Pautas para seguir ante la ola de calor de esta semana

ola calor, playa, veraneante
La playa de la Zurriola, este martes. / Sara Santos

Frente a las alertas amarilla y naranja por altas temperaturas de los próximos días, recogemos unos consejos básicos para sobrellevar el calor

IRENE RETA

Aunque en verano se agradece una subida de las temperaturas, Euskadi se enfrenta a unas cifras nada habituales en sus tres provincias en los próximos días. Según las previsiones de Euskalmet, este miércoles y jueves los termómetros superarán los 30ºC en la costa y llegarán a los 38-39ºC en algunas zonas del interior. Ante estas temperaturas tan poco habituales, las autoridades vascas han emitido alertas amarilla y naranja para los próximos días.

Asimismo, desde el Departamento de Salud del Gobierno Vasco y Osakidetza, se ha puesto en marcha el 'Plan para prevenir los efectos del calor 2019', que recogen medidas básicas para evitar los efectos adversos de esta ola de calor, que presentamos a continaución.

Consumo de líquidos y alimentos

La recomendación más importante es, sin duda, beber abundantes líquidos para recuperar las pérdidas por el sudor. No hay que esperar a tener sed y se deben evitar las bebidas con cafeína, alcohol o demasiado azúcar, ya que producen la reducción de los líquidos corporales. La mejor opción: el agua.

De la misma forma, a la hora de escoger nuestras comidas y cenas estos días, se aconseja optar por alimentos con altos porcentajes de agua, como ensaladas, frutas y verduras. Estos también ayudarán a recuperar las sales perdidas durante la sudoración. Por el contrario, las recetas ricas en grasas y los platos demasiado abundantes dificultan la adaptación al calor.

Si estás en casa...

Puede que en casa, protegido de los rayos del sol, no seas tan consciente de los efectos nocivos del calor. Sin embargo, es importante contrarrestar la exposición a las altas temperaturas incluso entre cuatro paredes.

Para empezar, es recomendable cerrar las ventanas y bajar las persianas expuestas al sol. A la hora de ventilar, es mejor hacerlo en los momentos de menos calor, a primera y última hora del día.

En las estancias más caldeadas, se debe encender un ventilador o el aire acondicionado. Si la sensación de calor persiste, refréscate el cuerpo, especialmente la cara y las manos, con agua fresca.

Y si estás en la calle...

Fuera de casa es donde más cuidadosos debemos ser esta semana, para evitar posibles golpes de calor. Si tu plan es aprovechar y ponerte moreno, evita las horas centrales del día y protégete con gorra, gafas de sol y protector solar.

Más

También es importante reducir al máximo los esfuerzos físicos extremos, para frenar la sudoración y la pérdida de líquido y sales minerales. Sobre todo en las horas de más calor, de 12h a 16h.

Para los que no pueden eludir su trabajo al sol, es necesario cubrir la cabeza con algún sombrero y llevar ropa ligera y transpirable. Además, se debe beber agua con mucha frecuencia, de dos a cuatro vasos por hora.

Cuidar de los más vulnerables

Estos días aquellos que más riesgo sufren ante las altas temperaturas son las personas mayores, los bebés y niños y los convalecientes. En el último caso, hay prestar especial atención a los enfermos que guardan cama, aquellos con poco apetito o fiebre, personas con problemas digestivos o renales, enfermos que toman medicación de forma crónica -como diuréticos o antiinflamatorios- y aquellos que puedan tener una menor sensación de sed, como los que padecen demencia.

Ninguna de estas personas debe quedar desatendida, especialmente en espacios cerrados, como vehículos estacionados al sol.

Las personas ancianas, sobre todo las que viven solas o son dependientes, pueden tener dificultades para adoptar medidas protectoras por cuenta propia. Por ello, es importante comunicarse con ellos o visitarlos a lo largo del día, para comprobar su estado de salud.

Ante cualquier síntoma relacionado con las olas de calor -debilidad, fatiga, naúseas, desmayos, etc.-, no se debe dudar en consultar al personal sanitario, acudiendo a un centro médico o llamando al 112.

Recomendaciones ante el calor

Beber agua y alimentos con altos porcentajes de agua (frutas, verduras, etc.).
Mantener la casa ventilada y fresca (aire acondicionado, persianas bajadas, etc.).
En la calle, protegerse del sol, evitando las horas de más calor, utilizando crema solar, etc.
Prestar especial atención a la salud de niños, ancianos y enfermos.
Acudir a los servicios médicos ante síntomas adversos (mareos, cansancio, etc.).