El PP exige a Urkullu que la izquierda abertzale no participe en Herenegun! sin condenar el terrorismo

Amaya Fernández, en una imagen de archivo. /SARA SANTOS
Amaya Fernández, en una imagen de archivo. / SARA SANTOS

Reclama «parcialidad democrática» y huir de las «acusaciones infundadas»

A. González Egaña
A. GONZÁLEZ EGAÑA

El PP vasco ha pedido este jueves al lehendakari Iñigo Urkullu que la izquierda abertzale no pueda participar en el programa educativo Herenegun!, elaborado por la secretaría general de Derechos Humanos del Gobierno Vasco, hasta que no condene el terrorismo. Esta ha sido una de las cinco aportaciones «básicas e irrenunciables» de una «enmienda a la totalidad» que ha hecha pública esta mañana la secretaria general de los populares vascos, Amaya Fernández. Después de que el partido que lidera Alfonso Alonso reclamase la dimisión del secretario general de Derechos Humanos, Jonan Fernández, por lo que considera «gravedad» del contenido de la unidad didáctica sobre la historia de ETA Herenegun!, la secretaria general del PP vasco ha comparecido junto al parlamentario Carmelo Barrio para exponer una propuesta «de mínimos» en torno al citado programa educativo. «El mero hecho de pedir lo que pedimos evidencia el terrible déficit moral y democrático de las políticas públicas de memoria del Gobierno vasco», ha apostillado.

El primer pilar fundamental de los populares vascos es que «ETA y su entorno no pueden ser testimonio de autoridad». Ha recordado que el documento de Herenegun! defiende que el pluralismo tiene un límite: que «ninguna vulneración de derechos humanos puede encontrar legitimación o justificación». A renglón seguido, ha añadido que, a su juicio, «el principio escrito se convierte en contradicción con la inclusión de miembros de partidos políticos condenados por terrorismo en los materiales didácticos audiovisuales o de personas que llegan incluso a defender con orgullo que no tienen por qué condenar el terrorismo, como la parlamentaria de EH Bildu Jone Goirizelaia». Ha apuntado que del mismo modo que «sería un absurdo deslegitimar el terrorismo de los GAL recurriendo al testimonio de ex mercenarios de los GAL o de condenados por crímenes de terrorismo de Estado», aquellos perfiles conocidos y reconocidos por su militancia en ETA o por su trayectoria en el entorno de la organización terrorista «no puede ser tomados como testimonio de autoridad».

En segundo lugar, el PP vasco ha propuesto que el material educativo no puede sustentarse en «acusaciones infundadas». La formación de Alfonso Alonso ha hecho así referencia a que este material didáctico da por bueno el informe sobre torturas elaborado por el Ejecutivo vasco que «acusa a funcionarios de la Ertzaintza, Guardia Civil y Policía Nacional de haber torturado a más de 4.000 personas». «Tal aseveración se realiza sin pruebas puesto que las acusaciones se realizan al margen de sentencias judiciales y en palabras del propio Gobierno Vasco sólo 202 casos fueron sometidos al Protocolo de Estambul», ha explicado Amaya Fernández.

En tercer lugar, se ha reclamado que el material educativo debe estar sustentado en la «parcialidad democrática, no en la imparcialidad periodística». Han insistido en que el material audiovisual de Herenegun! ha sido desarrollado «con un objetivo periodístico, no educativo». De este modo, han aseverado q ue se deja «de lado la necesaria parcialidad democrática y se dan por buenos testimonios que presentan al Estado de derecho como vulnerador sistemático de derechos humanos, los que presentan como víctimas a condenados por terrorismo y aquellos que presentan asesinatos de ETA como 'sacrificios' para una noble causa».

En cuarto lugar, el PP vasco pide deslegitimar no sólo los asesinatos terroristas, «sino el proyecto político de ETA». De este modo, Fernández ha argumentado que dado que hoy en Euskadi «la única violencia ilegítima que se justifica y hasta se enaltece es la de ETA», «es imprescindible que Herenegun! se centre en deslegitimar no sólo el terrorismo, sino también a quienes no lo condenan o lo encuadran en una respuesta legítima contra la supuesta opresión del Estado». De este modo, el PP vasco plantea, además de excluir testimonios de miembros de formaciones políticas o movimientos sociales que no condenen el terrorismo, incluir aquellos que expongan la importancia de condenarlo para prevenir la radicalización violenta, proceso por el cual un individuo llega a justificar la utilización de la violencia para lograr objetivos políticos.

Por último, los populares vascos han solicitado contar con la visión de las asociaciones mayoritarias de víctimas del terrorismo en el material educativo, dado que «el asociacionismo ha sido uno de los pilares clave no sólo en la lucha contra el terrorismo, sino en la visibilización y humanización de las víctimas». «Querer presentar la voz de las víctimas ante los escolares vascos sin dar voz a estos colectivos equivale a silenciar a la mayoría de las personas que ha sufrido en sus carnes el terrorismo», han replicado.

Amaya Fernández ha expuesto los motivos que han llevado a su partido a celebrar en solitario y en Irun el Día de la Memoria, que tendrá lugar el próximo 10 de noviembre. En primer lugar, «porque no se puede deslegitimar el terrorismo yendo de la mano de quienes no lo condenan». «Permitir que quienes honran a miembros de ETA durante todo el año aparenten recordar de forma cínica a quienes fueron asesinados por esos terroristas es un ejercicio de hipocresía intolerable», ha expuesto. En segundo término ha hecho alusión a las víctimas de abusos policiales para recordar que «merecen todo el reconocimiento, reparación y justicia». No obstante, ha recordado que el Día de la Memoria surgió de un acuerdo para deslegitimar el terrorismo y ha añadido la inclusión de las víctimas de abusos de la policía en la cita se hace con la intención de fomentar el mito del conflicto y equiparar al Estado con organizaciones criminales como ETA, el Batallón Vasco Español, la Triple A o los GAL.

Reducción de subvenciones

El parlamentario popular Carmelo Barrio ha valorado la decisión del Gobierno Vasco de rebajar las ayudas presupuestarias a colectivos de víctimas del terrorismo. Ha recordado que tanto el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) como la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), siendo los más críticos con la gestión del Gobierno Vasco, son los únicos colectivos de víctimas que recibirán en 2019 un 25% menos que el año anterior. A este respecto, ha censurado que el Ejecutivo vasco «reduce el papel de las víctimas» y ha afirmado que «una vez más» queda constatada «la insatisfacción» en torno al papel de la secretaría de Jonan Fernández. «Reducir el espacio de actuación de las víctimas a través de los presupuestos es desarticular su capacidad de actuación y una cesión a la desmemoria», ha zanjado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos