Análisis

Adiós, Copa Davis

Pablo Carreño, durante el partido de la semifinal del Grupo Mundial de la Copa Davis /EFE
Pablo Carreño, durante el partido de la semifinal del Grupo Mundial de la Copa Davis / EFE

España despide una competición con 118 años de historia que se reinventará el año que viene de la mano de Gerard Piqué

ENRIC GARDINERMadrid

El 'passing shot' de Juan Carlos Ferrero ante Lleyton Hewitt en el Palau Sant Jordi, un jovencísimo Rafael Nadal ganando a Andy Roddick, Carlos Moyá tirado en la tierra de la Cartuja, la derecha paralela de Fernando Verdasco ante José Acasuso en Mar de Plata, Nadal negando a Del Potro la gloria en Sevilla y Feliciano López y Verdasco dejando a cero a la Republica Checa en Barcelona. Todos esos recuerdos forman la gloria de España en una Copa Davis que llegará a su fin el próximo mes de noviembre, pero que ya ha acabado para España, eliminada en las semifinales contra Francia, vigente campeona.

Entre toda aquella emoción, que aún, a día de hoy, continúa imborrable en la historia de la competición, también muchos momentos dolorosos. Manolo Santana perdiendo ante Australia las finales de 1965 y 1967, la ensaladera que se escapó en la final de 2003, con Ferrero cediendo sus puntos individuales en agónicos quintos sets, la final de 2012, con un David Ferrer espectacular que no pudo evitar la derrota en el quinto punto, el descenso de 2014 en Brasil, la catástrofe de Rusia en 2015 y más recientemente la garra de Ferrer en Valencia para eliminar a Alemania. Momentos que han provocado que, para España, la Davis haya alcanzado unas cotas de valor difícilmente igualables por la nueva Copa del Mundo que echará a rodar en 2019.

El equipo ahora dirigido por Sergi Bruguera, que tiene contrato también para 2019, deja la Davis con un bagaje de 206 eliminatorias jugadas, con 129 victorias y 77 derrotas, cinco títulos que la sitúan como el séptimo equipo del palmarés, muy por detrás de Estados Unidos (32) y Australia (28), y el tercero desde que se instauró el Grupo Mundial en 1981, detrás de Suecia, aupada por los títulos de Mats Wilander y Stefan Edberg, y Estados Unidos.

Madrid, «cerca de tener la Copa Davis»

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, afirmó, en la comisión de Cultura y Deporte, que la capital no solo no va a perder el Open de Tenis -está garantizado hasta 2021- sino que sumará otro torneo, el que sustituirá a la Copa Davis. «Se habla del Open de Tenis, estamos cerca de tener la Copa Davis. No solamente no vamos a perder un tenis sino que vamos a ganar otro tenis más. Intentamos no perder nada, aceptar lo que ustedes hicieron bien, les damos la enhorabuena. Hicieron cosas buenas, nosotros intentamos hacer otras», ha dicho la alcaldesa, que asegura que durante el mandato ha habido un incremento de más del 40 % en el uso de las instalaciones deportivas municipales. «Ya nunca más se va a jugar sobre tierra batida y esto no nos beneficia mucho de cara a que España pueda volver a ganar la Copa Davis, por mucho que se juegue en Madrid, pero jugando en pista rápida y cubierta... No creo que sea lo mejor, aunque nunca se sabe», dijo Albert Ramos.

Santana, jugador entre 1958 y 1973 y capitán entre 1995 y 1999, queda como el jugador con más eliminatorias jugadas (46) y más victorias (92). El impulsor del tenis abrió el camino para que luego otros como Joan Balcells, Álex Corretja, Moyá, Ferrero, Ferrer, Albert Costa, Nadal y muchos más también dejaran su muesca en la competición. El ahora número uno del mundo ayudó al récord absoluto de eliminatorias ganadas de forma consecutiva en tierra batida (29), además de poseer el registro de más victorias individuales seguidas, con 24. Récord que se mantiene en la actualidad, ya que el español no pierde en Davis desde que debutó ante el checo Jiri Novak en 2004.

Con la llegada de las Davis Cup Finals, a disputarse en una sola sede, con muchas opciones de que sea Madrid, y sin fecha aún determinada, parece complicado que se repitan imágenes como la de José María Aznar parando una cumbre en Niza para anunciar que España acababa de ganar su primera Copa Davis, o la de toda Argentina enmudecida ante una España, que sin Nadal, fue capaz de asaltar Mar de Plata contra todo pronóstico. Adiós a la Copa Davis, o, al menos, como diría Moyá, 'Hasta luego, Lucas'.

 

Fotos

Vídeos