El primer ministro libio acusa a Francia de aprobar la ofensiva de Haftar contra Trípoli

Convoy de vehículos militares en Misrata (Siria) para unirse a las fuerzas de Trípoli./EFE
Convoy de vehículos militares en Misrata (Siria) para unirse a las fuerzas de Trípoli. / EFE

Los enfrentamientos armados se han saldado hasta el momento con 21 muertos y 27 heridos, según el Gobierno

EUROPA PRESSTrípoli

El jefe del Consejo Presidencial de Libia y, a todos los efectos, primer ministro del Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional, Fayez Serraj, convocó este sábado a la embajadora francesa en el país, Béatrice du Hellen, para acusar a Francia de respaldar la ofensiva que el general Jalifa Haftar está llevando a cabo sobre Trípoli, la capital del país y sede de su ejecutivo. El conflicto se ha salvado hasta el momento con al menos 21 personas muertas y 27 heridas, según el primer balance proporcionado por el portavoz del Ministerio de Salud del Gobierno de Trípoli.

El primer ministro ha acusado a la embajadora de conceder a Haftar el permiso para «atacar y apoderarse» de la ciudad para «hacerse con la porción más grande de los recursos energéticos del país»; una acusación que Serraj comunicó a la embajadora en «términos contundentes»,según fuentes oficiales bajo condición de anonimato a 'Libya Observer', en una información publicada este domingo. Serraj ha mantenido en las últimas horas una reunión con su jefe del Estado Mayor, el general Mohamed al Sharif, para coordinar la respuesta a la ofensiva de Haftar, cuyas fuerzas se encuentran aproximadamente a unos 50 kilómetros de la capital.

El primer ministro ha decidido incrementar su actividad tras el discurso de esta pasada noche, en el que calificó ante el pueblo libio la ofensiva de Haftar como de «puñalada por la espalda» en plenos esfuerzos por alcanzar una solución política en Libia. Serraj, en su discurso, recordó las numerosas ocasiones en las que se había reunido con el general, y reconoció que los encuentros le habían convencido de que era posible resolver la crisis actual en el país, sin un Gobierno único desde la caída del sátrapa Muamar Gadafi en 2011, de forma pacífica.

El general Jalifa Hattar, en una imagen de archivo.
El general Jalifa Hattar, en una imagen de archivo. / EFE

«Puñalada por la espalda»

El Jefe del Consejo Presidencial de Trípoli y primer ministro libio reconocido por la comunidad internacional, Fayez Serraj, ha condenado este sábado la ofensiva iniciada por el general Jalifa Haftar contra la ciudad, que ha calificado de «puñalada por la espalda» en plenos esfuerzos por alcanzar una solución política en Libia.

Serraj, en un discurso televisado, recordó las numerosas ocasiones en las que se había reunido con el general, y reconoció que los encuentros le habían convencido de que era posible resolver la crisis actual en el país, sin un Gobierno único desde la caída del sátrapa Muamar Gadafi en 2011, de forma pacífica. «Nos quedamos atónitos por la noticia de la movilización de Haftar. Nos enteramos durante la visita del secretario general de la ONU. Habíamos progresado mucho a la hora de obtener una solución política», lamentó el mandatario.

Serraj anunció que ha puesto a sus fuerzas en alerta máxima para responder a la declaración de guerra de Haftar, de quien dijo que «no ganará nada con esta ofensiva, excepto un derramamiento de sangre». «Todos los involucrados en la guerra actual en Trípoli serán llevados ante la justicia a nivel local e internacional», ha prometido el primer ministro antes de pedir a la comunidad internacional que no iguale a agredido y a agresor a los ojos del mundo, según el discurso recogido por 'The Libya Observer'.

Repliege estadounidense

El Mando Africano del Ejército de Estados Unidos ha confirmado que ha trasladado de posición a una parte de su contingente en Libia dado que la situación de seguridad en la zona «se está volviendo cada vez más compleja e impredecible» después de la ofensiva lanzada por el mariscal Jalifa Haftar contra la capital, Trípoli.

El mando estadounidense, en un comunicado, ha indicado que esta decisión forma parte de una planificación militar «prudente» mientras continúa evaluando la situación de seguridad« y ha tomado esta decisión en respuesta a ello. «Las realidades sobre seguridad en el terreno en Libia se están volviendo cada vez más complejas e impredecibles», ha explicado el General del Cuerpo de Marines de EE UU Thomas Waldhauser, comandante del Mando Africano del Ejército de Estados Unidos. «Pero incluso tras este ajuste de nuestras fuerzas seguiremos demostrando agilidad a la hora de apoyar nuestra estrategia actual», ha añadido.

«Seguiremos examinando la situación y estudiaremos la posibilidad de desplegar una renovada presencia militar en el país, si las circunstancias son oportunas», ha aclarado después el Mando.

Haftar, que tiene su base en el este del país, decidió finalmente esta semana iniciar una ofensiva contra la capital hasta llegar a 40 kilómetros de la ciudad. En respuesta, las fuerzas de Trípoli han realizado este viernes operaciones por tierra que han desembocado en la detención de unos 145 efectivos del mariscal, y que se han intensificado en las últimas horas con el añadido de estos ataques aéreos.