En libertad sin cargos el detenido por su presunta vinculación con la agresión mortal en Donostia

Lugar del suceso/Michelena
Lugar del suceso / Michelena

El varón donostiarra fue arrestado el miércoles por la Ertzaintza, pero ha sido liberado por la Guardia Municipal

Juanma Velasco
JUANMA VELASCO

El hombre detenido el miércoles por su presunta vinculación con la agresión mortal del pasado domingo en San Sebastián ha quedado en libertad, según han confirmado a este periódico fuentes de la Guardia Municipal de Donostia. El varón, vecino de San Sebastián, había sido detenido por la Ertzaintza por la mañana en la Parte Vieja de San Sebastián, después de que un agente lo vinculase con las imágenes que las cámaras de seguridad captaron tras la agresión, que acabó con la vida de José Luis Lancha, vecino de Errenteria de 61 años.

El detenido fue puesto en manos de la Guardia Municipal que, tras llevar a cabo una labor de identificación, mediante una rueda de reconocimiento con testigos, ha decidido ponerlo en libertad sin cargos. Este hombre ha pasado la noche en las dependencias policiales.

La Guardia Municipal ha puesto en conocimiento del juez las diligencias practicadas y este ha decretado la libertad del detenido.

Así pues, los agentes de la Guardia Municipal como de la Ertzaintza siguen en la búsqueda del varón que se encuentra huido desde el pasado domingo. La investigación por el caso se mantiene abierta. Además de aclarar la autoría de la agresión aún queda por esclarecer cuál fue la causa exacta de la muerte de José Luis, una información que podría ser determinante de cara a un futuro juicio. Los resultados de la autopsia que se le practicó el martes determinarán s el hombre falleció a causa de un fuerte impacto contra el suelo tras ser empujado, –principal hipótesis que maneja la Policía–, o, si por el contrario, recibió un fuerte golpe en la cabeza con un objeto u arma utilizada por el agresor. Esos resultados podrían conocerse en una semana.

Todo ocurrió el pasado domingo, sobre las 10.00 de la mañana. José Luis acostumbraba a ir a su empresa de calderería a trabajar incluso en fin de semana, pero ese día era su 61 cumpleaños y decidió ir andando desde Errenteria a Donostia a sellar la Bonoloto.

Cuando caminaba por la calle Miracruz, en el punto que se cruza con Gran Vía, se topó con un individuo que, según señalan fuentes del caso, le pidió algo. José Luis se negó y siguió caminando, con el hombre siguiéndole por detrás. Al parecer se inició entre ellos una discusión y un forcejeo que acabó con un empujón que tiró al errenteriarra al suelo.

La víctima sufrió un traumatismo craneoencefálico severo y fue trasladado al hospital, donde al poco tiempo entró en estado de muerte cerebral. Finalmente su familia decidió desconectarle de la máquina que le mantenía con vida y falleció este pasado lunes. El funeral que se celebró ayer por la tarde en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Errenteria reunió a familiares y amigos de José Luis Lancha, quienes le dieron el último adiós.

Más