Facebook compara el separatismo vasco con el «orgullo americano»

Facebook compara el separatismo vasco con el «orgullo americano»

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE BILBAO.

Lo que debía ser un inofensivo comunicado de autobombo a nivel mundial por sus buenas prácticas para luchar contra el racismo, Facebook, en lo referido a España, lo ha convertido en un polémico jardín al ensalzar el «orgullo por el separatismo vasco por ser una parte importante de la identidad de las personas». No sólo eso. Lo pone a la altura del tradicional sentimiento de pertenencia a Estados Unidos, siendo estos dos los únicos ejemplos que la compañía de Mark Zuckerberg destaca a nivel mundial. La multinacional norteamericana, consultada por este diario, eludió valorar el patinazo.

El comunicado, emitido en inglés y titulado 'Standing Against Hate' (levantarse en contra del odio), consta de seis párrafos bienintencionados. La 'bomba' se encuentra en el segundo: «Nuestras políticas han prohibido durante mucho tiempo el trato odioso a las personas en función de la raza, el origen étnico o la religión, y eso siempre ha incluido la supremacía blanca. Originalmente, no aplicábamos el mismo razonamiento a las expresiones de nacionalismo blanco y separatismo blanco porque son conceptos más amplios de nacionalismo y separatismo, realidades como el orgullo estadounidense y el separatismo vasco, que son una parte importante de la identidad de las personas».

En su nota, Facebook dice haber mantenido «tres meses de conversaciones con miembros de la sociedad civil y académicos expertos» antes de tomar la decisión de «luchar contra el nacionalismo blanco y el supremacismo». Cuenta con una lista negra de «figuras del odio» que forma parte de su política de «individuos y organizaciones peligrosas».

Ataques en Nueva Zelanda

La medida se produce casi dos semanas después de que se produjeran dos ataques terroristas contra dos mezquitas en la ciudad neozelandesa de Christchurch, que se saldaron con al menos 50 muertos. El autor de la masacre había publicado en la red social un largo manifiesto en el que además de explicar el motivo de su ataque -rechazo hacia los inmigrantes y los musulmanes, en particular-, grabó fragmentos de la matanza en un vídeo.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, aplaudió ayer la decisión de Facebook y señaló que, a pesar de que «estas categorías siempre tienen estar dentro de las guías de la comunidad del discurso del odio», es «positivo» que se haya aclarado tras el atentado.