Ingresan en un módulo de seguridad los tres encarcelados por la agresión grupal de Benidorm

Centro Penitenciario Alicante II, en la localidad de Villena.

La juez de guardia dejó en libertad sin medidas cautelares a los otros dos detenidos por la Guardia Civil

EFEAlicante

Los tres jóvenes de entre 18 y 19 años enviados la pasada medianoche a prisión por una juez por la presunta agresión sexual grupal en Benidorm (Alicante) a una joven de 20 años, noruega, han ingresado en un módulo especial de seguridad para internos de menos de 21 años de la cárcel de Villena.

La juez ha decretado la cárcel provisional, comunicada y sin fianza para estos tres individuos, franceses que pasaban las vacaciones en España, en un caso por delitos abuso sexual tras tomarles declaración hasta casi la medianoche del juevez en el juzgado de guardia de Benidorm. Al mismo tiempo, acordó la libertad sin medidas cautelares para los otros dos detenidos de la misma edad y nacionalidades.

Debido a lo tardío de la decisión de la juez, los enviados a prisión han pernoctado en los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de Altea y durante la mañana de este viernes han sido trasladados al centro penitenciario de Alicante II, en Villena. Allí estarán en un módulo de seguridad específico para internos de entre 18 y 21 años, con lo que se evita que se mezclen con reclusos más adultos.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles de madrugada y se conocieron a raíz de que la supuestamente agredida grupalmente y una amiga que denunció abusos, ambas turistas noruegas de 20 años, acudieran al centro de salud de Alfaz del Pi a la 1:45 horas, y relataran lo sucedido. Habían conocido a los detenidos por la red social Tinder y quedaron con ellos en Benidorm antes de dirigirse al apartamento donde, presuntamente, se cometieron la agresión y los abusos.

Defensa de las acusaciones

El abogado de uno de los cinco franceses detenidos en Benidorm por agresión sexual grupal a una joven noruega defiende que, según su cliente, se trató de una relación «consentida». El abogado Fabrice David explicó a Efe que su cliente, Hugo, actualmente en prisión provisional, «rechaza toda acusación de acto sexual sin consentimiento» e insiste en que mantuvieron relaciones ellos dos solos en una habitación del apartamento.

David criticó el tratamiento que han recibido los jóvenes detenidos «expuestos como verdaderos criminales» y considera que «ha habido una exageración mediática».

Según dijo a Efe el letrado, su defensa se centrará en el comportamiento de la joven que, según él, queda en evidencia por las conversaciones que tuvieron en Tinder: «Estos intercambios caracterizan la noción de consentimiento», dijo. Defendió además que esta aplicación está dirigida a encuentros sexuales y que la joven conversó con su cliente en ese sentido.