Urkullu mejorará la unidad didáctica sobre ETA y niega el reproche del PP de blanquear a la banda

Urkullu, en una imagen de archivo. /USOZ
Urkullu, en una imagen de archivo. / USOZ

El lehendakari responde al PP vasco que «todo tiene un límite» y que «han ido demasiadolejos con sus acusaciones y juicios de intenciones»

A. González Egaña
A. GONZÁLEZ EGAÑA

El lehendakari reconoció este viernes, por primera vez desde la tribuna del Parlamento Vasco, que se puede «mejorar» la unidad didáctica Herenegun! El programa educativo sobre la historia de ETA, elaborado por la secretaría general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno Vasco, se encuentra en fase de aportaciones hasta el próximo 16 de noviembre, por lo que el Ejecutivo emplaza a esperar al menos a esa fecha para poder afinar detalles sobre lo que este viernes Iñigo Urkullu describió como mejoras. Fuentes del Lehendakaritza tampoco concretaron si el jefe del Ejecutivo vasco se refería a retrasar la puesta en marcha del proyecto piloto prevista para abril o si van a modificar los polémicos vídeos sobre ETA incluidos en el material educativo. Lo único que aclaró el propio lehendakari con sus palabras de este viernes es que tras la fase de aportaciones, se contrastará el programa con la experiencia piloto con la que se evaluará y «mejorará» la unidad didáctica «antes de su aplicación» en las aulas.

Molesto con las críticas recibidas por parte del PP, que le acusa de que el material didáctico sobre ETA contiene «información falsa, mentirosa y complaciente con el terrorismo», el lehendakari aprovechó su intervención en el pleno de control para frenar la presión de los populares y les advirtió de que no acepta, «de ningún modo», que se acuse al Gobierno Vasco, a la secretaría general de Derechos Humanos, al Instituto Gogora, al Departamento de Educación y a las personas expertas que han trabajado en este material, «de pretender legitimar o blanquear el terrorismo de ETA» porque eso es «radicalmente falso». Urkullu confesó además que ha abordado el asunto del programa educativo sobre la historia de ETA «con paciencia, templanza, con perspectiva, transparencia, contención, y también con receptividad a las aportaciones». «Y acepto que el material se puede mejorar, pero todo tiene un límite», reconoció.

El lehendakari pidió que se analice la unidad didáctica en su conjunto, «no solo los vídeos que ha criticado el PP por el testimonio de un miembro de la izquierda abertzale que los populares vascos creen inaceptable porque justifica la actividad de ETA». Consideró que no se puede «omitir ni ocultar» ningún hecho que en los últimos 60 años «haya supuesto un ataque grave a los derechos humanos y al derecho a la vida».

«Serenar los ánimos»

«Todo tiene un límite y han ido demasiado lejos con sus acusaciones y juicios de intenciones, señor Sémper», le dijo al portavoz de los populares vascos en la Cámara de Vitoria. En ese momento, recordó las palabras del parlamentario popular ante la convocatoria de Ciudadanos en Alsasua manifestando que «si algo tiene que hacer la política es serenar los ánimos», para defender que el Gobierno Vasco está «avanzando hacia la convivencia». Urkullu también le indicó a Sémper que todos tienen «mucho que mejorar» en «todo lo que ayude a acercar posiciones». «Debemos hacerlo juntos, con mayor discreción y sin estridencias», reclamó.

Para apoyar su argumentación recordó que en los últimos siete años 14.000 jóvenes han escuchado el «testimonio deslegitimador del terrorismo de ETA y la violencia» con el programa Adi-adian, y 5.000 jóvenes han visitado el programa de participación ciudadana Memoria Plaza «escuchando el testimonio de víctimas del terrorismo y la violencia». Explicó que Adi-adian, desde la perspectiva ética, y Herenegun!, desde la histórica, «son complementarios». «Comparten el mismo objetivo de deslegitimación del terrorismo y la violencia», remarcó.

Sémper repitió los argumentos que ha esgrimido el PP para rechazar el programa. Criticó que, en la parte audiovisual de la unidad didáctica, «se justifica a ETA» porque hay testimonios destinados a chicos entre 15 y 18 años «que no han tenido la experiencia vital de haber conocido los estragos de ETA» y que van a recibir en sus escuelas una información con la que «van a creer que lo que aquí pasó fue culpa de todos». «Mis hijos, que van a la escuela pública, si ven esos vídeos van a pensar que su padre tuvo una cuota de responsabilidad en que le quisieran matar», denunció.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos