«La empresa no puede exigir resultados y no dar nada a cambio al trabajador»

Amaia Ugalde junto a la plantilla de la empresa que pilota, Industrias Ugatu, en sus instalaciones de Bergara./MORQUECHO
Amaia Ugalde junto a la plantilla de la empresa que pilota, Industrias Ugatu, en sus instalaciones de Bergara. / MORQUECHO

Amaia Ugalde asegura que la dirección de una empresa debe encontrar el equilibrio entre lo que «exige al trabajador y su libertad de acción»

Ion Fernández
ION FERNÁNDEZBERGARA.

«Somos unos supervivientes». La directora de Industrias Ugatu, Amaia Ugalde, explica que «nos hemos ido amoldando con mayor o menor éxito a lo que nos ha tocado vivir». La empresa de Bergara tiene una trayectoria de más de 60 años, ya que comenzó como Industrias Ugarla y posteriormente, en 2003, se refundó en la actual.

La empresa

2003
año de fundación.
2003
La empresa de Bergara cuenta actualmente con 10 trabajadores en plantilla.
2003
Actividad
Industria
comercialización de productos de Tornillería y Fijación.

- En un mercado global, ¿dónde ha encontrado Ugatu su hueco?

- Nos movemos en un sector consolidado con productos ya maduros, por lo que hay bajos márgenes de beneficio. Las empresas medianas están desapareciendo en favor de las grandes, que han conseguido acaparar la mayoría de la cuota de mercado. Al resto nos toca cubrir los nichos que dejan las multinacionales, bien porque no les interesa esa cuota o porque sus estructuras no son capaces de llegar ahí. En Ugatu nos hemos especializado en ofrecer un producto de calidad, más específico y de menor rotación. Esto nos permite dar un servicio más completo.

«Nos encontramos en un entorno cambiante en el que la información es poder»

- ¿Cómo han conseguido materializar esta estrategia?

- Durante los últimos 20 años nos hemos centrado en contar con el mayor número de proveedores homologados. Nuestra intención es la de conseguir que nuestra gama de productos sea una de las más completas del mercado y cubra lo mejor posible las necesidades de los clientes.

- ¿Cuál ha sido el resultado?

- Hemos conseguido en menos de 10 años pasar de vender 8.000 referencias a 47.000. Además de una amplia oferta, nuestros plazos de entrega son cortos y los precios razonables. También creo que contamos con una de las mejores plataformas de venta online del sector a nivel europeo, algo que resulta doblemente valioso si tenemos en cuenta nuestro tamaño.

- Poseen una tienda virtual, ¿les está resultando útil para expandir su negocio?

- Por su puesto. El 50% de nuestros clientes activos han contactado con nosotros a través de la página web y el 25% de nuestra facturación total se genera en la tienda online, que también llega a suponer hasta el 55% del gasto que nos hacen algunos clientes. Nuestra idea es seguir creciendo en este campo, pero habrá que ver cómo se comporta el mercado.

- ¿Cuál ha sido el mayor aliado de Ugatu?

- La informática nos está ayudando mucho al manejo y control de la gran cantidad de información con la que contamos en aspectos como los artículos que vendemos, los clientes o los datos técnicos. Supone también un apoyo en el análisis sistemático de los datos para establecer las líneas estratégicas de trabajo. En Ugatu estamos convencidos de que la información es poder y más en un entorno tan cambiante como el actual. Por eso, la informática y el buen uso de esas herramientas se presentan como un gran aliado en nuestra actividad.

- ¿Cómo se consigue ofrecer el mejor servicio a los clientes?

- En Ugatu creemos que la clave es interpretar lo más adecuadamente posible los resultados de nuestras acciones comerciales. Pero se trata de una cuestión que no es sencilla debido al mercado cambiante en el que nos encontramos. Estamos constantemente analizando datos y lo que está ocurriendo en nuestro entorno con el fin de detectar las demandas de los clientes. Hay que extraer conclusiones para añadirlas a nuestras estrategias para así ofrecer el mejor servicio. Analizamos qué puede ocurrir en el mercado para adelantarnos a las necesidades. Este trabajo supone un gran esfuerzo por parte de todo el equipo, pero nos está permitiendo sobrevivir.

- ¿Cuál es su experiencia profesional?

- Mi vida laboral siempre ha estado directamente ligada al marketing y a las ventas. Me licencié en Madrid en Gestión Comercial y Marketing. Los dos últimos años, pude compaginar mis estudios con unas prácticas. Una vez licenciada he estado desempeñando todas mis funciones en el departamento comercial, aunque he tenido diferentes responsabilidades. En 1997, me incorporé a Industrias Ugarla, una empresa familiar que en 2003 derivó en Industrias Ugatu.

- ¿Cuáles son sus motivaciones al frente de esta empresa?

- Todos mis esfuerzos están destinados a procurar la continuidad del negocio de manera rentable y conseguirlo junto a un equipo de personas que entienda y comparta que la continuidad de Industrias Ugatu es importante y beneficiosa a nivel profesional y personal para todos aquellos que formamos parte de la empresa. Si desde la dirección conseguimos transmitir esta idea, todos encontraremos un sentido a nuestro trabajo diario y eso se reflejará en los resultados de la empresa.

- ¿Cómo procura la continuidad del negocio?

- Hay que adaptarse continuamente al mercado. Está es la clave para seguir avanzando y contar con un futuro. Resulta necesario amoldarse y hacerlo rápido. Para ello, es imprescindible generar buen ambiente en el entorno laboral. Toda la plantilla tiene que entender que tenemos que remar juntos.

- ¿Cómo se consigue que el equipo entienda esta idea?

- En la dirección tenemos que ser coherentes entre lo que se dice y lo que se hace para conseguir el respeto del resto del equipo. Esto hay que acompañarlo de información de calidad para que el liderazgo sea mejor y más creíble. Creo firmemente en este equipo. Además, todas las personas necesitamos oportunidades de éxito para conseguir motivación en nuestro trabajo. Con esto me refiero a que hay que dotarles con las herramientas adecuadas para que puedan desarrollar sus tareas, adjudicarles objetivos posibles de alcanzar y no indicarles metas imposibles. A su vez, hay que explicarles estas metas de manera que las entiendan y las compartan. No se pueden demandar unos resultados a las personas sin que la empresa ofrezca nada a cambio. La dirección tiene que encontrar un equilibrio entre lo que exige y la libertad de acción que necesita el trabajador. Aplicando todo ello en nuestra organización, conseguiremos que todo el equipo se encuentre motivado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos