La vida donostiarra de la 'troupe' de Woody

Woody Allen dirigió ayer dos secuencias de su nueva película en el exterior del Victoria Eugenia. /Arizmendi
Woody Allen dirigió ayer dos secuencias de su nueva película en el exterior del Victoria Eugenia. / Arizmendi

El director combina trabajo y 'escapadas' gastronómicas y prepara los días más duros del rodaje. Woody Allen y el núcleo duro de su equipo se alojan en casas de Igeldo y del centro de la ciudad. El lunes ruedan en Zumaia y el martes será el turno de La Concha

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

Cientos de donostiarras tienen ya su 'selfie' con Woody Allen. El cineasta neoyorquino sonríe con resignación cuando es abordado durante sus escapadas por la ciudad en las pausas del rodaje. Allen vive volcado en su película pero disfruta también de San Sebastián. Ya conoce la tarta de queso de La Viña, la cocina casera del Hidalgo de Gros o la sopa de pescado del Oteiza, en el hotel Akelarre de Pedro Subijana. Y aún hay días que se le ve pasear por Ondarreta a la caída de la tarde de la mano de su esposa, Soon-Yi Previn.

Trabajo y ocio. Es la misma tónica de las estrellas del reparto. De los actores protagonistas es Wally Shawn quien más se está dejando ver, o quizás ocurre que su imagen es más popular y es solicitado también por los aficionados en sus paseos o sus asuetos gastronómicos. Hace unos días, por ejemplo, cenó en el restaurante Urepel y firmó en el libro del local con un halago a la «maravillosa y relajada» velada.

El rodaje

Planes:
El martes se rueda en La Concha. Solo se cerrará un tramo de la playa durante unas horas
Extras:
La producción es 'pequeña' pero en la suma de escenas se utilizará a casi 900 figurantes locales
Escenarios:
El rodaje llegará también en agosto al aeropuerto de Honda

Los paseos de Gina Gerhson

Pero es la actriz Gina Gershon la que más disfruta, al menos por lo que cuenta en las redes. En los ratos que no rueda pasea por el puerto o por el monte Ulía, por el camino de Santiago de la costa, y aprovechó el fin de semana para desplazarse a Biarritz y sus playas, tal como refleja su Instagram.

Con 'perfil' más bajo se mueve por San Sebastián Louis Garrell, el francés que ya conoce Donostia porque participó en la última edición del Zinemaldia como director y actor de su película 'Un hombre fiel'. Garrel ha protagonizado ya algunas de las secuencias rodadas en el María Cristina. Y también disfrutan, aunque en la mayor discreción, Elena Anaya y Sergi López. De quien no ha trascendido ninguna imagen aún es de Cristoph Waltz, otra de las estrellas del filme.

Woody Allen, de 83 años, rodaba ayer escenas más o menos tranquilas en el entorno de la calle Oquendo, como una tregua a la espera de la semana que llega: el lunes toca Zumaia y la playa de Itzurun y el martes La Concha, con un dispositivo que finalmente no será tan complicado como se barajó en un principio. Se estima que solo se 'cerrarán' unos cien metros de playa y solo por unas horas. La zona del Café de la Concha, la Perla y el hotel Niza servirá de escenario.

Allen y su 'troupe' forman ya parte del paisaje donostiarra, y aquí seguirán hasta finales de agosto. Trabajan en medio de la máxima discreción, arropados por el equipo de seguridad del rodaje y el refuerzo de la Guardia Municipal, y huyen de los focos en la medida de lo posible. El cineasta y el núcleo duro de su equipo se alojan en diferentes casas alquiladas en Igeldo y el propio centro de la ciudad: prefieren ese tipo de residencia a vivir dos meses en un hotel. Solo algunos de los actores cuya presencia en San Sebastián no es necearia durante todo el rodaje se alojan en hoteles. El Palacio de Miramar es el cuartel general de la producción, donde se guardan el vestuario y otros elementos de trabajo y se coordinan los numerosos elementos precisos para la película.

Camerinos 'rodantes'

Es un filme de pequeño tamaño desde la perspectiva de la industria norteamericana pero potente en comparación con otros rodajes realizados en escenarios guipuzcoanos. Las grandes 'mobil homes' que se desplazan a cada localización como 'camerinos rodantes' de los protagonistas dan el mayor toque de 'glamour' a la producción.

Junto a Allen el protagonismo del rodaje lo lleva Vittorio Storaro, director de fotografía del filme y auténtico dinamizador en la supervisión de cada escena, siempre con su gran sombrero y largos foulards.

La película moviliza también a un buen número de figurantes. La suma de 'extras' utilizados para las distintas escenas rondará al final la cifra de 900 personas, coordinadas por la agencia Binahi. Muchos guipuzcoanos se han involucrado en ese trabajo y pasan o han pasado por Miramar para las pruebas de vestuario y recibir las órdenes pertinentes.

Todavía quedan muchos días de trabajo y la 'troupe' de Allen irá rodando por nuevos escenarios. Según ha podido saber este periódico, a los ya anunciados de La Concha, Zumaia o San Juan (donde la 'motora' será protagonista) se suman otros como el aeropuerto de Hondarribia, la Plaza de Gipuzkoa, el museo de San Telmo, el Palacio de Aiete o el Peine del Viento, además de otros rincones de la ciudad.

Pero serán el Kursaal y sobre todo el hotel María Cristina los puntos donde más días se trabaje. El Festival de Cine de San Sebastián es el escenario de la acción y a finales de mes el auditorio cobrará por unas horas el aire del Zinemaldia para recrear su alfombra roja. Distintos espacios del 'cinco estrellas' serán también escenario del rodaje.

'Paz' en el Jazz y Aste Nagusia

Los responsables de Mediapro, productora del filme, trabajan estrechamente con el Ayuntamiento en la logística de los trabajos para entorpecer lo menos posible la vida ciudadana. Los días de Semana Grande, por ejemplo, no habrá 'colisión' entre la película y los espacios festivos. Del mismo modo, los rectores del Jazzaldia ya se han comunicado con los productores y el filme no causará problemas a los escenarios tradicionales del Festival de Jazz.

El rodaje concluye, en teoría, el 23 de agosto. Semanas después se espera que Allen se implique en la presentación en distintos países europeos de 'Días de lluvia en Nueva York', su película aún sin estrenar por culpa de los problemas del cineasta en Estados Unidos. El filme llegará a los cines en España el 4 de octubre, distribuida por A Contracorriente Films.

Después llegará el filme donostiarra, con el título provisional de 'Rifkin's Festival', la comedia que narra la historia de una pareja que «queda prendada» del Zinemaldia con laberinto romántico añadido. «Ella tiene un affaire con un brillante director de cine francés y él se enamora de una bella españo», dice el argumento 'oficial'.

Información relacionada