La incineradora estará acabada en 9 meses

Edificio que albergará las dos plantas del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa. /
Edificio que albergará las dos plantas del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa.

Se ha superado el 60% de ejecución total de la obra que se lleva a cabo en Zubieta | La planta de valorización energética funcionará a pleno rendimiento a partir de octubre de 2019, después de cuatro meses de período de pruebas

Gaizka Lasa
GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

El grado de cumplimiento de los plazos de construcción de la incineradora de Zubieta es tal que la sociedad concesionaria ya atisba el final de la obra. Tras comprobar el ritmo de los trabajos de verano, ha activado una cuenta atrás de nueve meses, de manera que prevé que la infraestructura esté completa en junio del año que viene. Según fuentes de Ekondakin, sociedad que explotará la infraestructura durante 32 años, a partir de ahí, el período de pruebas se extenderá durante otros cuatro meses para que la planta pueda funcionar a pleno rendimiento en octubre de 2019.

El avance de los trabajos desde el mes de abril -última fecha en la que el departamento foral de Medio Ambiente abrió a los medios las puertas del recinto en obras- se aprecia sobre todo en el revestimiento de las instalaciones, cuyo aspecto es similar al resultado final adelantado hace año y medio por fotomontajes.

Según datos manejados por la UTE constructora (Urbaser, Steinmüller, Moyua, Altuna y Uria, Murias y LKS), la primera fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG), con su incineradora y su planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB), ha sobrepasado en agosto el 60% de ejecución total. Más de la mitad de la nave de la valorización energética (55%) está construida mientras que la instalación para el tratamiento mecánico y el biosecado -donde el residuo pasará una criba para recuperar materiales antes de depositar la fracción resto en los hornos- afronta ya su fase de culminación con el 75% de los trabajos ya acabados. Contando los trabajos de las dos plantas, el global de la obra civil ha superado el 60% de ejecución.

La cifra

400 trabajadores.
Es el pico de empleados que espera tener en la obra la UTE constructora durante el último cuatrimestre del año, después de una media de 200 durante los últimos meses.

Las diferentes fases por las que atraviesan los dos equipamientos que se empezaron a construir en mayo del año pasado se explican por las distintas previsiones de inicio de operación para cada una de ellas. La incineradora empezará a recibir el cien por cien de la fracción resto de Gipuzkoa a partir de octubre del año que viene, pero el tratamiento mecánico-biológico podrá empezar a aplicarse desde marzo o abril.

La disponibilidad de la TMB permitirá a partir de entonces recuperar aproximadamente un 8% del residuo depositado y traerá consigo un cambio en el ciclo exportador a Bizkaia iniciado la semana pasada. El hecho de que la basura pueda recibir un pretratamiento en Gipuzkoa permitirá que pueda viajar a otras instalaciones vizcaínas que no sean la incineradora de Zabalgarbi, algo que hoy el Gobierno foral de Unai Rementeria no permite bajo el argumento de su política de «vertido crudo cero».

Llega la turbina

El edificio que contiene los tratamientos de recuperación de materiales y biosecado de la basura está «prácticamente terminado». Las parrillas y rodillos que filtrarán el residuo ya están montados. «Casi todos los equipos están suministrados e instalados y se está con el montaje de las instalaciones eléctricas y biofiltros de la zona de biosecado en cubierta», explican desde la UTE.

La planta de valorización energética o incineradora es la instalación que mayor trabajo e inversión requiere, por lo que los plazos son más largos. Allí, en la zona norte de la gran nave industrial, es donde queda al descubierto un entramado de hormigón, acero y cobre que rompe con la carcasa verde del resto del edificio, en estado más avanzado.

Las claves

Plazos de obra
Los trabajos empezaron en mayo del año pasado y finalizarán en junio de 2019, antes de los cuatro meses de puesta a punto.
Inauguración
La planta de tratamiento mecánico-biológico empezará a funcionar entre marzo y abril del año que viene, y la incineradora, en octubre.
Grado de ejecución
La obra civil ha superado el 60%, las instalaciones de tratamiento mecánico y biosecado están ejecutadas al 75% y la planta de valorización energética tiene el 55% ya ejecutado.

No obstante, también en esta instalación se percibe ya que la cuenta atrás se ha iniciado. El foso que recibirá los residuos a quemar, por ejemplo, ya está completo, y la estructura que sujetará la turbina de generación de electricidad está «casi terminada, a falta de la llegada de la turbina en breve». Según lo recogido en el proyecto, esta planta se diseña para generar energía eléctrica estimada en 160.000 megawatios anuales, lo que equivale al consumo de 45.000 hogares o 120.000 personas. El diputado foral de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha reiterado, en este sentido, que la planta será «la mayor fuente de energía renovable del territorio».

Siguiendo con la instalación que albergará la incineradora, en estos momentos se procede al montaje de la planta de depuración de gases, de tecnología italiana. Según la UTE constructora, la infraestructura de Zubieta se ha dotado de un sistema de limpieza de gases innovador «que no dispone actualmente ninguna planta en España y que está comenzando a instalarse en alguna planta del norte de Europa». De esta manera, «se garantizará que las emisiones sean reducidas a la mitad de lo que marca una legislación europea que, ya de por sí, es mucho más estricta que en otros sectores».

En la zona de hornos-caldera, en los dos últimos meses «se ha aumentado mucho el ritmo de trabajo», con 34 soldadores concentrados exclusivamente en esta zona. Y otro avance notable se realiza estos días en el montaje de los pilares de 45 metros que sujetarán la nave que envolverá toda la planta de valorización energética.

Estos días se procede al montaje de la planta de depuración de gases, de tecnología italiana

La planta de tratamiento mecánico-biológico, que funcionará entre marzo y abril, está ejecutada al 75%

A la espera de que en un plazo de unos seis meses los primeros camiones cargados de residuos suban hasta el complejo de Zubieta para descargar en la instalación del tratamiento mecánico-biológico, todos los viales de circulación están terminados a falta de la última capa de asfalto de rodadura. Según la UTE constructora, gracias a los estrictos controles de seguridad laboral y medioambiental en obra, no está habiendo ningún incidente digno de reseñar.

Nueve meses. Ese es el plazo para que la obra de la incineradora esté finalizada. Veintiséis meses después de que las máquinas entraran en un solar desierto. Junio de 2019. La fecha que, sin duda, marcará un hito en la convulsa historia reciente de la gestión de los residuos en Gipuzkoa.

 

Fotos

Vídeos