Sexto récord anual consecutivo en las llegadas de turistas y también en su gasto

La Rambla de Barcelona, masificada de turistas. /Efe
La Rambla de Barcelona, masificada de turistas. / Efe

La afluencia de viajeros creció casi un punto en 2018 hasta los 82,6 millones, mientras que su desembolso lo hizo tres veces más hasta rozar los 90.000 millones

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La industria turística española continúa avanzando a velocidad de crucero y se anotó en 2018 su sexto récord anual consecutivo, tanto en llegadas de viajeros internacionales como en el gasto total realizado por éstos, que rozó los 90.000 millones de euros, lo que supone en torno al 7,5% del Producto Interior Bruto (PIB). Y todo ello pese al pesimismo que había al comienzo de otoño por la caída de dos puntos en la afluencia de visitantes extranjeros registrada entre junio y agosto.

Lo más destacable, y también lo más valorado por las empresas del sector representadas por el 'lobby' Exceltur, es que el ritmo de crecimiento del desembolso de los turistas en España alcanzó una tasa anual del 3,1%, medio punto por encima del avance que habría registrado el PIB, según ha anticipado este miércoles la ministra de Economía, Nadia Calviño, tras constatar la desaceleración de la economía que se venía presumiendo en los últimos meses. Sin embargo, la propia actividad del sector turístico sí podría haber crecido menos que el referido PIB.

Así lo avisó el Banco de España meses atrás, en lo que podría ser el primer año desde 2009 en que este sector creciera menos que el conjunto de la economía, debido en gran medida a la recuperación de los destinos competidores en el arco mediterráneo. En la misma línea, la propia Exceltur anunció en la última revisión del PIB turístico (realizada a mediados de octubre) que este año avanzaría un 2%, aparentemente modesto en relación a sus fuertes alzas de años anteriores superiores al 3%, por el menor dinamismo de la demanda nacional y el retroceso de la extranjera.

Sin embargo, ambas previsiones fueron realizadas tras un verano realmente malo para el sector. La recuperación turística en el último trimestre del año hace pensar que esta actividad sí ha podido terminar 2018 creciendo a un ritmo parecido al del PIB, pendiente de los datos definitivos que publique el INE. Y es que la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, solo ha avanzado también este miércoles la estimación oficial del resultado general, sin entrar en mayores detalles.

1.000 euros por turista

Las últimas cifras publicadas por el INE señalaban que el gasto medio por turista experimentó entre enero y noviembre de 2018 un crecimiento del 2,2% y llegó a los 1.082 euros por persona. Asimismo, el desembolso medio diario alcanzó los 147 euros con un incremento del 6,4% respecto a 2017, mientras que el promedio por estancia subía un 1,7% hasta los 1.075 euros.

Y eso que las estancias más largas (de más de una quincena) se redujeron un 5,4% desde enero, mientras los excursionistas (que no pernoctan) aumentaron un 4%. Sin embargo, la demanda de viajes más frecuentes (de cuatro a siete noches) se incrementó un 1,7%, e incluso los de una sola noche se disparó un 7,8%.

A juicio de la ministra, los datos «son buenos, reflejan un nuevo récord histórico y permiten mantenernos como principal destino mundial, a la vez que nos animan a seguir trabajando para la consolidación de los flujos y para potenciar un turismo de valor añadido». También ha destacado esta mañana que el sector sigue suponiendo un motor para el empleo, con un incremento cercano a las 100.000 nuevas colocaciones; así, en términos de afiliados a la Seguridad Social las actividades turísticas suponen ya el 12,2% del total.

Hasta noviembre Reino Unido y Alemania seguían como principales mercados emisores de viajeros con destino a España (35% entre ambos), pese a sus descensos anuales (-2% y -4,7%, respectivamente), con Francia tercera y subiendo (0,7%). Los principales aumentos, no obstante, se registraron en los viajes con origen en Estados Unidos (10,9%), Portugal (10,2%) y Rusia (5,8%).

Vasos comunicantes

El récord turístico ha venido acompañado de otro máximo anual en la cifra de pasajeros que pasan por los aeropuertos españoles. El lunes lo confirmó AENA, la empresa semipública (el Estado aún controla el 51% de las acciones) que gestiona esa red, que destacó que se trata del mejor saldo de tráfico de su historia. En total, 263,7 millones de viajeros utilizaron alguno de sus aeródromos en 2018, un 5,8% más que en el ejercicio precedente.

Asimismo, 2,3 millones de aviones aterrizaron o despegaron de sus instalaciones, también un 5.8% más que en 2017. Casi siete de cada diez pasajeros que registró AENA procedían de vuelos internacionales, en concreto 182,5 millones. Y los viajeros de trayectos nacionales, aunque 2,2 veces menores, se incrementaron más del doble (un 10% frente al 4,1% de los primeros).

 

Fotos

Vídeos