Francia, en pie de guerra contra el ingrediente que esconden las chucherías

Francia, en pie de guerra contra el ingrediente que esconden las chucherías

Los pasteleros franceses se comprometen a prohibir el dióxido de titanio o E171, un componente habitual en los dulces y en cosmética que estudios relacionan con el cáncer

Leire González
LEIRE GONZÁLEZ

El dióxido de carbono o E171 es un aditivo muy habitual en los productos de pastelería e higiene. Solo hay que mirar los ingredientes de galletas, tartas, chucherías, chicles o pastas de dientes, entre otros muchos, para comprobar que su utilización está muy extendido.

Esta semana los pasteleros franceses han anunciado su intención de prohibir el aditivo alimentario E171 o dióxido de titanio, como tarde «a finales de 2019». Pero, ¿por qué?

¿Dónde y para qué se utiliza?

Este aditivo alimentario es muy popular en la pastelería y confitería. Está muy extendido en la fabricación de galletas, chocolates y tartas. También en los chicles y chucherías. Principalemnete se utiliza porque intensifica el sabor de los dulces y agrega textura a los productos.

Los productos cosméticos también utilizan el dióxido de titanio para blanquear, como ocurre en las pastas de dientes; para colorear, como en el caso de los maquillajes y por sus propieddades de absorción ultravioleta, en el caso de las cremas colares.

Después del tratamiento, el dióxido de titanio se presenta en forma de un polvo blanco que contiene partículasde diversos tamaños, incluidas nanopartículas.

Este aditivo es un componente que lleva tiempo en el foco, ya que un estudio publicado en 'Nature' lo relacionó con el cáncer . El citado estudio, publicado el pasado año, ponía de relieve que el E171 traspasa las paredes del intestino y llega al organismo, con efectos sobre la salud, en concreto problemas del sistema inmunitario y lesiones precancerosas en el colon. En concreto, el 40% de las ratas expuestas al colorante E171 presentaban tumores precancerosos en el intestino grueso y el colon.

Estas conclusiones hicieron al gobierno galo tomar medidas. Este mes de mayo, anunció su intención de solicitar la suspensión del uso en productos alimenticios en forma de nanopartículas, con mayor probabilidad de ingesta en el cuerpo.

Los confiteros franceses han dado un paso más. Esta semana han anunciado su compromiso de prohibir el dióxido de titanio o el E171 «lo antes posible y no más tarde de finales de 2019». «Los pasteleros estamos comprometidos y las soluciones se están implementando», anunció Florence Pradier, secretaria general de los pasteleros de Francia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos