Caballos

Analizan si se puede poner césped sintético en el hipódromo

Un participante en una jornada en el hipódromo. / MORQUECHO
Un participante en una jornada en el hipódromo. / MORQUECHO

Uno de los interesados en coger las riendas del recinto donostiarra optaría por esta alternativa que ofrece más seguridad para jockey y caballos

A. V.SAN SEBASTIÁN.

El propietario del hipódromo, el Ayuntamiento de San Sebastián, analiza la conveniencia o no de que se pueda cambiar el césped natural por el que corren los pura sangres por una pista sintética. El alcalde donostiarra, Eneko Goia, confesó, a preguntas del PP en el marco de una comisión en el consistorio, que está a la espera de conocer el resultado de un informe encargado por el equipo de gobierno que destape los pros y los contras de esta operación, lo que supondría apostar por un terreno híbrido que une fibras sintéticas con hierba natural.

La solicitud de comparecencia del alcalde fue formulada por el PP después de que la jornada de carreras de hace dos domingos tuviera que ser suspendida tras la segunda carrera al resbalarse algunas yeguas a la hora de trazar la curva, supuestamente, por la acumulación de agua. El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Borja Sémper, pidió explicaciones por «los problemas surgidos con el mantenimiento de la pista del hipódromo de San Sebastián, la indefinición en la adjudicación de la concesionaria de dicha instalación y el supuesto peligro en la celebración de la temporada de verano de carreras de caballos».

Dos empresas quieren optar a la gestión: la actual, Carrus, y un grupo de empresarios de Madrid

Recordó Sémper que «el consistorio se comprometió a publicar un concurso para adjudicar la explotación del hipódromo en el mes de octubre de 2018. Transcurrido este tiempo, el Ayuntamiento no ha presentado las bases para dicho concurso, impidiendo la presentación de ofertas alternativas a la actual y dificultando la inversión en el Hipódromo de la concesionaria actual».

El alcalde Eneko Goia desveló que lo ocurrido el día 7 «no tiene nada que ver con la concesión» del hipódromo y aseguró que la temporada de caballos «no corre riesgo». Otra cosa es, explicó, el futuro de la concesión. Hay un acuerdo con el actual gestor - el grupo francés Carrús- para extinguir el actual contrato, pero la empresa seguirá explotando el recinto deportivo mientras un concurso no decida quién es el nuevo titular de esta instalación deportiva. Empresarios de Madrid se han interesado por el concurso. Sus intenciones pasarían por sustituir la hierba natural por un suelo sintético de fibra, algo por lo que han optado mucho hipódromos pequeños porque ofrece seguridad para jockeys y caballos y minimiza el mantenimiento. El Ayuntamiento ha pedido un informe para saber lo que supondría esta operación. «No es un cambio baladí, puede tener sus implicaciones y queremos estar bien informados. La decisión la adoptaremos pronto», aseguró Goia.