Motorland da un nueva opción a Lorenzo

Motorland da un nueva opción a Lorenzo

Pole, récord y caída para Márquez en el GP de Aragón mientras el mallorquín saldrá segundo

BORJA GONZÁLEZALCAÑIZ

La temperatura. Este es el factor que más repitieron los pilotos de MotoGP como crucial de cara a lo que pueda pasar este domingo en la carrera más esperada del Gran Premio de Aragón. Una variable que dejó pistas en la jornada del sábado, con un primer entrenamiento libre disputado con 17 grados de temperatura ambiente y un segundo el previo a los oficiales- a 23. Una diferencia de seis grados que en pista fueron 18, de los 20 a las diez de la mañana a los 38 a eso de la una y media de la tarde- que afectó, sobre todo, a Valentino Rossi. «Cuando la temperatura ha subido he empezado a tener problemas con los neumáticos», confesó el líder de la general, que solo pudo ser sexto en la pelea por la parrilla de salida, muy lejos de los espectaculares registros marcados por su máximo rival en la pelea por el título y por Marc Márquez, que destrozó el récord de la pista en otra de esas vueltas locas probó rebajar aún más su registro en su segunda intentona aunque rebasó su propio límite y terminó por los suelos-. «Con menos grados, he podido mantener un buen ritmo pero por la tarde he sufrido más, he tenido demasiada degradación».

Rossi llegó a valorar en medio segundo la diferencia de ritmo frente a Jorge Lorenzo y a Márquez, llegando incluso a meter en el paquete de favoritos a Dani Pedrosa, lo que podría plantear un escenario idóneo para el intento del mallorquín de comenzar la remontada hacia su tercer título de la clase reina. «Hasta ahora así ha sido», afirmó Lorenzo al ser preguntado por su superioridad en entrenamientos respecto a su compañero de equipo en los dos últimos Grandes Premios, en carreras que terminaron marcadas por la climatología. «Hemos quedado delante de él en todos los entrenamientos y parece que tenemos mejor ritmo, pero la carrera es la carrera y hay que salir ahí a hacerlo bien, pilotar bien, gestionar un poco la carrera. Pinta bien para mañana, pero Valentino en Le Mans estaba muy mal de vuelta rápida y en ritmo y al final hizo segundo. Eso sí, el nivel ha aumentado, Marc ya no está tan mal como antes y Dani parece que aquí va a ir fuerte pero no hay que descartarle ni para el podio ni para la victoria».

Una cautela que el mallorquín mantiene después de las últimas experiencias. Con esto, el plan de Lorenzo se mantiene como en todos los Grandes Premios en los que ha dominado en entrenamientos, tirar desde las primeras vueltas y ver quién puede seguir su ritmo. «No será fácil, porque Marc no tiene mucho que perder y va rápido tanto a una vuelta como a ritmo pero tengo unas grandes primeras vueltas y si se hace una buena salida hay que intentarlo y si no pues la carrera es muy larga y el manejar el desgaste de los neumáticos, sobre todo el trasero será importante».

Y es que la presencia de Márquez, que una vez más confirmó que no piensa achantarse en una hipotética pelea cuerpo a cuerpo porque esta sea frente a un piloto que se está jugando el campeonato, vuelve a ser una variable crucial en las matemáticas por el título. «Yo haré mi carrera», afirmó con rotundidad Márquez. «Está claro que siempre intento dar el 100 por 100, siempre manteniendo el mínimo margen, pero un margen de seguridad. Quizás si estoy muy, muy apurado y tengo que pasar a alguien pues igual me lo pienso un poquito más, porque se están jugando el campeonato. Pero de momento yo aún tengo alguna posibilidad, pocas, pero aún estoy en juego, así que tengo que arriesgar».

Una declaración de intenciones con la que ya contaba Lorenzo que, pese a mostrarse ambicioso con el objetivo de la carrera aragonesa, no escondió tener en mente esa pelea contra el líder Rossi. «Quiero los veinticinco puntos y voy a intentar conseguirlos pero, ahora bien, quedar delante de Valentino sería un buen resultado. Sería un poco peor que un buen resultado pero estaría bien, nos acercaría un poco más, aún estando lejos, a nuestro objetivo».