Gipuzkoa seguirá en alerta naranja por lluvia y olas hasta mañana al mediodía

El río Oria antes de la pleamar/ Unanue
El río Oria antes de la pleamar / Unanue

El temporal ha provocado numerosas incidencias en el territorio

SONIA ARRIETASan Sebastián

El temporal de lluvia, viento y oleaje se está haciendo notar con fuerza en Gipuzkoa. La precipitaciones son persistentes en todo el territorio. Las máximas acumuladas este miércoles se han apuntado 63,2 litros/m2 en Ibai Eder (Azpeitia) y 60,9 litros/m2 en el monte Gorbea. Por su parte, la precipitación máxima acumulada en 24 horas es de 76,9 litros/m2 en Karrantza y en Berastegi, mientras en Azpeitia ha llegado a 76,6 litros/m2. La presa del Añarbe, que abastece a la comarca guipuzcoana de Donostialdea, ha recogido desde las 00.00 horas del martes un total de 63,5 litros por metro cuadrado. Sus órganos de desagüe permanecen cerrados. Además, la altura de ola significante máxima ha sido de 4,7 metros en el Puerto de Bilbao.

Tampoco ha cesado el viento, con rachas que han alcanzado los 115 km/h. En el mar, la altura de ola significante sigue subiendo y en el puerto de Pasaia ha alcanzado los 4.6 metros. Este temporal se prolongará al menos hasta mediodía del jueves, hora en la que se desactivará la alerta naranja por lluvias.

Debido al gran volumen de precipitación desde ayer está activo el plan de emergencias por riesgo de inundaciones en fase de alerta. Tras la pleamar de las 18.23 horas, cuatro estaciones se encuentran en nivel amarillo en Gipuzkoa. Se trata de las de Ereñozu en la cuenca del Urumea, la de Matxinbenta en la del Urola, e Ibiur y Lasarte en la cuenca del Oria. A primera hora de la tarde el río Deba también ha permanecido en nivel amarillo, pero la alerta ya ha desaparecido en ese caudal.

Cortada la N-634 entre Getaria y Zumaia

En lo que respecta a las carreteras, a las 21 horas la situación era de normalidad en todos los puertos vascos y la Ertzaintza recomendaba precaución por las balsas de agua. A las 17 horas ha quedado cortada la N-634 entre Getaria y Zumaia por riesgo marítimo-costero. La misma situación se ha vivido sobre la seis de la mañana, y durante una hora y media.

La principal incidencia por la tarde ha sido la caída de un árbol en el punto kilométrico 451 de la N-1, a la altura de San Sebastián, que ha obligado a cortar la carretera sentido Vitoria durante unos minutos alrededor de las 16 horas. No se han producido retenciones de importancia, según ha informado el Departamento de Seguridad.

Esa no ha sido la única caída de árbol que se ha producido en la capital guipuzcoana. Sobre las diez de la noche un árbol de unos diez metros se ha caído en la Avenida Tolosa, a la altura del Hotel Nh, en dirección a Ondarreta. Afortunadamente, cuando ha tenido lugar la caída no pasaba ningún peatón ni vehículo y no hay que lamentar heridos.

En Urnieta ha estado cortada la carretera que comunica con Lasarte-Oria en los dos sentidos por la caída de un árbol, ha informado el consistorio. En esa localidad, asimismo, se ha desbordado el río en la zona de Errotaberri y ha sido cortado el camino hacia Errotaburu para los viandantes.

Euskalmet prevé una mejoría este jueves

La previsión de Euskalmet es que este jueves las precipitaciones serán algo más escasas, pero seguirá precipitando. Durante la primera mitad del día las precipitaciones todavía serán generalizadas y abundantes, pero a partir de la tarde serán débiles y algo intermitentes. Es probable que la cota de nieve se sitúe en torno a 700-1000 m, subiendo durante la segunda mitad del día hasta los 1000 m. En Navarra la cota se situará más baja. El viento soplará del norte, con algo de fuerza de madrugada, pero luego amainará.

El viernes seguirá lloviendo, de manera débil en general. Continuará con mucha nubosidad y las precipitaciones se darán sobre todo en la mitad norte. Es probable que la cota de nieve se sitúe por encima de los 1000 m, excepto en Navarra, donde podría estar más baja. El viento se fijará del noroeste y volverá a arreciar, haciéndose notar sobre todo en la costa y el Valle del Ebro.

Pasadas las 8.30 horas, la AP-68 recobraba la normalidad a la altura de Deba, tras la caída de un árbol que provocaba retenciones en sentido Irun. En el mismo punto kilométrico también se registraba una colisión entre tres vehículos sin mayores consecuencias.

En la GI-631 entre Antzuola y Zumarraga un desprendimiento ha obligado a cortar un carril, mientras que en la GI-627 un vehículo se salía la calzada, lo que ha generado problemas de circulación entre Bergara y Maltzaga. Se recomienda extremar la precaución debido a la gran cantidad de balsas de agua existentes en la calzada.

Fuertes rachas de viento

Euskalmet mantiene activo el aviso amarillo por viento en zonas expuestas de la costa en las que se podrían alcanzar los 100 km/h. De hecho, hacia las 6:00 horas en la isla Santa Clara se ha registrado una racha que ha alcanzado los 115 km/h, mientras que en poblaciones como Irun se ha llegado a los 111 km/h, en Zumaia a los 100 Km/h, en Arrasate a los 95 Km/ h y en Bidania a los 89,6 Km/h. En el resto de Euskadi, en Oiz el viento ha superado los 132 km/h, mientras que en Matxitxako se han alcanzado los 112 km/h. En zonas menos expuestas el viento ha rondado en los 80 km/h.

Una persona herida en San Sebastián

Las fuertes rachas de viento han causado numerosas caídas de árboles (Murgil, Portuetxe, etc.) a lo largo de la noche en Donostia. La más aparatosa se ha producido en el vial que une Riberas de Loiola con el Paseo de Bizkaia, donde los bomberos han trabajado para retirarlo de la calzada.

Árbol caído en Paseo de Bizkaia
Árbol caído en Paseo de Bizkaia / DV

El viento también ha movido numerosos contenedores en varias zonas de la ciudad.

Contenedor volcado en Altza
Contenedor volcado en Altza / Arizmendi

El concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martín Ibabe, ha informado de que los paseos de la costa de la ciudad permanecerán cerrados hasta este jueves a primera hora por precaución. Ha confirmado que las incidencias «más destacables» han tenido lugar como consecuencia del viento, que ha obligado a cerrar Cristina Enea y algunos itinerarios del resto de parques.

Las fuertes rachas de viento también han trastocado la actividad habitual de diversos servicios e infraestructuras en Gipuzkoa. En Tolosa por ejemplo un árbol se ha caído en la zona de Kondeko Aldapa, en el paseo que une los puentes Berazubi y Nuevo. A pesar de lo aparatoso del suceso, no ha habido que lamentar daños personales.

Árbol caído en Tolosa
Árbol caído en Tolosa / Royo

Errenteria ha sido otra de las localidades que ha visto caer parte de su arbolado por las fuertes rachas de viento. Además, las fuertes rachas de viento han obligado a cerrar las piscinas y la zona de hidroterapia de la zona de Fandería debido a los daños en la cubierta. Desde el consistorio esperan que esta instalación recupere la normalidad en unos días.

Árboles caídos en Errenteria
Árboles caídos en Errenteria / Arizmendi

En Irun, como medida de prevención, se instalaron las compuertas anti-inundaciones en Behobia y se mantendran al menos hasta la pleamar de este jueves por la tarde. En lo que se refiere al viento, no se han registrado incidencias destacadas más allá de caídas de ramas, algún vallado y el desplazamiento de contenedores.

Hondarribia también ha superado este primer temporal del año con incidencias leves, aunque por precaución tanto el acceso peatonal al espigón como al puerto refugio permanecerán cerrados este jueves. Además sigue habiendo riesgo de inundación en el aparcamiento inferior de La Benta.

En Zarautz, los establecimientos de primera línea de costa protegieron sus fachadas como viene siendo habitual ante avisos de temporal. Afortunadamente, las olas no llegaron a causar daño alguno aunque los efectos del viento y el fuerte oleaje fueron visibles en el malecón, que quedó cubierto de arena.

La arena cubre el malecón de Zarautz
La arena cubre el malecón de Zarautz / Etxeberria

«Entre 80 y 90 incidencias en Donostia»

En San Sebastián se ha estrenado el protocolo presentado el martes para hacer frente a fuertes rachas de viento. El concejal de Protección Civil y Seguridad Ciudadana de San Sebastián, Martin Ibabe, ha explicado que la hora crítica ha sido entre las 6 y 7 de la mañana. No por la pleamar, durante la que el río Urumea y los embates de las olas en el litoral, no han causado daños. Sino por el viento, que a esa hora ha empezado a arreciar y la velocidad de las rachas se ha incrementado hasta los 100 y 110 kilómetros por hora, en lugar de los 60 km/h registrados de media hasta entonces. Esa situación «sobrevenida» ha obligado a activar de inmediato el plan Haizea, y que estipula el cierre de parques o la mayor vigilancia de las zonas expuestas.

Ibabe ha explicado que en ese periodo se han registrado entre 80 y 90 incidencias en la ciudad, como caída de árboles, ramas, contenedores movidos y, el más peligroso, la caída de una plancha de un andamio en la calle Eustasio Amilibia. Una joven que pasaba por el lugar ha resultado golpeada, y ha sido evacuada al ambulatorio de Amara para ser atendida, aunque no reviste gravedad.

Pasada esa hora critica, los servicios de emergencia revisan los parques cerrados, como Cristina Enea, para comprobar que no hay ramas o elementos que puedan causar peligro antes de volver a abrirlo.

Lo que permanecerá cerrado, de momento, hasta mañana es el Paseo Nuevo.

Por su parte, Lurraldebus ha comunicado que la línea E21 (Hondarribia-Aeropuerto-Donostia) ha tenido que alterar su recorrido a la altura de Riberas de Loiola debido a la caída de un árbol a la calzada.

Más