¿Por qué fracasan el 95 % de las dietas que comienzan en septiembre?

¿Por qué fracasan el 95 % de las dietas que comienzan en septiembre?
Pixbay

La media de kilos que se ganan durante las vacaciones son entre dos y cuatro, por culpa del sedentarismo y de la mala (y excesiva) alimentación. Te contamos por qué la mayoría de las dietas de adelgazamiento que se inician en septiembre fracasan

TAMARA IZQUIERDO

En vacaciones es habitual descuidar la alimentación, comer en exceso, no realizar ejercicio y darse al dolce far niente, por lo que el sedentarismo es otro de los factores que hace que puedas ganar peso en verano. Al llegar septiembre te encuentras con esos kilos de más y suele ser, junto con el comienzo del año, la época en la que más dietas de adelgazamiento comienzan. Te contamos por qué solo un 5% de esas dietas bienintencionadas tienen éxito.

Pixbay

Polizones de verano

Por muy buenos propósitos que tengas al inicio del verano es prácticamente inevitable (salvo que seas poseedora de una férrea voluntad de la que carecemos muchas mortales) coger unos kilillos de más. Las quedadas con amigos, las reuniones familiares, el terraceo, las visitas al chiringuito… el verano está para disfrutarlo y no seremos nosotras las que juzguemos a nadie por volver con unos kilos más después de las vacaciones.

Lo malo de llevar una alimentación sana y equilibrada es que es muy sencillo saltarse la dieta habitual y engordar, ya que el verano invita a pasarse con los hidratos de carbono. Sí, acuérdate de esas patatas fritas de aperitivo con la cervecita, esos arroces instagrameables, los helados… es un suma y sigue que es difícil controlar, eso sin hablar de los alojamientos con pensión completa, los cócteles o los dulces caprichos veraniegos.

Pixbay

Llega septiembre y con él la vuelta a la rutina y el propósito de bajar esos kilos que se han sumado en la báscula estas vacaciones, sin embargo el 95% de las dietas de adelgazamiento fracasan.

Causas del fracaso en las dietas

Uno de los problemas que surgen con las dietas de adelgazamiento, incluso si están bien planteadas, es el cambio radical de alimentación con una restricción calórica importante. Esto suele ser un factor que provoca ansiedad por la comida, irritabilidad y falta de adhesión, es decir, están abocadas al fracaso.

«Debemos abordar el problema desde un punto de vista integral. Por un lado, desde los famosos tres frentes: nutricional, físico y psicológico, pero también ayudando al paciente a tener menos apetito y una saciedad precoz que aumente el cumplimiento dietético», explica el doctor López-Nava, director de las Unidades de Endoscopia Bariátrica del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) y del Hospital HM Delfos de Barcelona.

Pixbay

Lo ideal sería combinar la dieta con la práctica de ejercicio, elegir alimentos saciantes para evitar la ansiedad y aumentar el consumo de proteína para eliminar la sensación constante de hambre.

Cuidado con acumular kilos

Hay dos temporadas a lo largo del año que hacen que subamos de peso, una es después de los excesos navideños y otra después del verano. Los expertos advierten que es importante no dejarlo pasar y no acumular kilos que lleven a problemas de sobrepeso y de salud más graves.

«El verano es una época crítica para las personas con problemas de peso, porque esos dos o tres kilos se suman a los dos que cogieron en Navidad y a los dos que aumentarán el siguiente verano», añade el Dr. López-Nava. «Es un círculo del que resulta muy difícil salir y que nos puede hacer engordar fácilmente 10 o 12 kilos en 10 años, con los problemas de salud que ello conlleva».

Pixbay

Para evitar acumular kilos ponte las pilas y vuelve a tu rutina saludable, solo con evitar los excesos y hacer ejercicio vas a poder controlar muy bien el peso. Ánimo que este mes puede dejar de ser el mes del fracaso de las dietas de adelgazamiento y ser lo que siempre ha sido, una oportunidad para el reseteo y un nuevo comienzo hacia hábitos de vida más saludables.