El Pleno incorpora 2,8 millones de euros al presupuesto en una sesión fuera de lo normal

Larga sesión. El pleno de ayer se prolongó cuatro horas y media y casi todo el tiempo se dedicó al debate de la modificación del presupuesto y las enmiendas a la misma. / F. DE LA HERA
Larga sesión. El pleno de ayer se prolongó cuatro horas y media y casi todo el tiempo se dedicó al debate de la modificación del presupuesto y las enmiendas a la misma. / F. DE LA HERA

El Gobierno presentó una propuesta con buena parte de lo requerido por SPI, PNV y Bildu, que aún realizaron 23 enmiendas

IÑIGO MORONDO IRUN.

La dinámica que se instaló en el Ayuntamiento después de que PSE y PNV rompieran su acuerdo de gobierno el pasado enero está llevando a la Corporación Municipal, una y otra vez, a situaciones sin precedentes. El Gobierno socialista está en minoría y el bloque de oposición Sí se Puede Irun-PNV-EH Bildu cuenta con 13 de los 25 votos, lo que anula la trascendencia del sentido del voto de las concejalas del PP.

En ese contexto, Irun ha vivido la primera comisión de investigación en la ciudad, impulsada por ese bloque SPI-PNV-Bildu. Coincidieron también en la votación del informe final de la misma, que supuso, también por primera vez, la reprobación plenaria de un alcalde. Ha sido objeto de debate público una moción de censura al primer edil, que sería igualmente la primera y que, a tenor de las últimas declaraciones realizadas, EH Bildu no da aún por descartada.

Con motivo de una modificación de créditos, es decir, una ampliación del presupuesto municipal, se han vuelto a dar situaciones inéditas. La principal, que tres grupos de la oposición han pretendido que el dictamen que se debatiera y votara fuera el suyo en lugar del que presentaba el área de Hacienda, posibilidad que los informes de los servicios técnicos municipales han negado por ser contraria a la legislación.

SPI, PNV y Bildu hicieron valer su mayoría en 15 enmiendas; 3 las retiraron y 5 las asumió el Gobierno

Eso llevó a que en el pleno de ayer SPI, PNV y Bildu defendieran hasta 23 enmiendas parciales sobre una propuesta de partida que aglutinaba, en palabras del delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez, «buena parte de lo que solicitaron estos grupos», incluidas partidas que se pedían en las enmiendas presentadas, como se pudo ver a lo largo del debate. Así se explica que pese a la mayoría absoluta que suman los tres grupos proponentes, tres fueran retiradas y cuatro asumidas por el Gobierno sin cuantía alguna (otra se asumió con asignación económica de 30.000 euros incluida). Las otras quince se aprobaron con esa mayoría indiscutible de los tres grupos y, sólo en un caso, con el apoyo del PP.

Tres de las quince eran enmiendas de reducción. Eliminando partidas para la reurbanización de calle Lapice, la rehabilitación del edificio de Emigración y la sustitución de las ventanas de madera de la casa consistorial, SPI, PNV y Bildu redujeron la modificación en 250.000 euros. El incremento fue de 233.000 con partidas diversas: un estudio sobre la implantación de un Servicio de Emergencias Sociales que complemente al de Diputación (10.000), fondos para la atención a migrantes en tránsito (12.500), ayudas para hacer frente a la pobreza energética (100.000 con un ajuste de 35.000 en la partida de ayudas especiales), mobiliario para el traslado del Servicio de Juventud (30.000), prolongación de acera hasta la estación del Topo en Ventas (60.000), subvención a Mugan (12.500), ampliación de ayudas a las AA VV (15.000) y contratación de tres técnicos (de mayores, memoria histórica y juventud) a razón de 6.000 para cada caso, de aquí a final de año, porque al corresponder al capítulo presupuestario de Personal, el interventor advirtió que no cabía el compromiso plurianual previsto.

Aprobación casi unánime

Las aportaciones del interventor no se limitaron sólo a esto. Durante la sesión, realizó varias advertencias y peticiones de aclaración sobre las enmiendas a los tres proponentes, algo fuera de lo habitual. También hubo una advertencia de la secretaria municipal con la última enmienda, una propuesta para retransmitir por streaming las comisiones informativas. Indicó que tampoco aquí cabía compromiso plurianual y avisó que, al tratarse de reuniones que no son públicas, es necesario un «análisis jurídico previo». Pero se aprobaron 10.000 euros para retransmitir las sesiones hasta final de año.

Hubo más cosas raras, muchas, pero con nula transcendencia para el resultado: 2.875.904 euros más para el presupuesto, a falta de la comprobación final por parte del área de Hacienda, que bien podría corregir el dato porque llevar la cuenta sobre la marcha resultó casi imposible.

Con las enmiendas resueltas, tanto Socialistas de Irun como Sí se Puede Irun, PNV y EH Bildu votaron a favor, mientras que el PP, que acabó retirando la única enmienda que había presentado (arrancar la construcción de la ampliación del Ayuntamiento con dos millones anuales durante cuatro años), se abstuvo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos