Eguzki denuncia que un año después del incendio en Lezo «nada se sabe y nada ha cambiado»

Eguzki denuncia que un año después del incendio en Lezo «nada se sabe y nada ha cambiado»

Las diligencias que se abrieron tras el suceso están siendo investigadas en el Juzgado de Instrucción número 3 de Donostia

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOSAN SEBASTIÁN.

El colectivo ecologista Eguzki denunció ayer que un año después del incendio registrado el 2 de agosto de 2018 en el muelle de Lezo del Puerto de Pasaia, la ciudadanía de la zona «ni está más informada sobre sus causas y consecuencias de lo que sucedió ni tiene garantías de que no se vaya a repetir». En un comunicado recordaron que «la nube tóxica generada por el incendio se extendió hacia el Oeste por decenas de kilómetros de la costa».

«Los departamentos de Seguridad y de Salud del Gobierno Vasco recomendaron a la ciudadanía de los municipios del entorno, incluidos los barrios donostiarras de Miracruz y Ulia, que cerrasen las ventanas de sus viviendas de manera preventiva, para evitar la inhalación de las sustancias emanadas de la combustión de la chatarra y restos no metálicos», apuntaron. El fuego se produjo en un cargamento de chatarra procedente del Reino Unido. El material estaba compuesto por automóviles prensados en bloques destinados al sector de la acería. Expertos señalaron que el fuego se generó por dos posibles causas, de forma espontánea como consecuencia de la oxidación de la chatarra; o por la fricción entre los metales. Fueron necesarias siete horas de trabajo para controlar las llamas.

Eguzki destacó que posteriormente se supo «que la estación de vigilancia de la calidad del aire de Lezo llegó a registrar en algún momento una cantidad de partículas PM10 tres veces superior a la concentración media diaria permitida».

El incendio se produjo en un cargamento de chatarra compuesto por vehículos de Reino Unido

El colectivo reclama conocer las causas y «tener garantías de que no se vaya a repetir»

«En los días siguientes, la Autoridad Portuaria y el Gobierno Vasco se esforzaron en defender que todo estaba bajo control, que el incendio había sido fortuito, que la chatarra cumplía las condiciones, que en todo momento se había actuado correctamente y que ni el humo, ni el agua utilizada para apagar el incendio habían tenido consecuencias ni en la salud de la ciudadanía ni el medio ambiente», señaló el colectivo.

«La Fiscalía de Medio Ambiente abrió una investigación de oficio, tan de oficio que, en un primer momento, se negó a recibir la denuncia que le hizo llegar la plataforma Badian Bizi, por considerarla innecesaria», explica el colectivo, a lo que ha añaden que el Juzgado de Instrucción número tres de San Sebastián abrió diligencias previas pero no dispone de información al respecto.