Hipopresivos, los ejercicios estrella

Una mujer realiza una postura hipopresiva. /MujerHoy
Una mujer realiza una postura hipopresiva. / MujerHoy

Los abdominales hipopresivos se basan en técnicas respiratorias y sus beneficios se centran principalmente en el core y en el suelo pélvico

Leire González
LEIRE GONZÁLEZ

Los abdominales hipopresivos son un estupendo ejercicio que está en auge. Su base son las técnicas respiratorias y la aparente sencillez de movimientos hace que sean recomendados en multitud de casos, por ello su práctica está muy extendida en todo tipo de deportistas. Sus beneficios se centran principalmente en el core y en el suelo pélvico, pero van más allá.

Logran reducir el perímetro de la cintura, mejorar la postura de la columna y los problemas de lordosis lumbares, cervicales y cifosis dorsal. Ayudan a aumentar el tono del suelo pélvico y de la faja abdominal hasta en un 58%. También incrementan la fuerza del suelo pélvico un 20%.

Como estos ejercicios están fundamentados en apneas, consiguen mejorar la resistencia, la fuerza explosiva y la capacidad anaeróbica al elevar el metabolismo hasta un 15%. También mejoran las prestaciones sexuales en mujeres y hombres por el incremento de la vasculación, la cantidad de sangre que llega al suelo pélvico.

Otro de sus principales beneficios es que ayudan a evitar y controlar la incontinencia urinaria, además de gestionar correctamente las presiones abdominales y evitar los prolapsos.

Por todo ello, son el ejercicio estrella después del embarazo, ya que tonifican la musculatura profunda abdominal, sin provocar tensión. Todo esto ayuda a mejora la diástasis de los rectos del abdomen, que durante el embarazo se separan.

Cuidado si sufres de hipertensión

A pesar de ser numerosos sus beneficios, es cierto que también tienen contraindicaciones. Las personas con tensión arterial alta, debido a la necesaria apnea respiratoria, pueden sufrir un incremento de la tensión. Por lo tanto, hay que tomarse la tensión antes de realizar los ejercicios y después cada 2-3 minutos de realizar alguno de ellos. Si la tensión se mantiene en valores normales, se puede seguir con los ejecicios controlando la tensión cada 5-10 minutos. Si se produce un aumento de la misma, conviene aumentar el tiempo de descanso o hacer las diferentes posturas sin apneas.

Por otra parte, las embarazadas también tienen prohibido realizar estos ejercicios.

 

Fotos

Vídeos