El Gobierno centra la lucha contra la contaminación en la eficiencia energética

Interior de un coche eléctrico. /Alberto Ferreras
Interior de un coche eléctrico. / Alberto Ferreras

El Plan Aire II, que cuenta con un presupuesto de 276 millones, pretende unificar los protocolos de alerta entre las administraciones

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

La mejora de la eficiencia energética es la principal prioridad del segundo Plan Nacional de Calidad del Aire 2017-19, Plan Aire II, aprobado hoy por el Gobierno y que está dotado con un presupuesto de 276 millones de euros. El objetivo, según explicó el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, al término del Consejo de Ministros, es garantizar el cumplimiento de la legislación en materia de calidad del aire en todos los ámbitos, reducir los niveles de emisión a la atmósfera, que actualmente se rebasan sustancialmente en distintos puntos del país.

El Plan Aire II, con 52 medidas dirigidas a la información ambiental, la fiscalidad, la movilidad, la investigación, la agricultura, el sector residencial, la industria y el transporte, solo pondrá en marcha programas de ámbito estatal, dado que el control de la calidad del aire es competencia exclusiva de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, indicó Méndez de Vigo. De esta manera, el Gobierno realizará el mayor desembolso en una de las principales fuente de emisiones a la atmósfera en los núcleos urbanos como es el caso de las edificaciones. Para ellas serán destinados 200 millones de euros, la parte del león del presupuesto. El reto es lograr la mejora de la eficiencia energética de los edificios con la mejora de los sistemas limpios o menos contaminantes para la refrigeración o calefacción de las instalaciones, los aislamientos o la iluminación.

El Plan Aire no olvida al sector del transporte y destina 50 millones a la renovación del parque automovilístico. En este caso está dirigido a la adquisición de vehículos híbridos o eléctricos, de dos o cuatro ruedas, siempre que precisen de matrícula. Asimismo, también se contempla el establecimiento de un programa de ayudas para actuaciones de eficiencia energética en el sector ferroviario, con un presupuesto de trece millones de euros. En este caso, el grueso de la ayuda estará dirigida a la electrificación de las líneas por las que aún circulan convoyes arrastrados por máquinas diésel y a la eficiencia de las instalaciones.

De las 52 medidas previstas en el Plan Aire II, quince son responsabilidad exclusiva del Ministerio de Medio Ambiente. Entre ellas destaca la necesidad de implantar un índice de calidad del aire a nivel nacional, «homogéneo y comprensible». Para su diseño, el departamento que dirige Isabel García Tejerina trabajará junto comunidades autónomas y ayuntamientos. Este índice estará relacionado con el futuro protocolo marco de actuación ante episodios de alta contaminación que también se establecerá de común acuerdo con todas las administraciones.

Con este protocolo marco, el Gobierno trata de homogeneizar el sistema de restricciones ante la alta contaminación que actualmente existe en el país, que no solo difiere entre autonomías sino también entre ciudades. Para mejorar el acceso del público a la información de calidad del aire se desarrollará una aplicación para dispositivos móviles que permitirá la difusión, en tiempo real, de los análisis de datos desde el Ministerio de Medio Ambiente.

Mejora de los niveles

     

     

     

El Gobierno destacó hoy que la calidad del aire en España «viene mejorando paulatinamente» desde 2001. El último informe, referido a 2016, muestra que la calidad del aire «ha mejorado ligeramente con respecto al año 2015», aunque se superaron los valores permitidos en dióxido de nitrógeno (NO2), material particulado PM10 y ozono troposférico (O3) «en zonas concretas», aunque en menor número que en el año anterior.

Según Ecologistas en Acción, durante los últimos días de noviembre dieciocho ciudades españolas superaron el nivel máximo permitido de emisiones. En el caso de Madrid, Barcelona, Guadalajara, Sevilla y Salamanca se rebasó el nivel permitido de 200 microgramos de NO2 por metro cúbico. En La Coruña, Avilés, Bailén, Barcelona, Granada, Huelva, Lérida, Madrid, Murcia, Puertollano, Santander, Sevilla, Talavera de la Reina, Valencia, Valladolid y Zaragoza se superaron las emisiones PM10.