LA DESPENSA

¿Qué son las macis? Beneficios y propiedades

Macis es el nombre que recibe la cáscara de la nuez moscada. /
Macis es el nombre que recibe la cáscara de la nuez moscada.

En la cocina europea lo podemos encontrar en purés, salsas, gratinados, guisos y estofados, entre otros platos

Las macis son la cáscara de la nuez moscada, es decir, la cobertura del fruto. Generalmente, se usa para modificar la textura y el sabor de diversos alimentos. Esto es debido a su naturaleza carnosa y sabor similar al de la nuez moscada, pero más dulce.

En China se usa en dulces, mientras que en la cocina europea lo podemos encontrar la macis en purés, guisos, estofados… Debemos usarlo en pequeñas cantidades, pues si algo tiene en común con la nuez es que su sabor es bastante fuerte.

El sistema de producción de la macis es muy simple, una vez cosechado el fruto se deja secar durante semanas o meses, luego se le quita el macis que se deja secar nuevamente, para luego prensarlo. Por su forma y color similar (al de una flor seca) también se le suele llamar «flor de macis» o «flor de moscada». Es muy popular en países como Italia, India y China, y forma parte de platos tradicionales.

Contiene vitaminas y minerales muy nutritivos y que deberíamos de incorporar en nuestros platos diarios

Beneficios de las macis

  • A pesar de ser un alimento de pequeño tamaño, el macis contiene vitaminas A, B y C, que ayudan a reparar los tejidos del organismo, a desintoxicarlo, y fortalecen el sistema inmunitario.
  • El macis ayuda a prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, fortalece el sistema inmunológico y protege las membranas de las células.
  • Para la actividad diaria, el macis ayuda a producir y liberar energía. Entre otras cosas, es indispensable en el transporte del oxígeno y en la respiración molecular.
  • Contiene hierro, calcio y aceites volátiles, que ayudan a que el organismo esté limpio y saludable tanto por dentro como por fuera.
  • Fortalece los huesos y previene la osteoporosis. Tiene un papel muy importante en el control de la presión alta.
  • Destaca por ser antidepresivo, es un gran estimulador que ayuda al cerebro y al cuerpo a activarse, mejorar la calidad del sueño y es un potente remedio contra la depresión y la ansiedad.
  • Su contenido de magnesio, hierro y aceites volátiles hacen del macis un complemento ideal cuando tenemos dolores musculares y articulares. Es por lo que es un gran antiinflamatorio y un sedante leve.
  • Ayuda a mejorar la digestión y a aliviar dolores relacionados a ésta. Fomenta el apetito, previene la indigestión y los vómitos. Esto es, que además de digestivo, es carminativo.
  • En menor medida, es antigripal (un remedio natural para la tos, resfríos y hasta para el asma), antioxidante, circulatorio (mejora la circulación de la sangre y reduce el riesgo de sufrir enfermedades vinculadas) y sedante (para heridas, contusiones y dolores musculares).