El Parlamento Vasco prohíbe fumar en sus accesos por «imagen»

El Parlamento Vasco prohíbe fumar en sus accesos por «imagen»

La Cámara no quiere que se vea a trabajadores y políticos consumiendo tabaco desde el exterior y solo lo permitirá en un patio interior

Octavio Igea
OCTAVIO IGEAVITORIA.

Aunque la mayoría son capaces de tirar el pitillo cuando ven acercarse una cámara de televisión o un fotógrafo, hay políticos vascos que fuman. Y mucho. Y desde hace unos meses lo tienen un poco más complicado en el Parlamento, que ha reducido los espacios en los que se permite el tabaco a un único patio interior. La razón no tiene desperdicio. La Mesa de la Cámara ha prohibido el consumo de cigarrillos en la puerta del legislativo, la otra zona en la que se solían organizar corrillos, por motivos de «imagen».

El acceso al Parlamento Vasco es perfectamente visible desde la calle y las terrazas que se sitúan alrededor. En el pequeño patio que franquea la entrada a la Cámara se sitúan un pequeño jardín, el control de la Ertzaintza, las banderas oficiales y 'La Brújula de Medianoche', la escultura que recuerda a las víctimas del terrorismo desde hace una década.

Justo ahí se reunían hasta ahora algunos políticos, periodistas y trabajadores del legislativo cigarro en mano. Ya no pueden hacerlo más. La Mesa, el órgano que dirige la Cámara vasca, considera que el consumo de tabaco no es el ejemplo que una institución pública debe trasladar a la sociedad, y por eso prefiere 'esconder' a los fumadores en un patio interior. No solo porque la imagen de los políticos era visible desde el exterior, también porque al Parlamento acceden cada semana decenas de escolares a los que se enseña las instalaciones.

El único «fumadero» -así lo llaman algunos de sus usuarios- que queda en la Cámara de Vitoria es el patio trasero, al que se accede por una puerta situada a medio camino entre el salón de plenos y la cafetería. Realmente, ni siquiera es un patio, sino un callejón en el que se estaciona el coche oficial de la presidenta de la Cámara, el de las visitas ilustres y las bicicletas de los parlamentarios que utilizan este sistema para llegar al Parlamento. La zona no es visible desde fuera porque la valla que lo rodea está cubierta por una celosía y dispone de ceniceros.

Preservar la imagen institucional es uno de los principales 'leitmotivs' del Parlamento. Durante los últimos meses la Mesa también ha esgrimido esta razón para prohibir a EH Bildu que colocara lazos amarillos en las ventanas de su despacho aduciendo que la fachada del edificio debe mantener la «neutralidad». La coalición independentista se negó a quitarlos y lo tuvieron que hacer los miembros del equipo de seguridad de la Cámara.