Fallece el vecino de Errenteria agredido el domingo en Donostia

Fallece el vecino de Errenteria agredido el domingo en Donostia

El hombre, de 61 años, estaba ingresado en estado de muerte cerebral en el Hospital Donostia

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

Su estado era crítico e irreversible, y finalmente el vecino de Errenteria agredido el domingo por otro hombre en el barrio de Gros de Donostia ha fallecido esta mañana. Así lo han confirmado fuentes oficiales a este periódico a primera hora de esta tarde. El hombre permanecía en el Hospital Donostia, donde ingresó pasadas las 10.00 horas de la mañana. Hacia mediodía los médicos informaron de que había entrado en estado de muerte cerebral. Su situación era, por tanto, irreversible, y finalmente su muerte ha sido certificada este lunes. Con este caso ya son cinco los homicidios perpetrados en Gipuzkoa en lo que va de año.

Los hechos ocurrieron a plena luz del día, sobre las 10.00 horas de la mañana en el barrio de Gros de Donostia, en el paso de cebra que conecta la calle Miracruz con Gran Vía. Al parecer, según narran fuentes de la Guardia Municipal de la capital guipuzcoana, el errenteriarra cruzaba por el paso cuando se topó con otro hombre. Por causas que no han trascendido este le agredió y le propinó varios golpes, al parecer sin utilizar ningún tipo de arma o elemento externo, informan fuentes policiales. El hombre cayó sobre el asfalto, y la Policía investiga si su muerte se debe a la agresión o al golpe que sufrió al impactar con el suelo.

Testigos de los hechos alertaron a la Policía Municipal, que se personó en el lugar minutos después de que se produjera la agresión. Los agentes, al comprobar que el hombre estaba herido de gravedad, avisaron a los servicios de emergencias. Dos ambulancias se trasladaron hasta allí, así como patrullas de la Ertzaintza.

Concentración este martes al mediodía en Donostia

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, así como los portavoces de todas las fuerzas políticas del Ayuntamiento han lamentado los hechos que han provocado la muerte del vecino de Errenteria, y han convocado una concentración de repulsa para este martes a las 12.00 horas en los jardines de Alderdieder.

En un comunicado, el Ayuntamiento donostiarra ha mostrado sus condolencias a la familia del vecino de Errenteria fallecido como consecuencia de la agresión sufrida en la mañana de este pasado domingo en el barrio de Gros. El Consistorio ha trasladado a la familia de la víctima y a sus amigos y allegados su «cercanía en estos duros momentos».

Pocas horas antes de conocerse el fallecimiento del vecino de Errenteria, el alcalde donostiarra ha expresado su «condena» ante lo ocurrido, como «siempre merece cualquier agresión», pero se ha decantado por «la prudencia» ante las circunstancias «diferentes» que presenta este caso, por «el horario» en que se produjo y la edad de la víctima.

Aún desde esa «prudencia», el alcalde ha lamentado que éste sea el tercer caso que se registra en San Sebastián en menos de un año con «un parecido bastante grande», después de que el pasado 26 abril un menor de 17 años recibiera una paliza en el exterior de una céntrica discoteca y muriera dos días después, y el 12 de agosto del año pasado un joven de 28 años de Urnieta fuera agredido en la Parte Vieja, durante las fiestas de Semana Grande, para fallecer tras dos meses en coma.

La víctima, de 61 años, se encontraba sangrando tendida en el suelo entre el paso de cebra y la mediana que lo separa de la carretera que va hacia Ategorrieta. Sus lesiones eran de carácter grave, por lo que fue inmediatamente trasladado al Hospital Donostia. A pesar de los esfuerzos de los médicos, que trataron de reanimar a la víctima durante más de una hora, sobre las 12.00 horas del mediodía entró en estado de muerte cerebral, en el que ha permanecido hasta este lunes por la mañana, cuando ha fallecido.

La Policía recabó los testimonios de varios testigos que presenciaron los hechos, quienes identificaron a una única persona como la causante de la agresión, un hombre del que no han trascendido más datos y que logró huir del lugar de los hechos. La Policía le busca desde ayer, aunque por el momento no se han producido detenciones. Asimismo se ha solicitado un informe médico para conocer si el estado de muerte cerebral se produjo por los golpes recibidos en la agresión o por el impacto sufrido al caer al suelo.

El despliegue policial para encontrar al agresor huido era ayer evidente en el barrio de Gros y alrededores. Varias patrullas de la Ertzaintza y de la Policía Municipal recorrían las calles a pie y en coche, e incluso se desplazaron a posibles puntos de salida de la ciudad como las estaciones de bus y de tren, ante la posibilidad de que el agresor pudiera desplazarse en alguno de estos medios de transporte. La investigación sigue abierta, aunque por el momento no ha dado el resultado deseado.

Cámaras de vigilancia

La Policía también revisó las cámaras de vigilancia de la zona para poder obtener más datos sobre el suceso. Se da la circunstancia de que el Ayuntamiento de Donostia no cuenta con videovigilancia en ese punto, por lo que solicitaron las grabaciones de los locales cercanos al lugar donde se cometió la agresión. «Nos han pedido los vídeos de las cámaras pero no tenemos ninguna que apunte a la calle, solo al interior de la tienda», explicaba la responsable del establecimiento de golosinas ubicado justo frente al paso de cebra.

El comercio abrió sus puertas pasadas las 10.30 horas, cuando la víctima ya había sido trasladada. «Solo quedaba la Policía inspeccionando la zona justo por donde está la mediana», relató. «La mayoría de los vecinos del barrio desconocían los pormenores del suceso, aunque muchos de ellos habían presenciado el despliegue policial y sanitario. »Pensábamos que había sido un accidente de tráfico, no imaginábamos algo tan horrible«, señalaron.

Más información