La fiesta de Santo Tomás toma la delantera a San Sebastián

La feria de Santo Tomás en Lezo./Arizmendi
La feria de Santo Tomás en Lezo. / Arizmendi

Pasaia, Legazpi, Lezo y Usurbil se vistieron el traje de baserritarra en unas calles con olor a txistorra

A. LERATE

Las calles de Donostia se transformarán el próximo viernes en un mercado rural para celebrar Santo Tomás, uno de los días festivos marcados en el calendario en rojo. Pero algunos municipios guipuzcoanos han tomado la delantera a la capital y se han alimentado a base de txistorra, ingrediente indispensable de esta jornada prenavideña.

Jaizkibel

Este domingo, el monte Jaizkibel, con su falda plagada de nubes, ha presidido desde lo alto la celebración de la feria en Lezo, donde la plaza Karlos Saldise ha vuelto a recibir, un año más, a una muchedumbre de lezoarras y visitantes de pueblos colindantes, informa Mikel Pérez.

La climatología ha aguantado las primeras horas de la feria, permitiendo que los más txikis del pueblo dieran un alegre concierto musical en las gradas de la plaza. Junto a ellos, los adultos han llenado sus vasos reciclables y se han debatido entre talo, pintxo o bocata de txistorra. Poco después, un enorme corro de muxikos ha tomado la parte exterior de la plaza para disfrutar con euskal dantzak. En ese instante ha empezado a llover, que no ha llegado a conseguir aguar la fiesta, que se ha desplazado hacia la zona cubierta.

Allí, durante todo el día, los asistentes han podido comer, beber y bailar al son de la música, mientras los más pequeños han acariciado a los cerdos y ovejas expuestas y sacaban fotos a los ya clásicos espantapájaros a concurso, que a última hora recibirían su premio.

En cuanto a la oferta de productos disponible en la feria, esta ha estado muy variada. Desde verduras, hortalizas y frutas producidas en caseríos locales como Peliar o Mihura, hasta productos elaborados un poco más lejos, como las rosquillas de Calahorra. Asimismo, en algunos de ellos se han dado a degustar productos tales como foie o dulces.

Pasaia

Los pasaitarras son otros de los guipuzcoanos que han adelantado la celebración de Santo Tomás para ser los primeros en disfrutar de los talos con txistorra y el resto de atractivos de una fiesta que en el distrito de Trintxerpe ha tenido dos escenarios diferentes, aunque igual de animados, informa Elena Viñas.

Por un lago, el patio de recreo de Karmengo Ama Ikastetxea ha acogido los actos organizados por Ekaitza Gazte Taldea, con el fin de recaudar fondos para sufragar las actividades que esta asociación lleva a cabo a lo largo del año con la participación de varios centenares de niños y jóvenes. Ataviados con el traje tradicional de baserritarra, los monitores y demás voluntarios han atendido a cuantas familias se han acercado al mostrador en el que no han cesado de repartir los productos típicos del día.

La plaza Serafín Esnaola ha sido el otro de los lugares en el que se han degustado pintxos de txistorra preparados, en este caso, por entrenadores y demás integrantes del Club Deportivo Trintxerpe. Los futbolistas de las diferentes categorías, sus familiares y una más que fiel afición se han dado cita en esta fiesta, en la que también se ha cocinado una paella gigante.

Al otro lado de la Bahía de Pasaia, en el corazón del casco antiguo de Donibane, Santo Tomás ha tenido igualmente su eco con la puesta en marcha de una feria agrícola y ganadera, a la que se han sumado algunos artesanos locales. La lluvia ha deslucido este año una cita que acostumbra a reunir a buen número de visitantes a orillas del mar.

Legazpi

Alumnos, profesores, padres, madres, abuelos… del colegio Domingo Agirre y el instituto Olazabal han dado vida a una acogedora feria de Santo Tomás por la mañana, en el corazón de Legazpi. La azoka se ha llenado de verduras, hortalizas, herramienta agrícola, ungüentos, jabones naturales, talleres de elaboración de queso y cestas, talos, castañas asadas… para el disfrute de niños y mayores. La fiesta ha cumplido nada más y nada menos que 25 años y lo ha hecho al son de la txalaparta, instrumento sobre el que, hace un año, se ha realizado un cursillo entre las familias de Domingo Agirre y que algunos alumnos se han animado a tocar a modo de sorpresa dentro de la feria, informa Cristina Limia.

Otro de los protagonistas ha sido el burrito de Urtatza, que durante toda la mañana ha paseado a los niños en carro por la plaza. Y como en toda fiesta de Santo Tomás que se precie, el cerdo ha sido otra de las estrellas, pero de una forma diferente, ya que ni ha estado, ni se le esperaba. Hace años, la organización optó por rifar un surtido de productos de este animal, que el afortunado recoge durante los días posteriores en una de las carnicerías locales.

Usurbil

La tradicional feria de Santo Tomás ha llegado también a Usurbil con antelación. El evento, organizado por Noaua! Kultur Elkartea, ha vuelto a reunir a muchos usurbildarras en el frontón, donde han podido disfrutar de una bonita fiesta comiendo txistorra con talo, bebiendo sidra elaborada por los productores locales o comiendo castañas.

Como es costumbre, tanto la sidra y la alubia han sido los grandes protagonistas de la fiesta celebrada en el frontón con sus respectivos concursos. Han sido 27 los productores que han presentado sus alubias al concurso. Alubias que todos los visitantes a la feria han podido ver en el frontón. En cuanto a la sidra, se ha podido degustar sidra de los 17 productores locales presentados al concurso en los diferentes puestos. Manuel Aizpurua, del caserío Ibai Ertz de Aginaga, y Joxe Manuel Lizarralde, del caserío Etxetxo de Zubieta, han sido los ganadores de los concursos de alubia y sidra respectivamente, informa Josu Aranberri.

Pero también han estado presentes diferentes puestos de AEK, alumnos de Udarregi ikastola, Aginagako Eskola Txikia, Gure Asko Dago, GuraSOS… Tampoco han faltado otros alicientes como el photocall de Noaua!, cuentos para los más pequeños o la comparsa de gigantes y cabezudos de la localidad.

Diferentes ofertas que han vuelto a satisfacer a los vecinos de estas localidades que, atraídos por el rico olor de la sabrosa y jugosa txistorra, se dejaron notar en esta feria anticipada de Santo Tomás que sirve de antesala a la Navidad y que prepara a los estómagos para lo que aún está por llegar.