0-3, 1-3, 1-4, 3-4, 3-7, 5-7, 5-8, 7-8, 7-10, 8-10, 8-13, 10-13, 10-16, 13-16, 13-17, 14-17, 14-19, 16-19, 16-23, 17-23, 17-24, 21-24, 21-25, 22-25, 22-26, 25-26, 25-27, 26-27, 26-29, 28-29, 28-30, 30-30, 30-36, 32-36, 32-38, 34-38, 34-39, 35-39 y 35-40.
Momios de salida:
100 a 90 a favor de Ezkurra y Etxeberria III. 70 a 100 por abajo.
Incidencias:
lleno a reventar en Galarreta. 1.500 personas. No cabía un alfiler. Ambiente de gala. Los aficionados tuvieron problemas para encontrar aparcamiento.

Sabía que había algo especial preparado en su honor, pero no imaginaba lo que luego llegaría. El primer partido del festival concluyó muy rápido y los remontistas del estelar salieron a calentar. Koteto se llevó la primera gran ovación de la tarde. El público tenía ganas de aplaudirle y se puso en pie.

Un arco de remontes

Llegó la hora. Salió al centro de la cancha tras cruzar un largo arco de remontes que formaban 60 pelotaris, antiguos compañeros del cuadro y de la actualidad acompañado por Etxeberria III, Zeberio II y Ion. Una imagen para el recuerdo, preciosa. Tras la foto de familia con todos ellos, su inseparable amigo Tomás Rekondo apareció con un grupo de ocho dantzaris de Villabona, chicos y chicas, con una cesta cada uno, precedidos por los joaldunak de Zubieta a ritmo de txalaparta, que ofrecieron un espectáculo original y emotivo. Precioso. Y fue el propio Tomás el encargado de lanzar al aire la txapa inicial. Salió rojo, no podía ser de otra forma, color del gerriko de Koteto, con quien se fundió en un sentido abrazo.

Más

El partido no acabó como la mayoría pensaba. Zeberio II y Ion se impusieron por 35-40, pero el resultado era lo de menos. Eso sí, Ezkurra dejó para la cátedra cinco dos paredes espléndidos. De los que hacen afición. A la conclusión del partido, el delantero de Elduain se puso de rodillas y le hizo una reverencia a su gran amigo, antes de abrazarse. Koteto compartió también abrazos con su paisano Etxeberria III y Ion.

Tras pasar por vestuarios y cambiarse de camiseta, volvió a salir a la cancha. Galarreta estaba a oscuras y un potente foco de luz iluminaba su figura mientras por megafonía sonaba la canción de Alfredo Jiménez 'Y yo sigo siendo el rey...'. Koteto, micrófono en mano, volvió a agradecer al público su presencia. «Soy un poco jetas y me he venido arriba», dijo, provocando la sonrisa de los pelotazales. «Digo adiós a mi querido Galarreta», apostilló antes de que en la pared izquierda se proyectase un vídeo que incluía un repaso a su carrera y declaraciones de sus amigos.

«El Michael Jordan del remonte, hacía sencillo lo difícil, todo un génio» Iñaki Lizaso, Exremontista

«El rey de los reyes, de los remontistas que he visto no ha habido nadie como él» Pello Aizpuru, Exremontista

«Ha sido la grandeza personificada, ha sido un auténtico placer jugar con él» Txexu Iriarte, Exremontista

«Koteto ha sido un gran pelotari, pero mejor compañero, el número uno» Matxin II, Exremontista

«Una persona que ha nacido para jugar y disfrutar del remonte dando espectáculo» Kike Elizalde, Exremontista

El bertsolari andoaindarra Aitor Mendiluze, subcampeón de Euskal Herria, le cantó tres bertsos antes de que llegaran los obsequios. El primero fue de Feli Gaztañaga, una fiel de Galarreta que le hizo entrega de un cuadro titulado 'Novios de Doneztebe' obra de Bernabé Antía. Juan Antonio Ercilla, gerente de la empresa Galarreta, le obsequió con un reloj y Jesús Mari Porrón, vicepresidente de la Federación Navarra, le regaló una placa.

Antes, Joseba Legarra, del Erreka Kirol Elkartea de Doneztebe y el alcalde, Xanti Uterga, le obsequiaron con una panorámica de la localidad de Malerreka. Denis Itxaso, diputado foral de Cultura y Deportes de Gipuzkoa también le entregó un cuadro y sus excompañeros, de manos de Zeberio II y Gaztelu, le regalaron una foto en relieve de su figura firmada por todos ellos y un reloj. A Koteto le apasionan. Y por último, José Mari Barrenetxea, de Oriamendi, le entregó una talla de madera en el que se podía leer en euskera -entre los grandes, el más grande- y -porque hubo somos, y porque somos habrá-.

Su hija Maialen le dio la mayor alegría al bailarle un aurresku junto a su prima Elena Zabala a los sones del txistu del zestoarra Garikoitz Mendizabal, gran amigo de Koteto-hicieron la mili juntos en Mungia en la Cruz Roja- y de su hijo. Koteto se emocionó, pero tuvo arrestos para coger el micrófono y despedirse cantando 'Y yo sigo siendo el rey'. «Estaba tan contento que no he podido contenerme. No soy cantante, pero le pongo ganas», bromeó de nuevo. Genio y figura. El rey.

El genio de Doneztebe regresa a la lámpara de donde salió hace 28 años. Ahora solo falta que a alguien se le ocurra frotarla...

 

Fotos

Vídeos