El juez envía a prisión al presunto violador de Beasain

El juez envía a prisión al presunto violador de Beasain
Iñigo Royo

El investigado ha sido conducido este mediodía al Juzgado de Tolosa y se ha negado a declarar. La Ertzaintza le acusa de al menos cinco agresiones sexuales

JAVIER PEÑALBA

El presunto autor de la violación de una joven el pasado fin de semana en Beasain ha ingresado en la prisión donostiarra de Martutene. El investigado ha sido conducido este mediodía al Juzgado de Guardia de Tolosa, donde se ha negado a declarar. La Fiscalía y la acusación particular han solicitado el ingreso en prisión del encausado, una demanda que ha sido tomada en consideración por el magistrado. Con el auto judicial en la mano los agentes de la Ertzaintza encargados de la custodia del presunto agresor han procedido a su traslado al centro penitenciario de la capital guipuzcoana.

La Ertzaintza le acusa de al menos cinco agresiones sexuales cometidas desde 2012 en Lasarte-Oria, Andoain, Anoeta, Tolosa y Beasain. Esta última es la que ha llevado a la detención de este presunto violador en serie.

Se trata de casos que la Ertzaintza tenía abiertos y en los que los agentes encargados de la investigación habían logrado recoger muestras de ADN del agresor, que han sido cotejados ahora con los del arrestado el pasado viernes, con resultado positivo.

Por este motivo, la Ertzaintza imputa al sospechoso, por el momento, cinco agresiones sexuales, aunque mantiene abierta la investigación por si pudiera estar relacionado con más casos.

Todo planeado

El presunto agresor sexual de la joven de Beasain lo tenía todo preparado. Actuó a sabiendas de que la víctima se encontraba sola en su domicilio, que no iba a hallar resistencia alguna. Conocía que los restantes miembros de la familia con los que la chica vivía estaban ausentes. Lo tenía todo controlado. Hasta guardaba una copia de la llave del portal de la casa. Puede que llegara incluso a pensar que el delito quedaría impune, al igual que habría sucedido en otros casos similares que ahora la Ertzaintza investiga. Pero esta vez no fue así.

El agresor, de 35 años, de nacionalidad rumana y domiciliado en Ordizia, está casado y es padre de dos hijos. Se trata de una persona muy cercana a la familia de la víctima. Es el titular de una industria situada en el polígono Zubierreka de Lazkao y tenía como empleado a un hermano de la joven agredida.

La víctima residía en Beasain, en la misma vivienda que su hermano, la esposa de éste y dos hijos. Además, en el inmueble vivía otra hermana de la joven asaltada. Las dos chicas trabajaban juntas en una empresa de la comarca. «Solían ir las dos en el mismo coche», afirmó a este periódico un allegado.

Fuentes cercanas a la familia indicaron que el agresor diseñó el ataque con meticulosidad. Lo controlaba todo. La información que disponía sobre la situación de la chica era privilegiada. Como jefe que era del hermano sabía que éste y su familia se encontraban de vacaciones fuera de Gipuzkoa.Pero además, conocía que la otra hermana tampoco estaba en casa la madrugada de autos, ya que el día anterior había empezado sus vacaciones y había dejado el piso y también la localidad.

Más

Temas

Beasain