Jamie Cullum y Neneh Cherry, sospechosos habituales

Jamie Cullum y Neneh Cherry, sospechosos habituales

Zahara, Dorian, Stinus/Vidal, Nøgen y Belako completan la oferta

JUAN G. ANDRÉS

Conocen bien el Jazzaldia y también el Escenario Verde, donde ya han actuado con anterioridad. Jamie Cullum y Neneh Cherry son, con permiso de la veterana Joan Baez, las principales figuras de este año en la Zurriola, un espacio que en los últimos años ha experimentado diversos cambios en su estrategia programática.

De los tiempos en que grandes nombres del rock y del indie copaban el cartel -Patti Smith, Ray Davies, Belle and Sebastian, Elvis Costello, Echo & The Bunnymen…- se pasó al protagonismo de la música negra en su vertiente retro y/o contemporánea. Hoy día, la fórmula parece más inclinada a alternar la presencia de grupos del Estado con gancho entre el gran público con bandas vascas de similar tirón. De ahí que este año se sumen a la fiesta Zahara, Dorian, el tándem formado por Jaime Stinus y Xavi Vidal, Nøgen y Belako.

La voz contestataria de Joan Baez dará paso hoy al jazz lúdico de un sospechoso habitual del festival. A las 23.30 horas, Jamie Cullum (Rochford, Essex, 1979) irrumpirá en la Zurriola para demostrar que sigue en forma y pleno de energía a sus casi 40 años. En 2009 visitó la Plaza de la Trinidad, en 2013 reventó el Escenario Verde -la organización contabilizó 50.000 personas- y en el cincuentenario de 2015 se marcó un triplete como DJ playero, intérprete de piano solo en el Kursaal y líder de big band en la 'Trini'. Hoy regresará a la Zurriola para presentar el reciente 'Taller' (2019), su octavo disco de estudio cuyo título (Más alto) alude a las bromas sobre su baja estatura que lleva aguantando desde que tiene uso de razón. El músico británico dice haber facturado un álbum fruto de «lo natural que es hacerse mayor y pensar a dónde vas, quién eres y qué puedes hacer mejor».

Especial

La segunda noche playera casi parece importada de la programación de festivales como el Sonorama o el Ebrovisión, y, de hecho, los dos nombres de mañana participarán en septiembre en esa última cita. Según apuntan desde el Jazzaldia, «desde que debutó en 2009 con el álbum 'La fabulosa historia de…' quedó claro que Zahara era un soplo de aire fresco en el pop-rock español». Nacida en Úbeda en 1983, la artista publicó en noviembre 'Astronauta' (2018), su cuarto álbum. En él ha apostado por un sonido más eléctrico y orgánico al tiempo que ha explorado nuevos sonidos.

Por su parte, los catalanes Dorian actuarán al filo de la medianoche, momento que aprovecharán para demostrar por qué es «una de las bandas de referencia de la actual escena musical española». El secreto, aseguran desde el festival, reside en «un sonido personal a caballo entre la new wave y la electrónica», a los que también se suman «unas letras crudas y sinceras que interpelan directamente al oyente». A Donostia vendrán con 'Justicia universal' (2018), un último trabajo que «nos devuelve a los Dorian más bailables, electrónicos y, por momentos, oscuros».

Un héroe local

La noche del viernes traerá de vuelta a un héroe local, el guitarrista y productor donostiarra Jaime Stinus (Donostia, 1953), que comenzó su carrera hace ahora 40 años con su grupo Brakaman y La Orquesta Mondragón. Entre los muchos artistas con quienes ha colaborado figuran nombres como Radio Futura, Los Rebeldes, Jocelyn Brown, Johnny Hallyday, Bunbury, Calamaro, Jaime Urrutia y Loquillo. Ahora forma parte de Stinus/Vidal, su alianza con Xavi Vidal (Sabadell, 1963), con quien ha facturado un elegante disco de pop-rock en catalán bajo el título de 'Canvis' (2018).

El segundo concierto de pasado mañana en la Zurriola tendrá como protagonista a otra vieja conocida del Jazzaldia, Neneh Cherry (Estocolmo, 1964), que en 2007 ya actuó en el Escenario Verde junto a CirKus, y en 2012 estuvo en la Trini homenajeando a su padrastro Don Cherry junto al trío escandinavo de jazz The Thing. Esta vez liderará un exuberante septeto para presentar su quinto disco, 'Broken Politics' (2018), un combativo trabajo de pop heterodoxo producido por Kieran Hebden (Four Tet) con la colaboración estelar de 3D (Massive Attack). En sus letras, la artista habla de 'fake news', de refugiados y de control de armas, entre otros temas de candente actualidad.

Noticias relacionadas