La nueva ayuda a los parados reduciría hasta en 42 meses el periodo de cobertura

Cola ante una oficina de empleo del INEM./Archivo
Cola ante una oficina de empleo del INEM. / Archivo

Los grandes perjudicados serían los mayores de 45 años, denuncia CC OO, que también avisa de que se endurecen los requisitos

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La nueva ayuda a los parados en la que trabaja a contrarreloj el Gobierno traerá más recortes a la protección -que se suman a los introducidos ya en la reforma de 2012- y mayores requisitos. Esto es lo que denunciaron este jueves los sindicatos UGT y CC OO, que mostraron su insatisfacción ante la nueva propuesta que les hizo el pasado lunes el Ministerio de Empleo. Así, a poco más de diez días para que se termine la prórroga del Programa de Activación para el Empleo (PAE) y el Programa de Recualificación Profesional (Prepara) -con fecha de finalización para el próximo 30 de abril-, se antoja complicado alcanzar un acuerdo para lograr unificar en una todos los subsidios a los parados de larga duración.

El Gobierno mantiene su idea de hacer una única ayuda de 430 euros al mes denominada Renta Complementaria de Desempleo (RED) que podría perdurar hasta seis años en el mejor de los casos y de forma continuada. Sin embargo, CC OO advirtió que, de llegar a aprobarse, tres de cada cuatro beneficiarios reducirían su cobertura con este nuevo modelo de media entre uno y tres meses, que podría alcanzar los 42 meses para los mayores de 45 años. Concretamente el colectivo más perjudicado es el de aquellos que superen los 45 y no hayan cotizado lo suficiente para poder acceder a una prestación contributiva (y, por tanto, de mayor cuantía); así, los que tengan responsabilidades familiares y hayan cotizado seis meses o más actualmente pueden llegar a acumular un total de 66 meses de ayudas (encadenando el subsidio con el Plan Prepara con el PAE y con el RAI), y con la propuesta del Gobierno se les reduciría a un máximo de 24 meses.

A su vez, los mayores de 45 años con seis meses o más de cotización pero sin responsabilidades familiares perderían 39 meses de ayudas, puesto que pasarían de estar protegidos durante 45 meses a apenas 8 meses. De igual manera, los mayores de 45 años que sí han accedido a una prestación contributiva también son los que peor parados saldrían de aprobarse esta propuesta, pudiendo disminuir tres meses la cobertura para los que tienen responsabilidades familiares y llegando hasta 28 meses de pérdida para los que cumplan 45 años y hayan agotado la prestación de 5 meses.

Por el contrario, los que tienen menos de seis meses cotizados y no tengan responsabilidades familiares accederían a un subsidio que antes no existía, aunque con una duración máxima de entre cuatro y seis meses. De igual forma, los menores de 45 años que hayan agotado la prestación contributiva tendrían también una ayuda de 430 euros al mes que actualmente no existe durante cinco meses.

2.300 millones de superávit

«A la gente que tiene mayor necesidad le estamos acortando los periodos de cobertura», denunció Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CC OO, que acusó al Gobierno de limitarse a reordenar los sistemas de protección que hay, sin hacer una reforma de mayor calado, pero además acortando los periodos de cobertura en muchos casos y aumentando los requisitos. En este sentido, otra de las denuncias que hizo CC OO es que para acceder a esta ayuda el Ejecutivo «pretende imponer la BAE a todo el mundo», es decir, exige que demuestren que han estado realizando una Búsqueda Activa de Empleo (BAE) en el mes anterior mediante el envío de curriculums, entrevistas de trabajo, inscripción en portales de empleo, etc.; actualmente solo se exige este requisito para acceder a las ayudas extraordinarias (PAE, Prepara y RAI) y no para los subsidios.

A su vez, UGT acusa de recortar el acceso a las prestaciones al exigir, de forma general, carencia de rentas familiares, cuando antes era solo de rentas personales si no se tenían responsabilidades familiares; es decir, se elimina el derecho a las prestaciones a personas sin rentas solo con que su cónyuge tenga un sueldo un poco más elevado que el salario mínimo.

Respecto a la cuantía de la ayuda, se unifica en 430 euros al mes (el 75% del IPREM), mientras que los subsidios actuales oscilan entre los 400 y los 450 euros (el 75% y el 85% del IPREM), por lo que unos pierden un poco y otros ganan (los que no tienen cargas familiares).

Por otro lado, CC OO hizo hincapié en que mientras hay más de 1,2 millones de potenciales beneficiarios de estos subsidios sin prestaciones, el sistema de protección social al desempleo cuenta con un superávit de 2.353 millones, lo que pone en evidencia que «hay un problema» y que se debe abordar una reforma «integral».

 

Fotos

Vídeos