Elecciones 26M: Sémper reivindica el «progreso» de Donostia para garantizar la calidad de vida de los mayores

Borja Sémper, durante su encuentro en el centro de la ciudad con un grupo de mujeres donostiarras./
Borja Sémper, durante su encuentro en el centro de la ciudad con un grupo de mujeres donostiarras.

El candidato del PP a la Alcaldía de San Sebastián se ha reunido con un grupo de mujeres donostiarras de más de 65 años

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ

Alrededor de una mesa y con varios cafés como únicos testigos de una charla informal. Ese fue el 'marketing' de Borja Sémper durante la campaña electoral.

El candidato del PP a la Alcaldía de San Sebastián se reunió en una céntrica terraza de la ciudad con un grupo de mujeres donostiarras que superan los 65 años para conocer de primera mano las preocupaciones y las necesidades a las que se ven sometidas a diario. Un encuentro que Sémper aprovechó para explicarles las medidas que él implementaría en el consistorio donostiarra en el caso de alcanzar la cima de Ijentea para que la calidad de vida de este colectivo poblacional mejore.

A su juicio, el camino para garantizar la calidad de vida y la «dignidad» de nuestros mayores es hacer que Donostia «avance y progrese». «Además de dedicar recursos para atender la dependencia y la accesibilidad, está demostrado que el mejor ecosistema de vida para la población mayor de 65 años es el de las ciudades que avanzan y progresan, que no se dejan llevar por el envejecimiento, e integren a los mayores como agentes de transformación social», defendió.

El dirigente popular, que cifró en 42.018 las personas de 65 o más años que residen en Donostia, alertó que en 2025 un tercio de la población donostiarra superará esa barrera de edad y que tres cuartas partes de quienes hoy superan los 85 años en Donostia es mujer. «Nuestras madres y abuelas se mantienen cada vez más activas, con un notable capital intelectual y cultural que aportar a la sociedad. Debemos promover todas las alternativas que nos brinda esta sociedad tecnológica y de conocimiento en la que estamos inmersos para integrar a quienes más experiencia acumulan en este desarrollo y ofrecer soluciones de dependencia», continuó.

La batería de medidas

Sémper apostó así por adaptar la movilidad, la vivienda y los servicios de este colectivo, así como adaptar los «más de 1.400» portales o edificios con dificultades de accesibilidad. También abogó por modificar la ordenanza de rehabilitación, invertir 20 millones de euros en los próximos 10 años, conseguir financiación europea o invertir en accesibilidad vertical. Además, propuso que las personas con problemas de accesibilidad y seguridad puedan poner a disposición sus viviendas para gente joven y ser realojadas desde la administración en otras con garantías de accesibilidad.