El cobro de complementos en Osakidetza se retrasa por la marcha de Darpón

Jon Darpón. /
Jon Darpón.

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA SAN SEBASTIÁN.

Unos 7.000 trabajadores de Osakidetza esperaban cobrar a partir de la nómina de marzo un plus que, en función de la categoría laboral de cada uno, oscila entre los 150 y 500 euros al mes brutos. Pero se han quedado sin él. La dimisión el pasado día 14 del consejero de Salud Jon Darpón ha impedido que los pagos del llamado complemento profesional comiencen a efectuarse como estaba previsto, según la explicación facilitada por el departamento a los sindicatos con representación institucional. Al parecer, el exconsejero abandonó su cargo sin haber podido firmar la orden que autorizaba el reintegro; y su sustituta al frente del Departamento, Nekane Murga, tampoco ha tenido tiempo de resolver el asunto antes de que se abonen las nóminas.

El complemento de desarrollo profesional tenía que haber comenzado a abonarse en 2012. No se hizo. El pasado marzo, después de un largo proceso judicial, una sentencia del Supremo obligó a Osakidetza a restituir a sus trabajadores ese dinero, con los atrasos incluidos. Para entonces, el Servicio Vasco de Salud ya había previsto comenzar a abonar ese concepto a sus trabajadores. Conocido el fallo judicial, anunció que lo que vaya a ocurrir con los atrasos dependerá del resultado de un recurso de casación, aún por resolver en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

«Si hay un problema técnico, lo mínimo que se le pide al Departamento es que avise a los trabajadores de lo que está ocurriendo», protestó la delegada sindical de ELA Esther Saavedra.

El Departamento de Salud sostiene que su intención es comenzar a pagar «en breve» este complemento, si bien en ningún momento ha asegurado que comenzaría a hacerlo con la nómina de marzo. El abono del plus a los trabajadores del Servicio Vasco de Salud representará un desembolso de 100 millones de euros, que si llegan a pagarse los atrasos podría alcanzar la cifra de 250 millones.