Un trazado sin nudo de Bergara, estaciones ni conexión con Burgos

Un trazado sin nudo de Bergara, estaciones ni conexión con Burgos

El pasado verano comenzó la obra en el nexo de unión de los tres ramales de la 'Y', y este año debe iniciarse la renovación de la terminal de Donostia

Amaia Chico
AMAIA CHICO SAN SEBASTIÁN.

Ninguna de las instituciones responsables de culminar con éxito la 'Y vasca' se atrevía a confirmarlo abiertamente, pero desde hace meses, se asumía como irremediable que la alta velocidad no va a llegar en el plazo de 2023, el que se marcaron ambos ejecutivos hace dos años cuando desbloquearon el nudo de Bergara y dieron un nuevo impulso a las entradas del tren en las capitales. Esas, junto a las conexiones con Burgos y Navarra, son las principales obras que faltan por acometer de un trazado con tres ramales ya casi terminados, especialmente el de Gipuzkoa, ejecutado por el Gobierno Vasco.

El cambio en el Gobierno central el pasado año, con la consiguiente renovación de los equipos en Fomento y Adif, ya trastocó los tiempos que se habían marcado para, por ejemplo, definir el proyecto constructivo de la estación de San Sebastián, la primera que se empezará a construir posiblemente este año, aunque las obras serán gestionadas también por el Ejecutivo de Vitoria. El cronograma que en 2017 se aprobó para delimitar de nuevo los plazos, siempre incumplidos, de un proyecto que comenzó a ejecutarse hace una década, fue el que marcó 2023 como fecha final. Pero la realidad es tozuda y se repiten las demoras. Ahora, ya está en marcha el primer tramo de los tres en que se divide el nudo de Bergara, que fue desbloqueado hace dos años. Todos acumulan desde su inicio algunos meses de retraso, a los que hay que sumar al menos 40 más de obra.

Ese nudo es el núcleo de la 'Y vasca', pero faltan igualmente los extremos, tanto las dos estaciones de Bilbao y Vitoria, cuyos proyectos de entrada, mucho más complejos que el donostiarra al ser soterrados, se han acordado ya con Adif, pero a los que aún les queda culminar la tramitación para que entren las máquinas.

Además, sigue pendiente la conexión entre Vitoria y Burgos, esencial para que el eje ferroviario atlántico tenga continuidad; y la decisión -que debería estar ya sobre la mesa- de cuál será finalmente la conexión entre la 'Y vasca' y el corredor navarro, por Ezkio como apostaba el Gobierno Vasco o por Vitoria, más económica y menos costosa técnicamente.

Adif además tiene que adjudicar de nuevo las obras que faltan para terminar de adecuar mediante un tercer raíl la vía convencional entre Irun y San Sebastián para permitir la llegada, cuanto antes, de los trenes de alta velocidad desde Francia. El primer hito marcado para este 2019 y que tampoco se va a cumplir.

Más información

Temas

Y Vasca