Euskadi es la comunidad con la ITV más cara para los vehículos de gasolina

Euskadi es la comunidad con la ITV más cara para los vehículos de gasolina

El Gobierno Vasco descarta liberalizar el servicio como sucede en Madrid, «supone una merma en la seguridad del parque móvil», dicen

IKER MARÍN

Como era de esperar Euskadi es la comunidad autónoma del Estado donde pasar la Inspección Técnica de Vehículos para coches particulares de gasolina resulta más caro. El precio por realizar la inspección de este tipo de vehículos se sitúa en los 43,48 euros, IVA incluido. A ese importe habría que añadirle otros 4,10 euros como tasa que se debe abonar a Tráfico. En total 47,58 euros si esa inspección se pasa en Gipuzkoa. Todos aquellos guipuzcoanos que se han visto en la obligación de acudir a cualquiera de las estaciones navarras a pasar la ITV deberán pagar algo menos. En la Comunidad Foral el precio que han de pagar los vehículos de gasolina es de 29,40 euros, más el abono a Tráfico. Eso sí, a ese precio hay que añadirle el gasto en kilometraje y peajes.

En cuanto a los vehículos diésel, la cantidad que deben abonar estos coches en Euskadi se sitúa en la zona media del Estado. En la CAV estos vehículos deben pagar lo mismo que los de gasolina, un total de 47,58 euros. Y en este caso, sí que hay comunidades autónomas más caras. Comenzando por Madrid, 60,76 euros, la Comunidad Valenciana, 52,74 euros, y Cantabria, 52,56. Sin embargo, en el caso de la Comunidad de Madrid, es la única de España en la que el servicio de Inspección Técnica de Vehículos se encuentra liberalizado y por tanto, los precios no están regulados por la administración autonómica.

Estos datos, recogidos por Facua-Consumidores en Acción, fueron publicados en diciembre de 2018 y certifican que las tarifas de la ITV pueden llegar a doblarse de unas comunidades autónomas a otras. La variación entre la revisión más económica y la más cara es del 70,5% en el caso de los coches impulsados por motores de gasolina, en el que Andalucía es la comunidad más barata (30 euros en total) y Euskadi, la más cara en este apartado. El precio medio de la inspección en España el año pasado fue de 34,82 euros para los turismos de gasolina, lo que supone una subida del 1,2% respecto a 2017, y de 42,05 euros los equipados con motor diésel, un 1% más que el año anterior.

Sobre la posibilidad de liberalizar el servicio en Gipuzkoa para aliviar de algún modo el colapso existente y que talleres oficiales certificados puedan hacer inspecciones es claro Aitor Oregi. «En este momento, tal y como tenemos en Euskadi la normativa de las ITV es imposible esa opción. Nuestro modelo funciona a través de concesiones administrativas y entendemos además que ese modelo favorece que la calidad de las inspecciones sea mejor y que tenga un efecto positivo en la seguridad. En otras comunidades donde se ha liberalizado el servicio y se puede pasar la ITV en muchos más sitio, se ha visto una merma en la seguridad del parque móvil».