Ryan Gosling presenta 'First Man' y la historia de Neil Armstrong en Donostia

Ryan Gosling y Claire Foy durante el photocall en el Kursaal. / Ainhoa Múgica

Ryan Gosling y Claire Foy presentan en San Sebastián su última película, 'First Man'

INÉS RODRÍGUEZSan Sebastián

Ryan Gosling es sin duda el protagonista del día en el Festival de Cine de San Sebastián. El actor canadiense arrasó anoche al llegar al María Cristina y ser recibido por cientos de fans y hoy presenta su última película, 'First Man'. Lo hace acompañado de su compañera de reparto, Claire Foy, conocida por interpretar a Isabel II en la serie 'The Crown'. Pese al tiempo nublado y la temperatura fresca hoy en Donostia ambos han podido posar sin problemas ante la playa de La Zurrriola para posteriormente dirigirse a la sala de prensa donde explican los detalles de la película que les trae a Donostia.

A su llegada a las terrazas del Kursaal, donde ha tenido lugar este mediodía el photocall oficial del Zinemaldia, Ryan Gosling se ha mostrado cercano y simpático a los periodistas y fotógrafos que allí esperaban, a los que ha dicho que aunque llevaba pocas horas en San Sebastián le está gustando la ciudad. «Solo la he visto desde la ventana del hotel y me ha gustado, me encantaría volver en otro momento», ha dicho.

Ya en la rueda de prensa, Gosling se ha mostrado encantado de poder dar a luz a «una historia extraordinaria, es un mensaje muy merecido a Neil Armstrong». Encarnar a Neil no ha sido del todo sencillo, pero que han contado con la ayuda de la familia. Gosling ha reconocido que «era un hombre con muchas capas. Intentamos quitar esas capas y mostrar el hombre tras el mito. Fue extraordinario la cantidad de cualidades que fuimos descubriendo. Para mi ha sido un honor revelar muchas de las capas que tenía. Creo que ha sido importante centrarnos en las historias de Neil y Jannet. Sus historias merecen ser contados y esta película es un tributo y homenaje».

Preguntado sobre qué ha supuesto como actor interpretar a Neil Armstrong, Gosling ha reconocido que ha «sido un reto. Es un desafio intentar transmitir las capas de su personalidad, la cantidad de humildad y valentía. Reflejar eso me ha beneficado como actor».

En la pantalla se ve a Armstrong como un tipo difícil de conocer, y que no expresaba sus emociones. Gosling dice que recibió mucha ayuda por parte de los hijos, la exesposa del astronauta y otros familiares y personas que trabajaron con él para «intentar comprender al hombre». La responsabilidad de acertar ha sido la mayor diferencia con 'La La Land'. En una película de fición puedes crear lo que quieras, pero aquí los hijos y la mujer de Neil iban a ver la película y había que honrar a su padre».

El filme busca transmitir al espectador el peligro real que implicaban esas misiones, metiéndolo en la cabina de mando con los astronautas y mostrando que la tecnología de esa época no tenía nada que ver con la actual. Si para rodar 'La la land' Gosling aprendió a tocar el piano en tres meses, en esta ocasión se propuso aprender a pilotar y llegó a tomar algunas clases. «Pero enseguida me di cuenta de que mi foco debía estar en su personalidad, que era realmente compleja, tenia mucho trabajo que hacer ahí», ha asegurado.

Además, Gosling se ha detenido a explicar cómo ha sido grabar la película. En cuanto a la preparación física y profesional, la NASA les abrió las puertas y asistieron a una especie de campo de entrenamiento espacial. «Sólo llegamos a rascar la superficie, cada día recibíamos una sobrecarga de información; fue interesante pasar tiempo con personas que han experimentado esas misiones, pero esa gente es muy brillante y reflejar su trabajo ha sido un reto realmente difícil», ha confesado. «En el plató había gente que había estado en la luna y que nos transmitían lo que sintieron. Muchos astronautas reconocieron que fueron a conocer la luna, pero en realidad encontraron la tierra. Es un viaje muy espiritual y en el plató todo lo que nos rodeaba se acercaba lo máximo posible. En ese sentido ha sido sencillo. La mayoría de las conversaciones de la película son transmisiones. Estoy emocionado de que la mayoría de la gente lo pueda ver».

Claire Foy, que saltó a la fama gracias a su papel de reina Isabel II de Inglaterra en la serie 'The Crown', encarna a Janet, la primera mujer de Neil, que falleció en junio pasado a los 81 años. «Janet no era una mujer convencional de la época», considera la actriz, pese a su empeño en vivir «una vida normal», ocupándose de sus hijos, su marido y su casa. En cualquier caso, Foy agradece que las mujeres de los astronautas formen parte de la historia en este caso porque «todas esas mujeres tenían su propio universo interior independientemente de lo que hicieran sus maridos». Foy ha admitido que para poder contar la historia la Armstrong «no puedes ignorar a los seres queridos que le animaron y ayudaron. Era un superviviente. Jannet es una parte integrante y quería representarle a ella, le admiraba y he tenido una gran suerte de poder interpretar su personaje». Lo que más le gustó del guión era que «era real. Había momentos de alegría y triunfo, pero también de confusión. Hay esperanza en la historia que contamos nosotros. No es que sea un final feliz, al estilo hollywoodiense. La relación no va a estar donde estaba pero eso no significa que no vaya a ser excelente», ha matizado la actriz principal.

Por último, preguntado por el terremoto que desata, Gosling ha admitido que no le pasa siempre que baja de un coche. «Menos mal, lo agradezco», ha bromeado, «pero agradezco el cariño que he recibido en San Sebastián» .

Presentación en el Victoria Eugenia

El protagonista de 'La La Land' y de 'Drive' interpreta en 'First Man' al astronauta Neil Armstrong en una historia que dirige Damien Chazelle y que recrea la preparación de la misión Apolo XI en 1969 para llevar al hombre a la luna.

La película la han presentado oficialmente sus protagonistas esta tarde en el Victoria Eugenia, donde se ha proyectado a las siete como parte de la programación de 'Perlas'.

Ryan Gosling y Claire Foy han recorrido juntos la alfombra roja instalada entre el María Cristina y el teatro donostiarra y, de nuevo, han mostrado su cara más amable con el público agolpado en la calle. Especialmente Ryan que, muy aclamado, se ha prestado a repartir autógrafos, selfies y saludos por doquier.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos