Danza para pelear contra el Alzheimer

Aritz ayuda a Lolo a ejecutar la maniobra con el palo bajo la atenta mirada de Pedro./ARIZMENDI
Aritz ayuda a Lolo a ejecutar la maniobra con el palo bajo la atenta mirada de Pedro. / ARIZMENDI

Bailarines y usuarios compartirán en un encuentro abierto esas coreografías para no olvidar lo que todavía recuerdan y mantenerse activos y autónomos. Los talleres de baile con enfermos de esta dolencia llegan el miércoles al escenario del Teatro Principal de Donostia

Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN

. Félix, Pedro, Lolo y Esteban han llegado puntuales a la sede de Afagi, la asociación contra el Alzheimer de Gipuzkoa, para el ensayo del Encuentro Abierto que va a celebrarse el miércoles en el Teatro Principal de Donostia. Y para hacer sus ejercicios de psicoestimulación cognitiva que utiliza la danza contemporánea como herramienta principal. Dejarse dar vueltas sobre una mesa, o los distintos ejercicios que pueden hacerse con un palo que compartirán con los bailarines deberán ser barreras para el avance de su enfermedad a través de la estimulación tanto de la memoria musical como de la emocional.

El responsable de la danza, Iker Arrue, explica que se trata de queno pierdan lo que todavía saben, pero no con fórmulas repetitivas y monótonas, sino a través de estos ejercicios pensados para ellos, siempre con música tranquila y de su gusto y en un ambiente de risas que, en este grupo, en gran parte propicia Lolo, de quien dice Félix que «es la mejor bailarina del grupo».

«Lo mejor de esto es que si fallas una vez no pasa nada, repites y ya está», comenta Pedro cuando le dicen la fecha del nuevo ensayo. Los cuatro están en la primera fase de la enfermedad, «pero aunque vean las letras de Afagi en la puerta, no son muy conscientes de que la tienen».

Todos los movimientos de danza contemporánea están pensados para las capacidades de los usuarios

En el ensayo predomina el buen ambiente, las risas y un poco de inseguridad que pronto se calma

Los talleres comenzaron en el año 2013 como una iniciativa de la asociación. Tras la respuesta obtenida por parte de los enfermos, en 2016 se decidió añadir a la estructura original una muestra de danza contemporánea especialmente adaptada a las personas con Alzheimer. El año pasado se integró el grupo AI DO, PROYECT y el proyecto pedagógico de Musikene, todos ya en el Invisible Beauty.

Pero ahora toca dar el gran salto, el espectáculo que los bailarines llaman Encuentro Abierto que va a tener lugar en el teatro Principal el miércoles a las 19 horas y que va a derribar las paredes de los talleres para mostrarse en un escenario.

Esteban, Lolo, Pedro y Félix serán protagonistas, «aunque queremos darles también perspectiva de espectadores» y junto a ellos estarán los cuerpos flexibles y sonrisas amplias de Miriam Pérez, Leire Otamendi y Aritz López, además de Iker Arrue.

«¡Pero qué guapo eres!», le dice Lolo a Iker mientras bailan juntos como a ella le gusta, sin coreografía, como si estuvieran junto a un quiosco de música. Es la más parlanchina, tiene miedo a marearse, no se ve capaz de pasar bajo el palo... Poco a poco lo consigue gracias a la paciencia de Miriam. «Tienes los dos ojos iguales», le dice. Oye risas. «¡Es por decir algo!», protesta.

Pedro es más lanzado, se sube a la mesa tranquilo, mientras alarga los brazos o las piernas, las recoge, siempre ayudado por los bailarines que le rodean y cumpliendo las instrucciones de los bailarines.

¿Y los niños?

Todos pasan por la mesa hasta que llega la hora de jugar con el palo. En la sala de ensayos de Afagi hay una espectadora muy especial, Maddi, una niña que ha acudido con su madre Mari Tere, la pianista del espectáculo, a ver el ensayo. Ella también ríe con las cosas que dice Lolo, que intenta agradar a los demás constantemente. Mira atentamente cómo son las coreografías con el palo largo y cuando acabe la sesión acabará realizando la más compleja.

«¿Si el encuentro abierto del miércoles es apto para los niños? En principio no está pensado para ellos, pero sí es verdad que, aunque no sabemos por qué, para un enfermo de Alzheimer los niños suponen una gran atracción. Se quedan mirándolos, les sonríen».

Quieren que a la sesión abierta acuda la mayor cantidad de gente posible, porque desean fomentar la visibilidad y la normalización de la enfermedad, integrar a este colectivo en la vida cultural. «Vamos a hablar de la enfermedad, pero de una manera divertida y amena, con sorpresas para el público. Es importante dar a conocer también a estudiantes de música y danza que hay alternativas laborales diferentes a la de intérprete tradicional como es la nuestra».

Sigue el taller. Ahora se trata de pegar con el pie a un palo. Cada uno de los cuatro monitores sujeta uno de estos palos y los cuatro, de pie frente a ellos, deben golpearlo. Esteban no acierta. Deciden utilizar el 'truco' de identificar el movimiento con algo que a este hombre siempre le ha gustado mucho y siempre lo ha practicado. «Vamos a hacer este ejercicio de fútbol», dice Iker.

Esteban acierta, le da suave con el empeine, como si fuera un balón. «Cuando se asocia un movimiento a una imagen el recuerdo es más profundo, queda grabado en la persona». Por eso se utilizan fotos, se colocan tres y se identifican con determinados movimientos.

«Remover con una cucharilla, por ejemplo, es un gesto muy complejo, pero si no lo han perdido, tratamos de mantenerlo con este tipo de ejercicios. La forma de colocar las manos en el palo, por ejemplo,sirve para que puedan seguir subiéndose la cremallera de una chaqueta o atarse un botón».

El objetivo es estimular las capa cidades para que las mantengan el mayor tiempo posible. Hasta que los científicos logren avances médicos bailan para que desde el equilibrio refuercen su confianza y les devuelva autonomía. «No tengas miedo, Lolo, sube a la mesa, venga, que no pasa nada».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos