Pasaialdea levanta cabeza

Rehabilitación de los arcos del topo en el distrito pasaitarra de Antxo./LOBO ALTUNA
Rehabilitación de los arcos del topo en el distrito pasaitarra de Antxo. / LOBO ALTUNA

La Diputación y las localidades implicadas han firmado un nuevo convenio que suma 8,4 millones en cuatro años

Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANO

La decepción en los pasillos forales fue tremenda. La Diputación de Gipuzkoa y los ayuntamientos de todo el área del puerto de Pasaia esperaban conseguir los millones que ponía en juego el proyecto europeo Estrategia Dusi e iniciar así los proyectos de regeneración urbana que deben acompañar al Plan Especial del Puerto de Pasajes. Todo el dinero se lo llevó Bilbao para su proyecto Zorrozaurre.

Los responsables forales decidieron que la iniciativa no podía paralizarse ni quedarse en el cajón, que tendrían que asumir los planes proyectados con fondos propios. Era 2015 y desde entonces se han gastado o comprometido ocho millones de euros para mejorar la vida de toda la comarca. La Diputación pone el 85% de cada proyecto y el resto corre a cargo de los municipios.

La responsable foral de Ordenación del Territorio, la socialista Marisol Garmendia, insiste en que la regeneración de Pasaia no puede descansar solo en el Plan Especial para el Puerto. «El otro eje fundamental es la estrategia comarcal consensuada con los ayuntamientos implicados, tengan el color político que tengan, una estrategia que se ocupa de actuaciones a pie de calle que tienen una traducción inmediata en la mejora de la calidad de vida y que son fundamentales también para la generación de empleo».

¿A qué proyectos afectan estos ocho millones que salen de las arcas forales, y de los propios municipios? Los vecinos de Pasai Antxo, por ejemplo, pueden hablar del acondicionamiento de un parking público para 400 plazas en Luzuriaga o de las actuaciones de saneamiento, mejora medioambiental y renovación urbana en la ría de Molinao, que supusieron la generación de un paseo detrás de lo que era el mercado. Ahora se ha comenzado a acometer la limpieza y recuperación de los arcos del Topo.

En Pasaia Donibane está prevista para este año la adecuación del gazteleku y obras aún sin determinar para el plan de seguridad de la localidad, debido a las dificultades urbanísticas que plantea su casco antiguo. Hay otros trabajos ya terminados y sujetos a estos convenios que firma la Diputación con los ayuntamientos como es el caso de la escuela de navegación Matadero que utiliza la asociación Albaola o la biblioteca y casa de cultura, que es un espacio central para el conocimiento de todo el municipio.

Trintxerpe dispone de tres nuevos equipamientos ya en marcha. Por un lado, cuentan con un Servicio de Atención Ciudadana situada en la tenencia de alcaldía, con un ascensor que facilita el acceso al mercado y las pistas deportivas en Andonaegi, situadas en una parcela que antes se encontraba en un estado muy deficiente.

Garmendia explicó que la inversión realizada en Ondartxo, en San Pedro, no pertenece a los convenios firmados con los ayuntamientos, aunque las obras también están financiadas por la Diputación de cuyo gobierno forma parte. «Era necesaria la regeneración urbana de este paseo que es muy utilizado por la población y que se encontraba en mal estado.

En Errenteria

Cambio de localidad, esta vez para llegar a la más grande de la comarca, a Errenteria, que disfruta ya de la renovación de las calles Bidasoa, Alfonso XI y Resurrección María de Azkue. Se ha rehabilitado también Torrekua, en plena Parte Vieja, convertida ahora en un centro semillero de empleo y emprendizaje. La antigua torre ha encontrado un destino moderno.

Como Trintxerpe, Errenteria dispone de un nuevo Servicio de Atención Ciudadana que en este caso está vinculado sobre todo a la tecnología. Todos los años, además, la localidad invierte en el sistema de iluminación pública para lograr un sistema más eficiente.

Otro de los focos de atención de este municipio son los sistemas de movilidad vertical, ascensores para facilitar la comunicación en un pueblo de orografía complicada. Esnabide y Alaberga ya están en funcionamiento y este año empezará la construcción del de Galtzalaborda. Desde este barrio y como proyecto nuevo de este año está prevista la conexión ciclista de este barrio con Alaberga, un bidegorri que conextará la calle Viteri con la Aiako Harria.

Otra novedad para este año será la casa de cultura de Beraun, que contará con una gran biblioteca y que pretende dar servicio también a los barrios de Capuchinos y Galtzaraborda.

Conectar en bici

Las vías ciclistas, recuerda Garmendia, son apuestas fundamentales para las dos localidades más pequeñas, Lezo y Oiartzun. En esta última se apuesta por dotar al municipio de conexiones entre Altzibar y Arditurri, mientras que el objetivo de Lezo es conectar con Donibane a través de un bidegorri que ya ha desarrollado sus dos primeras fases.

«Con la tercera que todavía está sin habilitar y que es la más complicada porque implica un paso volado por terrenos del puerto, se completa el anillo comarcal que permitirá la conexión con el eje de San Sebastián». Va a suponer una revolución en la movilidad de todo el entorno. Lezo ha incluido también un ascensor para llegar a un barrio alto, al de Altamira. Las obras tienen que comenzar este año.

«El convenio recién firmado con estos municipios y que supone más de dos millones de euros para las obras que se van a emprender este ejercicio, supone ratificar nuestra apuesta para que la regeneración de toda la comarca siga adelante».

 

Fotos

Vídeos