Mikel Santiago factura un thriller «muy stoniano»

El escritor vizcaíno Mikel Santiago./
El escritor vizcaíno Mikel Santiago.

El escritor vizcaíno publica 'El mal camino', una intriga fantástica ambientada en la Provenza francesa

MIGUEL LORENCIMadrid

Con su primera novela se abrió paso a codazos en el mundo de la intriga. Alejandro Amenábar compró los derechos de 'La última noche en Tremore Beach', el debut de Mikel Santiago (Portugalete, Vizcaya, 1975) que vuelve a la carga y factura el thriller en clave «muy stoniana»: 'El mal camino' (Ediciones B). «Está cocinada con los mismos ingredientes de la primera, pero con mejor mano y una banda sonora en la que mandan los Rolling Stones». «Espero que sea mucho más sabrosa» dice el escritor, que pasó de ser un perfecto desconocido a fichar por un gran sello estadounidense, 'Simon & Schuster', el editor de Stephen King, a copar las listas de ventas en internet a ver su primera novela publicada en casi una veintena de idiomas.

Santiago ha hecho un paréntesis en su vida nómada y, tras ocho años repartidos entre Ámsterdam y Dublín, ha regresado a Bilbao para estrenar paternidad y trabajo en el mundo de la informática. Quiere afianzar desde su tierra una carrera literaria que empezó de la mejor manera posible.

Su reto es dedicarse en exclusiva a la literatura y lograrlo dependerá en buena medida del éxito de 'El mal camino'. Lo tiene todo a favor, con críticas elogiosas y etiquetas tan rimbombantes como 'el Stephen King de Portugalete".

Él se lo toma con filosofía. Reconoce que King es uno de sus referentes. Pero para fabricar un genuino 'thriller Santiago' «en la coctelera habrá que poner también algo de Agatha Christie, de Patricia Highsmith, de Alfred Hitchcock, de Ira Levin, y por qué no, algún trazo de la locura de Lovecraft». También «mucha música y mucho cine, que me vuelve loco y me hace escribir de una forma muy visual» admite. 

Malas decisiones     

'El mal camino' se ambienta en la Provenza francesa y, como en la primera novela de Santiago, «la trama gira en torno a las decisiones erróneas de los protagonistas, dos antihéroes, y a las terribles consecuencias de una pésima decisión en la gestión de un accidente». La protagonizan dos viejos amigos, escritor y músico, con un vidas imperfectas que se aceleran hasta el paroxismo al tomar el camino incorrecto». El músico, Chuck Basil, roquero en horas bajas, «trata de resucitar» y el escritor, Bert Amadale, encabeza el ránking «de los que matan a su personajes principales». Se presenta como «autor de novelas en las que hay hachazos, motosierras y tijeras de podar, mucho képchup y algún que otro final feliz, pero pírrico».

Además de los estados emocionales, la música es esencial en las novelas de Santiago. «La banda sonora es casi tan importante como la historia y en este caso la ponen los Rolling Stones en uno de sus épocas más brillantes, cuando se encerraron en un palacete de la Provenza para grabar 'Exile on Main Street a principios de los setenta, huyendo del fisco británico y de las malas críticas».

«Yo siempre quise ser un Stone de aquellos tiempo salvajes de sexo, drogas y coches deportivos, que grabaron el mejor rock en el sótano de aquella suntuosa, Villa Nellcôte alquilada por Keith Richards» explica muy risueño Mikel Santiago, que cita también a Simpleminds, Lana del Rey o Brian Ferry.

Santiago soñó con ser guitarrista profesional. Lo intentó en los años de la movida con el grupo bilbaíno 'Negra Loca' y con 'Rosalito brothers' en Ámsterdam. Se impuso estudiar sociología «para hacer felices a mis padres» y acabó trabajando fuera de España en el diseño de aplicación informáticas. Pero la música «sigue siendo primordial para mi vida y mis libros». Alterna las teclas del ordenador con la guitarra y mata el gusanillo con un grupo sin nombre que hace versiones de temas legendarios del blues y el rock.

Ha superado la mezcla de «responsabilidad y miedo» que pesa sobre un autor tras un primer libro de éxito. Y para lograrlo le hecho una finta al destino. Su segunda novela debía ser una historia ambientada en Nueva York, «pero se adelantó este thriller francés». «Tengo siempre muchos libros en la cabeza y esta era la cuarta en mis preferencias. Pero se impuso, alteró el orden y aquí esta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos