«Era un espectáculo de humo y llamas, daba miedo pasar cerca con el coche»

Así quedó el autobús despúes de que las llamas acabaran con él. Acababa de pasar varias revisiones. / ARIZMENDI

Un autobús que cubría la línea de Hernani a Lasarte y Usurbil queda calcinado en Galarreta tras un fallo en el motor. No se registraron heridos

Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANO SAN SEBASTIÁN

. Quienes circularon a primera hora de la tarde por la inmediaciones de la rotonda de Galarreta todavía no salen de su asombro. «Salía de trabajar con el coche para hacer un recado cuando al salir de la rotonda he visto un autobús envuelto en humo y llamas. No se veía a nadie, ni el espacio estaba acordonado y no sabía si pasar delante de él con el coche por miedo a que explotara», contaba Leyre, una vecina del barrio del Antiguo de Donostia que se encontró el fuego de cara. Al final se armó de valor y pasó rápido con su coche. «Entonces he visto que había gente enfrente haciendo fotos y que afortunadamente no había nadie dentro del autobús. Parece que habían reaccionado rápido porque el autobús estaba ardiendo. Es una zona de mucho tráfico y la imagen de la columna de humo impresionaba».

Esta es la historia ocurrida ayer en esta zona tan transitada como es la rotonda de Galarreta de Hernani. Un autobús de Lurraldebus que cubría la expedición de las 12:45 entre Hernani, Lasarte-Oria y Usurbil sufrió un problema mecánico que provocó un incendio en su exterior a su salida de Hernani. Cuando el autobús subía la llamada 'cuesta de la muerte' que enlaza Hernani con la rotonda de Galarreta, la conductora del servicio detectó humo que salía del motor y actuó rápidamente. Detuvo el autobús en la parada más cercana para evitar problemas.

En ese lugar se apearon todos los pasajeros del servicio, alrededor de una veintena, que no sufrieron percance alguno y en breves minutos pudieron continuar hacia su destino en el autobús que bajaba de la zona de Hospitales y les recogió para dejarles en sus destinos, ya fueran Lasarte-Oria o Usurbil.

Sin víctimas

Si no hubo que lamentar ninguna víctima, más allá de algunos sustos, por el contrario, el vehículo de Lurraldebus sí sufrió importantes daños por el incendio provocado por un fallo mecánico aún por determinar y las llamas causaron un siniestro total en el autobús.

Desde la Diputación se aclaró que este vehículo que ardió ayer por problemas desconocidos en el motor superó la ITV el pasado 25 de julio y la pasada semana también pasó la revisión interna de la compañía, por lo que se encontraba en condiciones óptimas para circular y llevar pasajeros. Esto provoca que sea más difícil conocer la causa por la que el fallo del motor pudo desencadenar el incendio.

Aunque el vehículo ha quedado calcinado, Lurraldebus celebra que no se haya producido ningún herido ni percance alguno para los pasajeros y pasajeras que utilizaban ese servicio y que pudieron llegar a destino sin problema alguno.

No hay todavía versión oficial de lo que pudo pasar en el vehículo y desde la Diputación foral tampoco se ofreció ningún dato sobre el coste que puede suponer el vehículo calcinado. Lurraldebus no compra los autobuses, solo gestiona las líneas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos