«Esto es un regalo para el pueblo»

El coro de Altzo, que salió a cantar la víspera de Santa Agueda, posa junto a la escultura del gigante / JOSÉ MARI LÓPEZ
El coro de Altzo, que salió a cantar la víspera de Santa Agueda, posa junto a la escultura del gigante / JOSÉ MARI LÓPEZ

Altzo recibe emocionado la lluvia de premios. En marzo abre una oficina de turismo basada en el gigante

ELISA LÓPEZ ALTZO.

Altzo amaneció ayer bajo un manto de lluvia insistente que le hacía aún más bucólico. Pero también con una agradable resaca. La de la tromba de premios a la película que ha enseñado al mundo a su personaje más querido y representativo. «Estamos felices y en shock. Es un regalo para el pueblo». Su alcalde, Joseba Elduaien, no podía disimular el entusiasmo y la sorpresa. Confiesa que ni él ni nadie podían esperar tanto. Pero sí, era verdad. La película sobre su 'gigante' se llevó el sábado nada menos que diez premios Goya y, en Altzo, sus 427 paisanos lo celebraban a su manera. Sin mucho ruido ni alboroto, pero con ilusión. Y también con mucha expectación. «Nuestro pueblo se va a hacer muy famoso. Bueno, ya lo es. Y seguro que vendrá mucha gente a vernos. Igual pasa como con 'Ocho apellidos vascos», aseguraban entre bromas Ainhoa y Olaia, mientras jugaban a las cartas en el atrio de la iglesia protegidas de la lluvia. Las dos niñas, de nueve y 10 años, habían visto ya la película y les gustó, aunque también confesaban con timidez que soltaron alguna lagrimita por Miguel Joaquín Eleicegui Arteaga.

Porque tras el estreno de 'El gigante de Altzo' en el Zinemaldia, la productora ofreció un pase especial para todos los vecinos del pueblo en el cine Leidor de Tolosa. No faltaron ni mayores ni pequeños. Nadie quiso perderse esa 'premier' tan especial.

Coplas de Miguel Joaquín

Ayer por la tarde, pese a que no amainaba, el coro del pueblo recorrió las calles de Altzo. Como todos los años salió a cantar la víspera de Santa Agueda. Y entre copla y copla, la conversación giraba en torno a lo mismo. Los premios. Era inevitable. «Mis hijos vieron la emisión de la gala. Tienen diez y 12 años y no tenían ni idea de lo que era un Goya. Pero ayer desde luego que lo supieron. Con cada premio saltaban de alegría y como hubo tantos... menudo griterío», relataba una de las componentes del coro, bien abrigada y ataviada con el traje de casera. En realidad, ayer todo el pueblo estaba encantado aunque sin aspavientos.

Otra de las coristas reconocía que el sábado vio la gala completa con sus amigos de Altzo, entre los que se encontraba Lierni Izagirre, una de las responsables de la ambientación de 'Handia'. «Teníamos cena de cuadrilla y al acabar aprovechamos para ir a la sociedad y ver los premios todos juntos. Y, claro, con Lierni tuvo mucha más emoción la cosa. Una amiga del pueblo famosa», bromeaba. El resto del coro confesó su alegría tras la sorpresa de la noche del sábado. Antes de finalizar el recorrido, la agrupación coral hizo una parada junto a la escultura del gigante, de dimensiones tan grandes como él.

En el mismo lugar, una pareja observaba la misma escultura. Él, un joven de la zona que conoce perfectamente la historia del gigante, y su novia de Getxo. Habían visto la película y les había conmovido. Por eso, ayer se acercaron a Altzo para ver de cerca los lugares que pisó el protagonista. «Es enorme», afirmaban fascinados frente a la obra de piedra, mientras a lo lejos alcanzaban a ver el caserío en el que nació Miguel Joaquín. «Era realmente un 'handia'». Como ellos, ya son muchos los curiosos que deciden visitar el pueblo como plan de fin se semana.

Centro de interpretación

«No sé si se hará famoso o no el pueblo, pero lo cierto es que ya nos vienen a ver». Por este motivo, el 'orgulloso' alcalde desprendía ayer satisfacción por los cuatro costados. Y no quiso dejar de agradecer al equipo de 'Handia' «el regalo que han hecho» a su pueblo. No escatimó en elogios. Pero, sobre todo, expresó su agradecimiento por el trato a la figura del gigante de Altzo. «Quiero dar las gracias a los artífices de esta gran producción por muchas razones; por haber sacado a la luz a este personaje tan nuestro, que para nosotros es realmente entrañable pero, sobre todo, por la delicadeza y la sensibilidad con que le han tratado. Le han mostrado como una persona, con mucha humanidad, y no como un animal o como un monstruo. Un tratamiento que me conmovió y me traspasó cuando vi 'Handia'», insistía Joseba Elduaien. Un alcalde que anunció ayer emocionado a este periódico que la nueva oficina de turismo se abrirá al público muy pronto, el próximo mes de marzo. A su juicio, «en el mejor momento, justo después de éxito de la película». El año pasado ya se instalaron en Altzo varios paneles informativos en lugares que tienen relación directa con el gigante y de su misma 'estatura', 2,32 cm.

El Ayuntamiento comenzó en octubre las obras de acondicionamiento de la antigua taberna del pueblo que albergará la oficina de turismo, además de un bar y restaurante y una tienda de productos locales. «Allí se podrá encontrar leche, yogures, queso, alubias. Todo nuestro y de gran calidad. Queremos ofrecer lo mejor».

Pero lo más importante es el servicio que brindará la nueva oficina. Según el alcalde, «atenderemos las demandas a los visitantes y les daremos información sobre el gigante de Altzo y su mundo. Enseñaremos las rutas y los recorridos que él realizaba por el pueblo y por el monte. También estamos montando un pequeño pero coqueto centro de interpretación que acogerá réplicas de sus chaquetas, guantes o zapatos que darán una idea real de su gran tamaño».

Otras noticias

 

Fotos

Vídeos