La Fiscalía ve indicios de delito en la OPE de Osakidetza

OPE de Osakidetza en el BEC/P. Urresti
OPE de Osakidetza en el BEC / P. Urresti

ELA avanza que la investigación del Ministerio Público ha concluido y apunta a la dirección del servicio de salud vasco como «figura clave» en las irregularidades | Salud dice no haber recibido la notificación de la Fiscalía y muestra su «respeto y colaboración con la investigación»

SONIA ARRIETA

La Fiscalía Superior del País Vasco ve indicios de delito de revelación de secretos en la OPE de Osakidetza, y apunta a tres jefes de servicio como presuntos autores de las filtraciones que se investigan desde el pasado año. El sindicato ELA ha avanzado el contenido del escrito que la Fiscalía ha enviado al Juzgado, con el fin de que se investiguen los hechos y se determinen las responsabilidades penales que correspondan. Ante estos hechos, la central sindical pide el «cese inmediato» del consejero de Salud Jon Darpón.

El Departamento de Salud del Gobierno Vasco ha señalado no haber recibido todavía notificación alguna de la Fiscalía del País Vasco, aunque ha reiterado su «máximo respeto y colaboración» con la investigación abierta por el Ministerio Público. Ha abogado por esperar a «contar con toda la información para poder realizar una valoración».

Según señala ELA, en una nota difundida este lunes, la Fiscalía «señala directamente a la dirección de Osakidetza como «figura clave» en las irregularidades de la OPE bajo sospecha. En ese sentido, avanza que, según el escrito, aunque Osakidetza había decidido encargar al IVAP la elaboración de los exámenes teóricos de las especialidades médicas, «quien finalmente y en realidad designaba a las personas que elaborarían el examen fue la Dirección de Osakidetza, que les proporcionó un listado de personas, una por especialidad médica». Y especifica que las personas que «participaron en proporcionar tales nombres fueron el director de Recursos Humanos, el subdirector de Recursos Humanos y el director de Asistencia Sanitaria».

Según ELA, la Fiscalía señala, asimismo, que el IVAP desconocía que esas personas que constaban en el listado proporcionado por la dirección de Salud Pública, y que finalmente confeccionaban los exámenes, en ocasiones, fueran también miembros de los tribunales. Señala que «ese conocimiento lo tenía quien designaba a tales miembros a sabiendas de que no solo iban a elaborar el primer examen, sino evaluar este y participar en el segundo». El escrito señala además que «la decisión de designar a uno y otro profesional se realizaba de un modo exento del control necesario para excluir la arbitrariedad», y añade que «no constan criterios objetivos en la designación».

Señala, asimismo, indica ELA en su comunicado, que Osakidetza ha interferido en la decisión de los tribunales calificadores y que no ha obrado con homogeneidad de forma que, por ejemplo, en unos casos decidió que los dos exámenes fueron elaborados por el IVAP, y en otros, el segundo lo fuera por el Tribunal.

Una vez que afloró la gravedad de lo que había sucedido, a juicio de la Fiscalía, la Dirección de Osakidetza actuó, nuevamente, de forma parcial. Señala así que cuando prácticamente todos los miembros del Tribunal de Angiología señalaron que, en caso de repetirse el examen, no procedía la permanencia de una de las vocales, por sospechas de filtración, el director de Recursos Humanos decidió su permanencia, «aun sabiendo que era la persona que había confeccionado los dos exámenes». Llama la atención, indica el sindicato, que cuando se abrió el expediente de información previa en relación con los exámenes de Angiología y Cirugía Vascular, se nombró instructor del mismo al Subdirector de Recursos Humanos, que fue uno de los que decidió quién iba a confeccionar el examen.

Tres jefes de servicio

ELA, que desgrana parte de las conclusiones, indica que la Fiscalía señala a tres jefes de servicio como presuntos autores de las filtraciones en las especialidades de Anestesiología y Reanimación, Angiología y Cirugía Vascular, y Aparato Digestivo.

«Las actuaciones de la Fiscalía vienen a avalar lo que desde ELA ha denunciado en repetidas ocasiones: que lo ocurrido en esta OPE no es un fenómeno aislado, sino una muestra más de un sistema corrupto, al frente del cual están varios jefes de servicio con la total cobertura de la Dirección de Osakidetza». «Estos son quienes controlan quién trabajará, una vez superada la OPE, en su respectivo servicio, tanto en régimen de contratación temporal como indefinida, lo que significa que se ignoran y se incumplen, a sabiendas, los principios que deben regir el empleo público, en perjuicio de la calidad del servicio y todo ello como parte de un sistema corrupto de selección», denuncia la central, una de las que ha denunciado las irregularidades en la oposición pública.

ELA indica que, tras conocer estas conclusiones, necesariamente el proceso debe «derivar en el cese inmediato del consejero Darpón como máximo responsable de lo sucedido. Es inadmisible que este asunto se cierre en falso y nadie asuma las debidas responsabilidades, ya sea como actor principal o como cómplice de lo sucedido». Recuerda en este sentido que el consejero calificó «nuestra denuncia como duda obscena», y afirmó que las quejas de los opositores y la investigación dañaban la institución.

«Se debe poner fin de una vez por todas al sistema corrupto existente en la selección de médicos especialistas que abarca tanto la contratación temporal, como las OPEs y en cuya base está la alta tasa de temporalidad, que en Osakidetza ronda el 38%. Debemos señalar que todo ello mancha el buen nombre de muchos profesionales que día a día sacan adelante un servicio público», reclama el sindicato.