LA DESPENSA

Los alimentos fermentados más nutritivos

El chucrut es muy consumido en Alemania./
El chucrut es muy consumido en Alemania.

La fermentación es una forma de mantener los alimentos durante periodos largos

Los alimentos fermentados son aquellos que sufren la transformación por acción de las bacterias y las levaduras. En este proceso, los azúcares se convierten en ácidos, gas o alcohol, que actúan como conservantes naturales del alimento. La fermentación ha sido utilizada por el ser humano desde la antigüedad como una forma de mantener los alimentos durante periodos largos. En nuestra dieta, el queso, el yogur o las bebidas alcohólicas como el vino o la cerveza son alimentos fermentados, pero en los últimos tiempos hemos visto como se han ido sumando otros más exóticos como el kéfir, el kimchi, el chucrut u otros.

La mayoría de alimentos fermentados favorecen la digestión y aumentan la absorción de nutrientes. Además de ayudarnos a poblar nuestros intestinos de microorganismos saludables, son más digeribles. La fermentación aumenta la presencia de vitaminas, sobre todo del grupo B, como la B12 o la B9, más conocida como ácido fólico; también la K2, difícil de encontrar en alimentos no fermentados.

Estos son algunos de los fermentados más nutritivos

  • El chucrut: a raíz de la fermentación del repollo o col blanca se produce el chucrut, que se consume sobre todo en Alemania. Es una excelente fuente de vitaminas C y K, y mejora el proceso digestivo y la absorción de nutrientes, además de reestablecer el pH del intestino. En una cantidad de 100 gramos, pese a su bajo contenido calórico (19) proporciona niveles altos de diversos minerales como el sodio o el potasio.
  • El miso: el miso es una pasta fermentada de soja y otros cereales como el trigo, el arroz o la cebada con el hongo koji y sal marina, que durante siglos fue considerado un alimento curativo en China y Japón. Desde hace muchas generaciones, se utiliza para preparar sopas calientes o como condimento de otros platos. Contiene multitud de enzimas que ayudan a la digestión.
  • La kombucha: esta bebida fermentada de ligero sabor ácido se obtiene a base de té endulzado fermentado mediante una colonia de microorganismos gelatinosa. Si el hongo se alimenta constantemente, el proceso no tiene fin, por eso la kombucha es llamada «el hongo de la inmortalidad». Se ha extendido su consumo desde hace un tiempo, merced a sus beneficios sobre el organismo, pero inicialmente se consumía en China, Rusia y Alemania.
  • El kimchi: es una preparación de origen coreano a base de vegetales fermentados, entre los que predominan la col china, los pimientos y las cebollas, sazonados con diferentes especias. Tiene un olor fuerte y característico, y su sabor es salado y picante. El valor nutricional de este plato puede cambiar según la forma en la que se prepara, aunque se caracteriza por ser una elaboración baja en calorías (por su contenido en vegetales).
  • El kéfir: El kéfir es un producto lácteo parecido al yogur líquido, fermentado a través de la acción de un conjunto de levaduras, hongos y bacterias. Es un alimento rico en proteínas, lípidos y probióticos que favorecen la salud intestinal. Facilita la digestión y mejora las defensas del organismo, y se cree que es el responsable de la gran longevidad entre sus consumidores, por lo que se considera un elixir de larga vida.