LA DESPENSA

10 cenas fáciles de preparar

Las brochetas, una buena alternativa. /
Las brochetas, una buena alternativa.

Si te falta tiempo, te presentamos diez recetas económicas, fáciles de preparar e incluso algunas de ellas, saludables

La cena puede convertirse en la comida a la que menos tiempo le dedicamos en la cocina, ya sea los que trabajan fuera y llegan a casa con poco tiempo para preparar un menú, aquellos que les gusta cenar ligero u otros motivos concretos. Sea cual sea la situación, condena a mucha gente a cenar cualquier cosa por falta de tiempo o energía. Con las 10 recetas que os presentamos a continuación, podrás cenar adecuadamente y sin prácticamente esfuerzo. Cenas rápidas y facilísimas para no complicarse la vida, y algunas de ellas sin dejar de comer sano y riquísimo.

Brochetas de pavo y verduras a la parrilla

Solo tenemos que coger unos tacos de carne de pavo, pollo o cerdo, insertarlos en palos de brocheta junto con verduras intercaladas y asarlos a la parrilla. Un ejemplo puede ser con carne de pavo, pimiento verde, berenjena y cebolla morada. Y para acompañar, podemos usar una salsa de soja u otras salsas ligeras a base de yogur, mostaza, pepino…

Ensalada de aguacate, mango y fresas

Sobre una base de lechuga o brotes verdes, ponemos mango y fresas en taquitos y una espiral de láminas de aguacate. Obtenemos una explosión de colores, olores y sabores irresistible y muy fácil de hacer.

Lomo de salmón con costra de almendras

Tras sazonar un lomo de salmón, lo colocamos en una fuente de horno forrada con papel sulfurizado. Para hacer la costra, mezclamos un puñado de pan rallado con uno de almendra molida, unas hojas de albahaca y un ajito picado. Cubrimos el lomo con esta mezcla y lo completamos con unas almendras laminadas y con un hilo de aceite. Lo horneamos unos diez minutos y listo para gustar.

La caballa, una buena opción.
La caballa, una buena opción.

Caballa marinada

Este plato es muy sencillo y económico. Comenzamos cortando en tiras los filetes de caballa, y los maceramos durante dos horas con zumo de un limón y su ralladura, junto con 50ml de aceite y sal. Una vez macerada, aliñamos con aceite y sal y lo servimos en rodajas de pan y ensalada y/o germinados.

Carpaccio de ternera

Hoy en día podemos encontrar carpaccio de ternera ya cortado en finas capas y listo para servir en la mayoría de los supermercados y establecimientos de comestibles. Nuestra receta ideal es un aporte extra de proteínas. Lo podemos acompañar con una ensalada, para que el resultado sea una comida ligera y completa sin ni siquiera tocar el fogón.

Rollitos de pollo rellenos de jamón

Sobre unos filetes de pechuga de pollo, ponemos una loncha de jamón serrano. La enrolamos y lo sujetamos con un cordel o palillo. Lo doramos en una sartén con un hilo de aceite. Una vez dorados, añadimos salsa de tomate, unas verduritas cortadas en taquitos, un poquito de vino –opcional– y lo dejamos cocer tapado unos diez minutos. Para decorar, podemos espolvorear por encima unas hierbas aromáticas.

Salpicón de marisco con aguacate

Utilizamos langostinos cocidos, mejillones y palitos de cangrejo. Todo ello junto con un delicioso aguacate en trozos y mayonesa. Lo decoramos con huevas de salmón y hierbas frescas y nos queda un plato para chuparnos los dedos.

Tortilla rellena de jamón, queso y verduras

Por un lado, salteamos unas tiras de verdura. Y por otro, hacemos unas tortillas a la francesa individuales. Entonces, a cada una, le ponemos una loncha de jamón, una de queso, las tiras de verdura y lo enrollamos. Si nos gusta con queso fundido, solo tenemos que calentarla un par de minutos en el microondas. Como vemos, no tiene ningún misterio.

La pasta siempre te saca de un aprieto.
La pasta siempre te saca de un aprieto.

Espaguetis de calabacín y langostinos

Rápidamente, cogemos unos espaguetis de calabacín de los que venden ya preparados (o podemos hacerlos nosotros con un espiralizador o un pelapatatas). Los salteamos y los mezclamos con unas gambas o unos langostinos pelados y salteados. Para aderezar, los podemos rociar con un poco de zumo de limón, o hacer una vinagreta con aceite de oliva y ajo y perejil picados.

Guisantes con calamares

Salteamos unas anillas de calamar y unas tiras de cebolla morada y cuando ya casi estén añadimos unos guisantes hervidos. Salteamos todo a la vez. Si utilizamos guisantes congelados o de bote, no tardaremos nada en tenerlos listos.